Seleccionar página

La intimidación es una forma de agresión que puede ocurrir en cualquier lugar. Los acosadores pueden amenazar a su hijo en la escuela (acoso escolar), abusar de su adolescente en línea (acoso cibernético) o acosarlo a usted en el trabajo (acoso laboral). Un artículo reciente, publicado en Aggression and Violent Behavior, se centra en este último tipo.

Los autores Nielsen y Einarsen discuten la prevalencia del acoso, sus causas, efectos y finalmente la efectividad de las intervenciones disponibles contra el acoso.

Fuente: Goumbik / Pixabay

¿Qué es el acoso laboral?

La cuestión de la definición se complica por el hecho de que un mismo comportamiento agresivo puede ser (y ha sido) etiquetado de manera diferente, utilizando términos como descortesía, acoso, violencia psicológica, ostracismo, vigilancia abusiva, etc.

Por lo tanto, para definir el acoso laboral como un tipo único de agresión específica de un lugar de trabajo, los autores proponen la siguiente definición: donde varios colegas (incluidos subordinados y líderes) y donde la persona atacada es incapaz de defenderse de esta enfermedad sistemática. tratamiento. Esta es una «forma de abuso persistente en la que el empleado expuesto es sometido al abusador».

En resumen, el acoso laboral implica acoso y conflicto continuos (es decir, no se limita a uno o dos casos). Además, existe la sensación de estar atrapado en la situación y de impotencia.

El hecho de que la intimidación se produzca en un contexto particular depende de una serie de factores (algunos relacionados con el trabajo, otros más generales) como el género, el clima, la tasa de pobreza y las características de la ocupación. Por ejemplo, investigaciones anteriores han demostrado que el acoso es particularmente común en las grandes empresas industriales dominadas por hombres. También es más común entre los trabajadores no calificados que entre los supervisores / gerentes.

¿Por qué ocurre el acoso laboral?

Una de las principales explicaciones del acoso escolar se centra en las características asociadas con el entorno laboral, incluido el diseño del trabajo. Plus précisément, des recherches antérieures ont établi un lien entre l’intimidation et des facteurs et facteurs de stress liés au travail, tels que l’insécurité de l’emploi, la charge de travail, les conflits/ambiguïtés de rôle et les exigences cognitives del trabajo. Sin embargo, otras investigaciones no han encontrado una asociación consistente entre el acoso y los factores estresantes relacionados con el rol.

Otra explicación importante del acoso escolar se centra en los factores de personalidad. La mayor parte de esta investigación se ha centrado no en los acosadores, sino en los objetivos del acoso y sus características de personalidad. Algunos estudios han encontrado que los empleados neuróticos y aquellos que experimentan afectos negativos con mayor frecuencia tienen un mayor riesgo de ser acosados. Es decir, algunos de los empleados que se convierten en blanco de acoso escolar son aquellos que experimentan regularmente estados emocionales negativos (por ejemplo, ansiedad, ira, tristeza, inseguridad).

Un tercer relato simplemente combina estos dos tipos de explicaciones y sugiere que el acoso laboral es el resultado de la interacción entre la personalidad y los factores relacionados con el trabajo discutidos anteriormente.

¿A qué se asocia el acoso en el trabajo?

El acoso se ha relacionado con muchos síntomas físicos y psicológicos en el pasado, incluidos dolores de cabeza, dolor crónico de cuello, fibromialgia, diabetes tipo 2, problemas de sueño, ansiedad, depresión, síntomas de trastorno de estrés postraumático, ideación suicida y similares.

Además, el acoso también se asocia con reacciones negativas relacionadas con el trabajo. Las personas que son intimidadas tienen más probabilidades de tener un compromiso laboral reducido, de sentirse insatisfechas con su trabajo, de experimentar inseguridad laboral, de tener altas tasas de absentismo y de convertirse en beneficiarias de un empleo. » Una pensión de invalidez.

No obstante, aunque el acoso parece conducir a problemas de salud mental, la investigación longitudinal también ha encontrado evidencia de la relación causal opuesta: problemas de salud mental que conducen al acoso. De hecho, como hemos visto anteriormente, algunas investigaciones indican que las personas que experimentan emociones negativas tienen un mayor riesgo de sufrir acoso.

La pregunta es: ¿por qué? Según un punto de vista, es más probable que las personas con menor bienestar interpreten el comportamiento agresivo como un indicio de acoso escolar porque tienen menos tolerancia a dicho comportamiento. Otro punto de vista propone que las personas con problemas de salud mental violan las normas de comportamiento amistoso y las expectativas de los demás y, por lo tanto, incitan a la agresión en los demás.

¿Las intervenciones contra el acoso están disponibles y son efectivas?

Una revisión sistemática reciente de 12 estudios encontró que ninguna de las intervenciones contra el acoso fue eficaz; y solo dos de ellos redujeron la falta de civismo (p. ej., grosería, sarcasmo).

Otra revisión sistemática concluyó que las intervenciones contra el acoso tienen un efecto positivo, pero sobre todo en el aumento del conocimiento y la conciencia sobre el acoso en el lugar de trabajo, y en el cambio de actitudes y percepciones, y no en la prevención de conductas de acoso en el lugar de trabajo.

En resumen, se necesita investigación para desarrollar intervenciones contra el acoso más efectivas en el lugar de trabajo, ya que las que existen actualmente no parecen ser de mucha utilidad.

Resumen

El acoso moral en el trabajo se caracteriza por los siguientes tres elementos:

  • Una persona se convierte en objeto de un comportamiento sistemático no deseado / desfavorable.
  • Dura un rato.
  • La víctima no puede evitar fácilmente la situación o el trato negativo.

Dos explicaciones comunes del acoso laboral relacionan el acoso con la personalidad de la persona que está siendo intimidada o con aspectos del entorno laboral.

Cualquiera sea la causa, las consecuencias del acoso pueden ser graves, incluidos síntomas físicos y psicológicos y resultados negativos relacionados con el trabajo (por ejemplo, absentismo). Las intervenciones anti-bullying disponibles no parecen prevenir el bullying, aunque sí parecen tener algún efecto positivo, como una mayor conciencia del problema.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies