Seleccionar página

“La prevención es clave”. Sabias palabras pronunciadas a menudo por los médicos. Hay pocos argumentos de que los resultados más beneficiosos del tratamiento a menudo resultan de «contagiar» una enfermedad en sus primeras etapas. Por ejemplo, si sentimos un dolor constante en la rodilla cuando corremos, es mejor consultar a un médico lo antes posible, ya que continuar corriendo puede causar más daño y posiblemente conducir a una cirugía.

Las condiciones de salud mental no son diferentes, pero pueden ser más difíciles de “atrapar”. La depresión puede aparecer sigilosamente; podemos comenzar a sentirnos cansados, menos motivados o irritables. A menudo, tratamos de superarlo, culpando a otros factores como el estrés, el clima u otros problemas médicos hasta que los efectos son lo suficientemente significativos como para requerir asistencia profesional. Para cuando lleguemos a este punto, la depresión puede ser más difícil de tratar. Tal vez hemos estado luchando durante semanas, a veces incluso años.

Los patrones de comportamiento y consistencia son en lo que sobresale el cerebro humano. Pero también podemos desarrollar patrones de mala adaptación, y romper estas consistencias después de años de refuerzo plantea todo un desafío. Sin embargo, ¿qué pasaría si hubiera una forma diferente de detectar signos y síntomas muy tempranos de depresión usando solo la voz humana?

Los métodos actuales de detección de la depresión a menudo son subjetivos y consisten en cuestionarios, autoinformes u observación del comportamiento. Incluso ciertas baterías psicológicas empíricamente validadas vienen con un sesgo subjetivo. Esto conduce a un posible «decir sí» o «decir no» con respecto a las interpretaciones (p. ej., los individuos pueden exagerar o minimizar sus síntomas). Además, las personas pueden no ser conscientes de la gravedad de sus síntomas. Cuando se le preguntó, «¿Cómo está tu apetito?» un cliente puede informar que come tres comidas al día, lo que se considera «normal», pero no informa o no es consciente de que la cantidad que está comiendo es significativamente menor que antes. La mayoría de los médicos capacitados están capacitados no solo para hacer las preguntas de seguimiento adecuadas, sino también para evaluar las señales de comportamiento, incluida la posición del cuerpo, el contacto visual, el gesto y la voz.

Biomarcadores del habla

El discurso de un cliente es una parte importante de algo llamado «examen del estado mental» que se completa en la evaluación psicológica. Los clientes son observados en su tono de habla/voz, volumen, cadencia, fluidez, ritmo, frecuencia, tono, etc. Estos marcadores son descriptores importantes al evaluar los niveles de depresión. Debido a que un médico necesita filtrar una cantidad significativa de información en un corto período de tiempo, también se puede perder mucha información sutil o encubierta. Como tal, compañías como Kintsugi han desarrollado biomarcadores de voz de IA que, según afirman, pueden detectar la depresión con un 80 por ciento de precisión en comparación con aproximadamente el 50 por ciento de precisión del médico humano. Lo que es más impresionante es que afirman que todo esto se puede hacer con solo unos segundos de clip de voz.

Crédito: Irina Vodneva/iStock

Uso de inteligencia artificial

El proceso es simple. Un cliente envía un clip de voz de unos segundos de duración. El foco no está en las palabras que se dicen, sino en cómo se dicen.

Según David Liu, director ejecutivo de Sonde Health, «al procesar este audio, podemos descomponer unos segundos de grabación de voz en una señal con miles de características únicas», un proceso llamado procesamiento de señal de audio. Estos datos luego permiten a los científicos mapear qué características vocales, sonidos, estructuras o simplemente «biomarcadores» se correlacionan con ciertas enfermedades o enfermedades. El equipo de Sonde Health utiliza seis biomarcadores que evalúan pequeños cambios en el tono, la inflexión o la dinámica de la voz. Ciertos niveles de puntajes en estos cambios se correlacionan con la gravedad de la depresión. Luego, los médicos pueden usar estos datos para comenzar a formular planes de tratamiento antes o hacer derivaciones a otros servicios.

IA y depresión posparto

Un área interesante de esta búsqueda de IA es la posible detección de depresión posparto. Actualmente, se estima que aproximadamente el 50 por ciento de las mujeres luchan contra la «tristeza posparto», pero otro 20-30 por ciento desarrolla una forma más severa de depresión (Departamento de Salud Pública de Illinois) que puede requerir medicación. Para algunos, incluso puede significar buscar niveles más altos de atención, como la hospitalización, si los síntomas afectan el funcionamiento.

Spora Health ha estado utilizando IA para ayudar con las evaluaciones que se centran en la equidad en la salud. En su programa totalmente virtual, cuando un paciente llama y comienza a hablar con un médico, la IA de Kintsugi comienza a escuchar y analizar la voz. Después de unos 20 segundos de escucha, el software de IA puede generar el PHQ-9 y el GAD-7 de un paciente, evaluaciones de detección que los médicos usan para determinar los niveles de ansiedad y depresión. Esta información se utiliza para crear los planes de tratamiento más apropiados, brindar servicios de derivación si es necesario, analizar la medicación si corresponde o, a veces, simplemente vigilar más de cerca a un paciente.

Consideraciones

A pesar de lo interesante y avanzada que es esta tecnología, algunos se preocupan por la precisión y/o la intrusión en la privacidad. Aunque Kintsugi afirma que su tecnología de inteligencia artificial predice con un 80 por ciento de precisión, ¿cómo se traduciría esto a diferentes culturas, idiomas o diferencias de personalidad? Además, ¿cómo se traduciría esto en diagnósticos diferenciales? ¿Esto también se tambalea en la línea de intrusión de la privacidad al tener clips de voz de los pacientes? Kintsugi promete total privacidad del paciente y cumplimiento de HIPAA, y su investigación y búsqueda continuas son notables. A medida que la IA continúa avanzando, el software de IA de Kintsugi es algo a tener en cuenta, no solo en el espacio de la salud mental sino también para otras afecciones médicas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies