Seleccionar página

Fuente: Matthew Rader / Unsplash

En este momento, está sucediendo algo muy difícil, algo que ciertamente no queremos en nuestras vidas: esta pandemia. No queremos que esta sea nuestra realidad y, sin embargo, está claro que todos nuestros deseos de que no fuera así no hicieron nada para que no fuera verdad. Como siempre es el caso: Lucha con la realidad, la realidad gana.

Y entonces se me ocurrió (brillante) que este podría ser un buen momento para practicar la aceptación, en este momento en el que odiamos esta realidad en particular. Y también, que este podría ser un buen momento para comprender mejor lo que significa cuando decimos (por lo general con demasiada naturalidad) simplemente acepta lo que es, quédate con él, no luches contra ello y todas las demás expresiones que tenemos para esto muy difícil. proceso misterioso.

Cuando estudio una idea o una práctica, me gusta empezar con lo que no es. Entonces, ¿cuáles son los mitos y conceptos erróneos sobre la aceptación que nos impiden hacerlo?

Mito # 1: Estamos de acuerdo con lo que está pasando. Podemos estar de acuerdo con eso.

La mayor idea errónea sobre la aceptación es que significa que estamos de acuerdo con lo que estamos aceptando, que de alguna manera estamos cómodos y estamos de acuerdo con esta situación que no queremos.

Realidad: la aceptación no requiere que estemos de acuerdo con lo que aceptamos. No significa que ahora queramos lo que no queremos. No incluye sentirse bien o en paz con lo que aceptamos. Esto no significa que ahora estemos de acuerdo.

Mito # 2: La aceptación significa que dejamos de intentar cambiarlo.

Creemos que aceptar lo que es es sinónimo de aceptar la pasividad, renunciar al cambio, renunciar a todos los esfuerzos para hacer las cosas diferentes. Aceptación significa que estamos de acuerdo en que esta situación continuará para siempre. Es decidir ponernos las mantas sobre la cabeza.

Realidad: Aceptación no significa retener esfuerzos para cambiar lo que es. Esto no implica que renunciemos a hacer diferente la realidad. La aceptación tiene que ver con el presente y no tiene nada que ver con el futuro. Además, la aceptación no es un acto de pasividad, sino más bien un acto de sabiduría, de aceptar para comenzar nuestros esfuerzos desde donde realmente estamos y considerar lo que realmente es.

Mito n. ° 3: la aceptación es un fracaso.

En nuestra cultura, la aceptación es para los humildes, para los perdedores. Esto es lo que hacemos cuando no hemos podido hacer todo lo demás. Vemos la aceptación como una elección sin elección, un final agobiante y deprimente para una batalla perdida.

Realidad: la aceptación no es un acto de fracaso. Con la debida comprensión, puede experimentarse como un acto de valentía. Es para aquellos que tienen la fuerza para enfrentar la verdad y dejar de negarla. De hecho, puede ser un primer paso en un proceso de verdadero éxito y movimiento.

Entonces, si no son los mitos, ¿qué es eso que llamamos aceptación? ¿Qué significa realmente aceptar lo que es o dejar de luchar con la realidad? Y, ¿alguna vez es realmente posible (quiero decir, realmente posible) aceptar lo que es cuando no queremos lo que es?

Para empezar, quiero rechazar la palabra aceptación porque tiene muchos malentendidos. En lugar de preguntar, ¿puedo aceptar esto? Prefiero, ¿puedo relajarme con esto? ¿O puedo estar así como está? ¿O puedo estar de acuerdo en que es así en este momento? Estos indicadores parecen más prácticos dado lo que asociamos con la aceptación. Porque el punto es que algo dentro de nosotros nunca aceptará o estará completamente de acuerdo con lo que no queremos, y esa parte de nosotros también debe ser incluida en este proceso.

Relajarse con lo que es significa que también nos relajamos con la parte de nosotros mismos que grita «no» a la situación. Esto significa que dejamos espacio para lo que no queremos en nosotros. Entonces aceptamos la situación y también el feroz rechazo de la misma al mismo tiempo. No nos pedimos deshacernos de la resistencia; esta resistencia es nuestra amiga. Él está ahí para protegernos de lo que no queremos. Entonces aceptamos y permitimos la situación negativa y también la odiamos.

En segundo lugar, la aceptación es reconocer que esta situación en particular está sucediendo. No significa que nos guste, que estemos de acuerdo con ello o que dejemos de intentar cambiarlo, solo significa que aceptamos que, de hecho, esto es lo que es. El elemento principal de la aceptación es abrirse a la realidad tal como es, no a cómo nos sentimos al respecto, solo a lo que realmente es.

Con la situación actual, me entreno para relajarme con el hecho de que no tengo una respuesta a esta situación y nadie la tiene. Acepto que esta pandemia es lo que es y quiero que sea diferente. Ambos son verdaderos; la práctica de aceptar ahora mismo es dejar que todo sea, y aún poder respirar … profundamente.

Lo curioso es que nuestra negativa a aceptar lo que es implica una lucha contra lo que ya es. Contra lo que estamos luchando ya está ahí. Nos negamos a autorizar lo que ya ha sido autorizado. Visto así, nuestra negativa a aceptar la realidad tiene una especie de locura.

Cuando practicamos la aceptación, solo estamos diciendo una cosa: sí, sucede. Eso es. Y paradójicamente, este sí nos libera entonces para empezar a cambiar la situación o cambiarnos en relación a ella. Como dijo un buen amigo, la situación cambiará o tú cambiarás, pero el cambio sucederá. Estamos desperdiciando tanta energía luchando contra el hecho de que esto realmente está sucediendo que no estamos aplicando nuestra energía e intenciones más útiles a lo que queremos o podemos hacer al respecto. Estamos atrapados en una discusión con el universo o con quien sea que no se suponga que suceda, todo esto es energía desperdiciada. La cuestión es que lo es, y la aceptación al menos nos permite empezar a hacer lo que sea que tengamos que hacer desde donde estamos.

La aceptación ahora es un paso profundo y poderoso. Se necesita un valor inmenso para ser honestos acerca de dónde estamos. Y la voluntad de sentir lo que es realmente cierto, que puede ser insoportable, pero es mucho más útil que negar lo que ya sabemos o pretender que la verdad no debería ser la verdad. Relajarse con lo que es acaba con el argumento inútil y agotador de que no es así como debe ser y, lo que es más importante, nos permite seguir viviendo la vida en los términos de la vida.

Cuando aceptamos lo que es, que incluye nuestro “no” gutural, nos permitimos volver a nuestra vida, vivir el momento presente como es. Nos permitimos dejar de luchar con la realidad, que es agotadora e innecesaria. Es contradictorio y, sin embargo, sumamente sabio; cuando estamos listos para decir que sí a lo que no queremos, sí, así es como lo quiero o no, algo primordial en nosotros se relaja profundamente. Podemos caducar; el engaño que llevamos a cabo se acabó … por fin. Lo curioso es que siempre hemos sabido lo que es verdad y solo a nosotros mismos hemos tratado de engañarnos para que no aceptemos. Aceptar lo que es nos da permiso para finalmente ser auténticos con nosotros mismos, para estar plenamente en nuestra propia compañía. Cuando podemos decir que acepto que es así, aunque lo odio y no sé qué hacer al respecto, entonces al menos podemos estar en la verdad, que al final, es la más estimulante, valiente. , y un lugar de autoestima desde el que construir nuestra vida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies