Seleccionar página

Por: Michelle Maddux, Dakota del Norte

La carga de la anorexia

Imagen del cuerpo

Fuente: Calipsoart/Dreamstime

En todo el mundo, la anorexia nerviosa (AN) es un trastorno alimentario que se clasifica como una de las condiciones de salud crónicas más comunes que afectan a las mujeres adolescentes, con una incidencia en aumento.1 La AN se caracteriza por la negativa a mantener un peso corporal normal que resulta en un bajo peso corporal, miedo intenso a aumentar de peso e imagen corporal distorsionada.2 Puede ser del tipo restrictivo (AN-R), caracterizado por una aversión a ingerir suficientes calorías para satisfacer los requerimientos básicos, lo que resulta en un peso corporal significativamente bajo, o tipo atracones/purgas (AN-BP), caracterizado por una alimentación restringida alternada con atracones y/o purgas.

Ambos tipos a menudo se combinan con el ejercicio excesivo como una forma de mantener la grasa corporal y el peso bajos.3 La anorexia nerviosa tiene una de las tasas de mortalidad más altas de cualquier afección psiquiátrica, junto con una respuesta deficiente a las intervenciones terapéuticas y una alta incidencia de recaídas.1,4 ,5 Por lo tanto, se considera cada vez más un trastorno metabopsiquiátrico multifactorial.6

Explorando la causa raíz

Históricamente, ha habido una comprensión deficiente de la etiología de la AN, aunque estudios más recientes han comenzado a descubrir los factores contribuyentes, incluida la genética.6 Sin embargo, todavía hay muchas preguntas sin respuesta sobre este trastorno.

Una de las áreas que muestra una gran promesa para comprender la causa raíz, así como para identificar un tratamiento efectivo, es el microbioma intestinal y el eje intestino-cerebro.4,5,6 El microbioma intestinal en pacientes con AN muestra alteraciones, especialmente en la diversidad y abundancia general de microbios. que no se vuelven a normalizar solo con un aumento de peso saludable4.7. Estas alteraciones pueden conducir a una mayor permeabilidad intestinal, a menudo denominada «intestino permeable». La hiperpermeabilidad intestinal permite que los subproductos bacterianos tóxicos entren en circulación. Esto conduce a una respuesta inflamatoria, que incluye neuroinflamación y activación del eje hipotálamo-pituitario, que se ve exacerbada por el aumento del estrés y los niveles de cortisol que se encuentran comúnmente en los pacientes con AN.4,6,8

Otro aspecto de la AN incluye cambios en la sensación de plenitud o saciedad. Como tal, las personas con anorexia se sienten satisfechas mucho antes que sus contrapartes saludables.3 Además, la saciedad temprana se ha asociado con un sesgo del microbioma intestinal, particularmente desequilibrios en Bacteroidetes, Lactobacillus y Enterobacteriaceae.5,8 Estas bacterias pueden influir en hormonas como como la leptina, que normalmente es baja en la inanición, ya que es un inhibidor del hambre, y la grelina, que suele estar elevada en la inanición, ya que desencadena el hambre.5,8

Además, los ácidos grasos de cadena corta (AGCC), que son producidos por la degradación microbiana de los almidones resistentes (principalmente fibra dietética), pueden desencadenar la liberación de péptidos asociados con la saciedad.8 Cuando se altera el microbioma intestinal, el equilibrio de los AGCC producidos en el el intestino está sesgado.8 El equilibrio sesgado de SCFA puede provocar la alteración de las hormonas de la saciedad y, por lo tanto, el apetito, el tiempo de tránsito GI y el estado de ánimo.4

Modulación del eje intestino-cerebro: un enfoque prometedor

Christian Martínez/Dreamstime

Soga de cinta métrica

Fuente: Christian Martínez/Dreamstime

Una característica común de la AN son las elevaciones de cortisol4,8, que se asocian con ansiedad, depresión, problemas de sueño y desregulación del sistema inmunitario.4,9 Un estudio clínico actualmente en curso está evaluando el valor terapéutico de una mezcla probiótica específica para abordar estas características de la anorexia nerviosa.10 Si bien los resultados del estudio aún no se han publicado, los datos preliminares son prometedores. Esta combinación de probióticos en particular (Lactobacillus casei W56, Lactococcus lactis W19, Lactobacillus acidophilus W22, Bifidobacterium lactis W52, Lactobacillus paracasei W20, Lactobacillus plantarum W62, Bifidobacterium lactis W51, Bifidobacterium bifidum W23, Lactobacillus salivarius W24)11 demostró anteriormente que mejora el estado de ánimo depresivo y disposición positiva, al tiempo que reduce el pensamiento rumiante. Estas mejoras autoinformadas también fueron validadas por cambios en la actividad cerebral confirmados por imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI).12,13

Pensamientos finales

La anorexia nerviosa no es una condición arraigada en la vanidad. Es auto-inanición. Este es un trastorno metabopsiquiátrico que tiene impactos severos, prolongados y, a menudo, nefastos en la salud de una persona.6 Dado que es una enfermedad multifactorial, tiene sentido que los tratamientos idealmente también influyan en múltiples sistemas, lo que hace que las terapias probióticas dirigidas sean un enfoque prometedor.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies