Cómo acabar con la procastrinación

Cómo acabar con la procastrinación

La tendencia de las persona a posponer aquellas obligaciones o tareas que deben realizar tiene que ver en gran medida con la gestión emocional, en muchas ocasiones más que con la propia holgazanería con la que muchas veces se le vincula.

Con la llegada del mes de septiembre se debe dejar atrás el tiempo de vacaciones, volver al trabajo o a los estudios. Es habitual que este periodo, al igual que ocurre en año nuevo, llegue con una lista de buenos propósitos para la nueva “temporada”, pero una de las preferencias de muchas personas es tratar de procrastinar menos.

Seguro que en más de una ocasión has decidido posponer alguna tarea que no te apetecía nada hacer aunque supieses que, en realidad, vas a tener que hacerla tarde o temprano, que no vas a poder posponerlas  de manera indefinitiva. También eres consciente de que dejarlas para el último momento te provocará un mayor estrés. Sin embargo, a pesar de ello, lo sigues haciendo.

Aunque a priori pueda parecer que se trata de una simple vagancia u holgazanería por parte de quién pospone las tareas, en realidad diferentes estudios llevados a cabo en psicología aseguran que el posponer tareas se debe, en gran parte, a problemas de gestión emocional.

El psicólogo Cristian Mantilla asegura que la procrastrinación es un acto “completamente irracional”, y que las personas se encuentran divididas, de alguna manera, entre el deseo inmediato y el racional, que tiene unos objetivos más enfocados al largo plazo.

Esto quiere decir que, por un lado contamos con un lado racional que es consciente de que si ahora realizamos esa tarea que debemos hacer, en un futuro estaremos más tranquilos por haber hecho la actividad con la suficiente antelación.  Sin embargo, nuestro lado emocional es la que nos hace sentirnos con ganas de dejar la tarea para otro momento y centrarse en descansar o disfrutar de cualquier otra actividad que nos provoca más placer.

Cómo acabar con la procastrinación

Cuando el lado emocional o irracional, como se quiera llamar, es el vencedor de la batalla, esto habitualmente se da porque esa tarea que debemos hacer la vemos como desagradable y preferimos optar por disfrutar de un bienestar inmediato.

Sin embargo, los expertos aseguran que hay tres factores clave que explican este comportamiento, y que son el valor, la expectativas y la impulsividad. De esta forma, si para una persona una actividad tiene un valor pequeño o la recompensa que se espera obtener de ella es mínima, es más sencillo que abandonemos y la dejemos para otro momento. Asismimo, una persona impulsiva es más probable que se rinda ante aquello que realmente le apetece realizar.

Las personas nos generamos expectativas acerca de aquello que debemos hacer, pudiendo ser estas negativas, ya que puede ser que esa tarea no les guste o se tenga una imagen equivocada de sí mismas. Por ello, en ocasiones el problema puede llegar por una falta de confianza o un exceso de ella. En el caso de que nos sobreestimemos a la hora de valorar nuestra capacidad de trabajar, quizás luego nos podamos sentir agobiados por una falta de tiempo, mientras que si tenemos una autoestima baja, es muy posible que nos veamos incapaces de llevar a cabo la tarea, y la dejemos de lado incluso antes de iniciarla.

El poder hacer frente al rechazo que estas actividades nos pueden generar, hace que sea necesario un buen esfuerzo por parte de la persona. De hecho, en muchas ocasiones la procrastrinación llega por una falta de conocimiento acerca de la gestión del trabajo.


Cómo acabar con la procastrinación

En ocasiones lo que ocurre es que tenemos miedo al resultado del trabajo, ya que podemos pensar que no va a salir bien, si bien en otras ocasiones es el propio planteamiento lo que dificulta el enfrentarse a una tarea. Esto quiere decir que, si una tarea consideramos que es muy complicada o grande, es mucho más probable que decidamos aplazarla.  Además, si no tenemos claro cómo hacer la tarea y de qué manera, es habitual que sintamos agobio.

Por este motivo, el primer paso a la hora de afrontar un proyecto es dividirlo en diferentes tareas que sean más asequibles e inviten a no procrastrinar, y posteriormente dar prioridad a unas por encima de otras. Para ello se debe pensar en qué tareas son las más importantes y así centrarnos en ellas. En muchas ocasiones las personas cometen el error de focalizar todos sus esfuerzos en tareas fáciles pero no en lo principal que deben hacer, lo que no hace nada más que hacer crecer el estrés.

Una vez nos ocurre esto hace que tengamos la tendencia a culpar al tiempo, por lo que es imprescindibile aprender a gestionar las tareas. Para ello es importante establecer cuales son nuestras prioridades.

Cómo acabar con la procastrinación

Por otro lado, hay que tener en cuenta que posponer algo racional y de forma justificada no es procrastinar, se trata de decidir cual es más importante, y es una buena manera de enfrentarse a esas tareas que se deben realizar.

El convertir tareas en objetivos concretos más pequeños es un buen método de trabajo, siendo muy útil la gestión de los horarios y rutinas, ya que esto hará que sea menos probable que se recurra a procrastrinar. Los hábitos ayudan a conseguir los objetivos y a no dejarse llevar en tanta medida por el lado irracional que todos tenemos en nuestra mente.

En cualquier caso, está claro que poder dejar a un lado los deseos que se tienen en un momento puntual y que pueden invitar a procrastinar, requiere de una gran fuerza  de voluntad. Para ello es necesario, además, tener la energía necesario, para lo cual es básico llevar a cabo una buena alimentación, dormir las horas que sean necesarias, mejorando la vida social y también realizando algún tipo de actividad física, ya que todo ello contribuye a la hora de mejorar en este aspecto.

Además, es importante tener un tiempo para desconectar y descansar, para así no dejarse llevar con las menciones negativas, frustraciones y estrés, que son habituales en el día a día.

Enviar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies