Seleccionar página

Fuente: Dean Drobot / Shutterstock

El tacto es una forma poderosa de comunicación no verbal. Puede crear un clima de relación positivo o usarse para intimidar o asustar a alguien. Es uno de los medios de comunicación más provocativos, pero menos comprendidos, según una revista de investigación en el campo de la comunicación no verbal.

Investigadores de la Universidad DuPauw investigaron si las personas pueden identificar las emociones de la experiencia de ser tocado por un extraño en el brazo (sin ver el toque). Descubrieron que los participantes podían decodificar la ira, el miedo, el disgusto, el amor, la gratitud y la simpatía a través del contacto en niveles muy por encima del azar. Los autores también proporcionan evidencia de que los participantes pueden decodificar con precisión distintas emociones con solo ver a otros comunicarse a través del tacto.

Las emociones que se comunican a través del tacto pueden seguir dando forma a nuestro comportamiento. Los estudios han demostrado que aunque no tengamos memoria consciente de un toque, como una mano en el hombro, después de un toque ligero es más probable que aceptemos una solicitud, respondamos más o menos positivamente a una persona o un producto, o forjar un vínculo más estrecho con alguien.

El tacto, por naturaleza, es algo ambiguo y se malinterpreta fácilmente. En el trabajo, algunas personas optan por limitar las relaciones sociales. Por otro lado, muchos tienen amistades cercanas con compañeros de trabajo y algunos salen y entablan relaciones románticas con personas con las que trabajan. Los compañeros de trabajo que quieren interesarse el uno por el otro distinguen entre mostrar afecto y mostrar un interés sexual inapropiado. Mi blog sobre romances en la oficina cubre esto con más detalle.

La diversidad de origen étnico, religión, personalidad, cultura del grupo de trabajo y otros factores hace que la forma de tocar sea aún más complicada. Lo que puede considerarse un saludo amistoso en una cultura puede considerarse ofensivo en otra cultura. Una palmada en la espalda puede parecer alentadora por una persona y condescendiente por otra. En su investigación, JD Fisher observó que el tacto es esencialmente un estímulo positivo para el destinatario en el sentido de que no impone una mayor cantidad de privacidad de la que el destinatario desea o no comunica un mensaje negativo.

En un estudio observacional de conversaciones en cafés al aire libre en Londres, París y San Juan, Puerto Rico, se contó el número de contactos casuales. Se registraron un total de 189 accesos por hora en San Juan y 110 en París. En Londres, no hubo toques. Uno esperaría encontrar números de contacto que varían considerablemente entre grupos de trabajo y profesiones. Tengo un cliente con oficinas en Washington, DC y Miami. En la oficina de DC, la mayoría de los empleados son del Atlántico medio y el noreste de los Estados Unidos. La oficina de Miami está compuesta por empleados principalmente de países latinoamericanos. Siempre que visito la oficina de DC, me saludan con un apretón de manos cortés. En Miami es un gran abrazo y un beso en la mejilla. Ninguno de los saludos parece inusual dado el trasfondo cultural.

Se han realizado muy pocas investigaciones sobre el contacto en el lugar de trabajo. El uso del tacto en el lugar de trabajo a menudo se ha asociado con resultados negativos que involucran denuncias de acoso y juicios. Desafortunadamente, el número de quejas por acoso no ha disminuido en los últimos 20 años. Si bien se necesitan leyes que protejan a los empleados del contacto no deseado y otras formas de acoso, en respuesta algunas personas están desarrollando lo que los investigadores llaman «ansiedad al tocar», una forma de caminar con huevos. Este miedo al tacto puede crear un estado de interacción humana antinatural que puede afectar negativamente la moral y las conversaciones normales, sin mencionar la reducción de la productividad. ¿Podría haber un lado mucho más positivo para contactar en el lugar de trabajo?

Uno de los primeros estudios importantes que examinó el tacto en el lugar de trabajo estudió a equipos de la Asociación Nacional de Baloncesto. Después de revisar las transmisiones de juegos de la temporada 2008-2009, los investigadores de la Universidad de California en Berkeley concluyeron que los buenos equipos tienden a ser mucho más prácticos que los malos. En el estudio, se encontró que los equipos cuyos jugadores se tocaban más entre sí (bofetadas, abrazos, bofetadas o golpes) eran más cooperativos, jugaban mejor y ganaban más partidos.

En su libro The One Minute Manager, Blanchard y Johnson sugirieron que es probable que los gerentes obtengan una variedad de beneficios si usan el tacto para mostrar a los empleados que se preocupan por ellos y se preocupan por su éxito. Plantearon la hipótesis de que a través del contacto las personas se comunican, se apoyan y se cuidan unas a otras y, por lo tanto, se sienten más seguras y cercanas entre sí.

Hay culturas laborales en las que el tacto se ha utilizado de forma tan abusiva que el tejido social de la organización se ha vuelto tóxico. En algunas de estas organizaciones, fue necesario establecer reglas que prohibieran cualquier tipo de contacto. Algunas escuelas no permiten que los maestros toquen a los estudiantes y algunos lugares de trabajo prohíben o desalientan cualquier tipo de contacto entre gerentes o empleados. Si bien estas reglas pueden ser necesarias para proteger a las personas, no hacen nada para cambiar la cultura y, de hecho, pueden empeorarla en general.

Al comprender que el tacto es poderoso y complejo, es imperativo usarlo con atención. Para usar el tacto de manera inteligente y positiva en el trabajo, aquí hay algunos pensamientos a considerar:

  • Los antecedentes sociales, las relaciones, el género, la cultura, el estatus y muchos otros factores determinan la relevancia del contacto. La respuesta de cada individuo al tacto es única. Una persona puede apreciar un abrazo, mientras que otra se horrorizará por el mismo comportamiento.
  • Sea consciente. Aumente su capacidad para observar reacciones sutiles al tacto. Si abrazas a alguien en un saludo y se estira, se aparta o muestra una expresión facial de sorpresa o miedo, sabes que esa persona no quiere que la abraces. Incluso antes de tocar a una persona, si observa profundamente, encontrará pistas de comportamiento sobre si tocarla o no. Podrías pedir permiso antes de un gran acercamiento táctil con alguien que no conoces bien.
  • Nunca uses el tacto para mostrar dominio o intimidación. Ciertos apretones de manos o apretones de brazos apretados son a menudo los culpables aquí. Esto puede dañar su relación con la persona con la que se está comunicando.
  • Separe su intención del impacto de su comportamiento. Su intención al tocar a alguien puede ser tratar al destinatario como le gustaría que lo traten a usted, o su intención puede ser mostrar su apoyo. El impacto en el receptor puede ser muy diferente. Observe el impacto y no se detenga en su intención positiva si la persona percibió el toque como negativo.
  • Discúlpate si crees que has ofendido a alguien.
  • Si se encuentra en una posición jerárquica en el trabajo, por ejemplo, el gerente de una persona, reconozca que su tacto transmite un mensaje más poderoso y preste mucha atención a su uso del tacto. Úselo sabiamente para comunicar su apoyo, aliento, celebración del éxito y preocupación. Recuerde, otros empleados están observando cómo trata a los demás.
  • En caso de duda, vaya a lo seguro. Si no está seguro de si es apropiado tocar con alguien en el trabajo, no lo haga. Existen muchas alternativas seguras para establecer una conexión cálida. Use una sonrisa sincera, elogie verbalmente, use un tono de voz empático, envíe un cumplido por escrito o celebre el éxito en una reunión.

¿Cuál ha sido su experiencia con el tacto en el lugar de trabajo, tanto positiva como negativa?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies