Seleccionar página

Dos nuevos libros pretenden mostrarnos a civiles más o menos comunes las ingeniosas maquinaciones del detective de ficción más popular del mundo.

Es justo después del 125 aniversario de la novela debut de Sir Arthur Doyle, protagonizada por el astuto detective Sherlock Holmes. El personaje resucita una y otra vez, en la televisión y en las películas, y ahora en estos fascinantes tomos de no ficción.

Un libro se centra en el uso de la ciencia por parte de Holme y es bastante detallado. El Sherlock Holmes científico: Cómo resolver el caso con ciencia y ciencia forense, es de James F. O’Brien, profesor emérito emérito de la Universidad Estatal de Missouri y fanático de Holmes de toda la vida, quien ha dado numerosas conferencias y ha impartido un curso universitario sobre Holmes y la ciencia. . Esto es para el verdadero fan de Holmes como pensador brillante y escritor creativo.

El otro es Mastermind: How to Think Like Sherlock Holmes, de Maria Konnikova, que escribe «Literally Psyched» para Scientific American y es candidata a doctorado en psicología en la Universidad de Columbia.

La idea principal aquí es que Sherlock Holmes ha pasado su vida en interacción consciente con el mundo. La atención plena no es un concepto nuevo, escribe Konnikova. William James escribió sobre esto hace más de un siglo, y lo explicó como una forma de devolver su atención errante para enfocarse en lo que realmente quiere enfocarse.

Holmes (sí, es solo un recurso literario, pero eso no disminuye su utilidad como guía) se propuso observar constantemente, en lugar de solo ver. Para pensar como Holmes, hay que moverse, insiste Konnikova, de la absorción pasiva a la conciencia activa. Ella usa muchos ejemplos de los libros de Holmes para dilucidar las formas de ser consciente, proporcionando suficiente diálogo para que no necesitemos haber leído las novelas de Doyle en absoluto.

8 estrategias para pensar más como Sherlock:

  • Mire todo con saludable escepticismo. Detente y cuestiona tus propios pensamientos. Al filtrar sus pensamientos, no pueden influir astutamente en su comportamiento fuera de su conciencia.
  • Trabaja para superar tus prejuicios, que se desarrollan a lo largo de la vida. Con la práctica, podemos superar el cableado automático de nuestro cerebro para volvernos más objetivos en nuestro pensamiento.
  • Observe atentamente todas las primeras impresiones. Algo superfluo a menudo influye en nuestros juicios.
  • Sea inclusivo. Cuando Holmes examina una nota, no solo la lee y la mira. Él también lo siente, y esto le da una valiosa contribución adicional.
  • Sea más comprometido. Los estudios han demostrado que aquellos que están motivados por su compromiso personal con una situación tienen más probabilidades de hacer el esfuerzo de frustrar sus juicios iniciales de tipo piloto automático. No nos involucraremos completamente en todo, pero si queremos ser más específicos en nuestro pensamiento, podemos manejar nuestras mentes errantes.
  • Para retroceder. El pensamiento imaginativo se fortalece cuando nos alejamos de un problema. Cuanto más nos alejamos de nuestro propio punto de vista, más grande es la imagen que podemos ver.
  • Continúe educándose. Holmes elige sus hábitos a sabiendas, escribe Konnikova, cada uno dirigido a facilitar el pensamiento. Encontró a su compañero, el Dr. Watson, estimulante de su propio genio. Y asumió casos que eran un desafío para seguir aprendiendo.
  • Lleve un diario. El exceso de confianza, creer que ya conoce la causa de un problema, puede impedirle observar de cerca. Escriba todo, luego busque patrones, sin sacar conclusiones precipitadas.
  • Copyright (c) 2013 por Susan K. Perry

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

    ACEPTAR
    Aviso de cookies