Seleccionar página

    iStock

Fuente: Foto: iStock

¡Ups! Lo arruinaste como un rey.

Te comportaste de una manera que te impactó negativamente, una situación o las personas que amas. No puedes dejar ir la culpa y el desprecio por ti mismo por lo que has hecho. Crees que debes ser una mala persona. Te sientes atrapado, no mereces amor y felicidad, y francamente fraudulento. Te has convencido de que eres un monstruo.

Los pensamientos y sentimientos negativos que vienen con los recuerdos de esa cosa que sí crearon más problemas. Se está lastimando a sí mismo: su baja autoestima conduce a un mayor estrés y depresión. Dañas tus relaciones: creer que no mereces ser amado en realidad crea muros entre tú y las personas más importantes de tu vida, bloquea la verdadera intimidad. Dañas tu carrera, salud, mente y felicidad futura al aferrarte a estos pensamientos, opiniones y juicios negativos sobre ti mismo.

Entonces, ¿qué hay para ti para continuar con la burla diaria de ti mismo? Bueno no.

Escuchemos lo que Heather Edwards tiene que decirnos sobre cómo superar los arrepentimientos. Todos cometemos errores y eso puede corroernos. Considere ocho formas de avanzar.

El pasado impacta el presente y el futuro:

Dado que no podemos cambiar el pasado, podemos enfocarnos en transformar el momento presente e impactar positivamente el futuro.

  • Acepta que los humanos son criaturas falibles. Si estás leyendo esto, eres una de las especies. Cometerá errores, algunos grandes, otros pequeños. Tu arrepentimiento demuestra que te preocupas. Es una buena cosa. Sin embargo, los lamentos prolongados pueden interferir con todas las áreas de su vida: relaciones, carrera, salud, etc. Encuentra tu mantra. Créelo. Podría verse así: “Soy un ser humano falible. Yo cometo errores. Sin embargo, soy cariñosa y amable.
  • ¿Cómo aprovecho el odio a mí mismo? Si usted, la situación o las personas que ama no se benefician de su autodesprecio, deténgalo. Hacer algo más. Qué mejor ? Considere lo que realmente desea: felicidad, amor, aceptación, logros, pertenencia, generosidad, gratitud. Concéntrate en eso. Deje de «debería» usted mismo. ¡Deja de pensar en el pasado inmutable!
  • ¡Capture el diálogo interno negativo en acción! Puede parecer tan automático que al principio no se nota conscientemente. Reduzca la velocidad de estos mensajes negativos. Escuche su monólogo interno. No tome estas declaraciones como un hecho. Desafíelos deliberadamente y conviértalos en declaraciones positivas. Quizás incluso el pensamiento opuesto esté más cerca de la verdad. Cuando me digo a mí mismo: “¡Soy un idiota! ¡Nunca debí haber hecho eso! el sentimiento resultante es vergüenza. Cuando digo: “Vaya, podría haberlo hecho mejor. Intentaré algo más la próxima vez. El resultado es el empoderamiento para esforzarse más en el futuro.
  • ¿Qué desencadena estos pensamientos negativos? ¿Ciertas personas, situaciones o recuerdos provocan un diálogo interno negativo? Prepárese de antemano con su mantra y declaraciones afirmativas para que pueda mantenerse fuerte cuando se enfrente a ellos. Practique la respiración profunda, las imágenes positivas o tómese un tiempo para reagruparse y reconstruir su núcleo interno. Para citar a Alice Walker, «la forma más común en que la gente renuncia a su poder es pensar que no lo tiene».
  • ¿Cómo afectan mis pensamientos a mis sentimientos y comportamientos? ¡Buda, Norman Vincent Peale, Gandhi, Lao Tzu, William Shakespeare, Miles Davis, Steve Jobs, Carl Sagan y Albert Einstein reconocieron el poder de los pensamientos! Dan forma a nuestras intenciones, sentimientos, motivaciones y comportamientos. Haga que sus pensamientos trabajen A SU FAVOR, no en su contra.
  • Concéntrate en la gratitud. Empiece un diario. Anote tres cosas cada día que le gusten y aprecien. Dedique más tiempo y energía a pensar en lo positivo que en lo negativo. Notará un cambio gradual a medida que se sienta más tranquilo, más libre y más feliz.
  • ¿Quién soy y cómo quiero ser? Acepta tus cualidades positivas. Tómate un descanso y haz un balance. ¿Cómo llegaste a donde estás en la vida? ¿Qué atrae a la gente hacia ti? ¿Qué te hace divertido, cariñoso, confiable, inteligente, interesante o muchas otras cosas deseables? Sea dueño de sus valores y contribuciones. Existen. Aprecia lo que te hace especial.
  • Discúlpate sinceramente y perdónate a ti mismo. El arrepentimiento y el resentimiento lo mantienen atrapado en pensamientos y emociones negativos. Permítase la libertad de aceptar sus imperfecciones, errores y errores de juicio. Pídale disculpas a los afectados y confíe en que será una persona más fuerte y sabia en el futuro.
  • Aprenda algo útil:

    Respecto a esta-cosa-que-hiciste … bueno, sin errores, no vives la vida. Sin errores, no creces, no te estiras ni cambias. Sin errores, no prueba cosas nuevas ni explora nuevas ideas. No existe el ser humano perfecto. Dejar ir. Deja que sea parte de tu pasado. Empiece de nuevo ahora. ¡Concéntrese en el futuro y en la vida que desea!

    El valor de los errores: cuatro citas:

    • «Los errores son los portales del descubrimiento». – James Joyce
    • «No vale la pena adquirir la libertad si no incluye la libertad de cometer errores». -Mahatma Gandi
    • “Todos cometemos errores, tenemos dificultades e incluso nos arrepentimos de cosas de nuestro pasado. Pero ustedes no son sus errores, no son sus luchas, y están aquí AHORA con el poder de moldear su día y su futuro. -Steve Maraboli
    • «El buen juicio proviene de la experiencia y la experiencia proviene del mal juicio». – Rita Mae Marrón

    Asistente de investigación: Gabriel Banschick