Seleccionar página

El amor no se trata solo de lo que sentimos por el objeto de nuestro afecto, sino también de cómo nos hace sentir el otro. Un amor saludable genera sentimientos positivos acerca de uno mismo, llegamos a vernos a nosotros mismos como dignos de amor, y esos sentimientos no surgen a expensas de la otra persona.

El amor se vuelve enfermizo cuando nos eleva bajando al otro, como cuando algunos buscan una pareja que los glorifique y ofrezca elogios incondicionales, convirtiendo la relación en un culto a dos personas (si tiene que ser un culto, al menos debería ser una sociedad de admiración mutua). O, cuando otros, dudando de que puedan ser amados por lo que son, buscan una pareja a la que puedan atrapar en una red de dependencia, en la que el amante se convierte en un paciente, un niño y un mendigo. O cuando, finalmente, reconociendo una única base de autoestima, el control sobre otras personas, todavía otros quieren una pareja que sea completamente pasiva y se doblegue a sus propias necesidades psicológicas. En los casos de este último tipo, sospecho, no es tanto la satisfacción de esas necesidades como la sensación de dominación, de ser aquel cuya conveniencia importa, lo que parece complacer a quienes así lo desean.

En otras ocasiones, sin embargo, la atracción es malsana de una manera muy diferente: no nos atraen aquellos que se rebajarían o se rebajarían a sí mismos para aumentar nuestra autoestima, sino aquellos que, por el contrario, la rebajarían. Por supuesto, uno puede ver esto como el mismo tipo de situación descrita desde un punto de vista diferente: la perspectiva de aquel cuya pareja los socava y erosiona su sentido de autoestima y autoestima.

Quizá no sea difícil ver qué motiva a aquellos que desean controlarlos o hacer que otros dependan de ellos. Si bien la atracción con estas características puede ser defectuosa, es lo que uno puede esperar de los seres humanos con defectos particulares (después de todo, nuestros sueños e ideales llevan el sello de nuestro propio carácter).

Pero, ¿qué sucede cuando nos sentimos atraídos por aquellos que bajan nuestra autoestima? Esta es la cuestión que deseo discutir aquí.

actriz fumando cigarrillos

Fuente: Cottonbro/Pexels

Atracción y ilusiones

Comienzo con lo que considero la razón más obvia: las personas pueden sentirse atraídas por alguien que las hace sentir deficientes porque encuentran otras cualidades deseables en la persona. Pueden aceptar el efecto sobre su propia imagen como un costo a pagar, de la misma manera que una persona que se involucra en un comportamiento placentero pero no saludable acepta los efectos negativos sobre la salud de lo que se siente bien. Prefieren obtener el placer sin el costo, pero ese paquete no está en oferta.

Con frecuencia, las personas en esta situación esperan que con el tiempo, la otra persona llegue a amarlos de la forma en que ellos desean ser amados. Este tipo de esperanza suele ser un deseo. Si bien no es imposible, es poco probable que un afecto recíproco genuino florezca de tal semilla. De hecho, el poder del amor mutuo difícilmente puede sobreestimarse, puede levantar, nutrir y sanar, pero de aquí no se sigue nada en cuanto al poder del amor mayoritariamente unilateral.

Eso, en mi experiencia, es sobreestimado con bastante frecuencia por aquellos cuyo amor es. Nuestra capacidad de transformar a otro que no desea ser transformado por nosotros es bastante limitada, independientemente de lo que sugieran nuestra imaginación, deseos y fantasía.

Aún así, mientras esperamos que la relación eventualmente se convierta en algo maravilloso, la atracción conserva un núcleo saludable. La persona que paga el precio con autoestima reconoce el costo por lo que es. Esto puede no ser así en otros casos.

Estándares falsos

En la novela Sunflower, Rebecca West describe a una actriz, Sybil Fassendyll, que tiene una relación difícil con un hombre llamado Lord Essington. Essington ha convencido a Sybil Fassendyll de que es estúpida. También la ha convencido de que no tiene verdadero talento actoral. De hecho, ninguno de estos es cierto. Sybil es muy observadora (reflexiona cuidadosamente sobre varios aspectos de sus interacciones con otras personas: amigos, conocidos ocasionales, el chofer), y es capaz tanto de reconocer el talento en otras actrices como de ofrecer interpretaciones poderosas. Sin embargo, ella no se da cuenta de su verdadero potencial artístico mientras está completamente a la sombra de Essington. En otras palabras, el novio y amante de Sybil no la hace feliz. Sin embargo, ella se queda con él durante 10 años.

Uno puede ver lo que Essington obtiene de la relación: convencer a Sybil de que es tonta confirma su visión de su propia brillantez, y tener a una mujer hermosa completamente en su poder también es halagador, pero ¿qué hay de Sybil?

Hay más de una explicación posible en casos como este. A veces, el enamoramiento motiva tan fuertemente a las personas a tratar de aparentar ser la persona que el otro quiere, que olvidan quiénes son en realidad, un fenómeno que en otro lugar denomino “amnesia de identidad”.

Como alguien con síndrome de Estocolmo, ya no conocen sus intereses y deseos reales, sin importar sus talentos. Probablemente ese sea el caso de Sybil Fassendyll. Lo que es crucial en su caso es que Essington la ve como una persona mucho menos interesante, menos inteligente, menos talentosa que ella, por lo que el estándar falso también es malo.

Lecturas esenciales para la autoestima

A veces, el estándar falso no es tan malo como inauténtico. En un caso que conozco, ambos socios se han estado socavando mutuamente al imponerse estándares inauténticos. En el curso de la relación, una persona llegó a sentirse insuficientemente bien educada mientras que la otra se sintió insuficientemente «divertida».

La autoestima de ambos se resintió, y el daño fue recíproco, pues ambos aceptaron e impusieron exigencias que ninguno pudo abrazar plenamente. La relación se convirtió en una en la que dos personas enamoradas de sus propias ficciones se resentían del otro real que inspiraba sus visiones del amor.

Es importante destacar que, en este caso, los errores que cometieron los dos, a diferencia de los de la persona con síndrome de Estocolmo o Sybil de West, fueron hasta cierto punto comprensibles. Los objetivos falsos no estaban tan completamente equivocados como para que una persona razonable no pueda considerar que vale la pena perseguirlos. Después de todo, uno siempre puede ser más educado, más divertido, mejor bailarín, etc.

El problema no era que fueran malas metas, sino que no eran auténticas, por lo que no había razón para que nadie se sintiera mal por no cumplirlas. (Si no tiene interés en saber nadar o jugar al ajedrez, normalmente no le importaría un poco no poder hacer esas cosas). La pregunta no es simplemente si el estándar que otro desea imponernos es bueno o malo, sino también si es uno que elegiríamos si no fuera por la relación.

El deseo de ser derribado

En otras ocasiones, sin embargo, sucede algo diferente: las personas se sienten atraídas por un amante que las socava precisamente por el efecto negativo en su propia imagen. A diferencia de los ilusorios que esperan transformar al otro con su amor o aquellos que, como Sybil, olvidan quiénes son realmente, aquellos atraídos por la experiencia de pequeños insultos a su propia imagen pueden ver cómo su atracción se evapora si el otro comienza a tratarlos bien y aumentar su confianza en sí mismos. ¿Por qué?

Algunas personas que encajan en esta descripción parecen tener miedo a la felicidad, como si pensaran que no la merecen y temen que si obtienen lo que no merecen, les sucederá algo malo. No le temen a la mala suerte si su situación ya es frustrante e incómoda, por lo que eligen la frustración.

Otros parecen incapaces de apreciar la bondad ofrecida libremente por una pareja romántica. Bien podrían apreciar la amabilidad de amigos y extraños, pero cuando se trata de parejas románticas, no valoran el afecto que llega fácilmente, como si necesitaran regular la moneda del amor y evitar la inflación.

El problema de esta estrategia es que se basa en una intuición engañosa. Si bien las cosas que son más difíciles de obtener suelen ser más valiosas, nada se vuelve más valioso simplemente porque es más costoso y más difícil de obtener. Los bienes materiales no adquieren valor de esta manera, y tampoco el afecto, aunque los mercaderes astutos pueden subir el precio de las mercancías para explotar la intuición en cuestión, y lo mismo pueden hacer los mercaderes románticos. Al igual que ciertos tipos de vino, entonces, algunos gestos de afecto son demasiado caros.

Sígueme aquí.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies