Seleccionar página

Fuente: Paul / AdobeStock

Es difícil saber si los pensamientos, sentimientos y comportamientos que está experimentando son normales. También puede ser difícil admitir que podría beneficiarse de ayuda profesional.

No siempre está claro si debe hablar con un terapeuta. Pero hay indicios de que hablar con un profesional puede ser una buena opción. Aquí hay siete señales de que podría querer hablar con un terapeuta:

1. Sus síntomas interfieren con su trabajo

La dificultad para concentrarse, tener problemas para lidiar con sus emociones en el trabajo o una fuerte caída en la productividad pueden ser signos de un problema de salud mental.

Ya sea que esté más estresado de lo habitual o simplemente se sienta un poco agotado, un rendimiento reducido en la oficina puede ser un signo de angustia emocional.

2. Tu estado de ánimo está «apagado»

Es normal sentirse un poco “apagado” a veces. Tendrá momentos difíciles en los que a veces se sentirá triste o ansioso. Pero se debe tener en cuenta cualquier cambio de humor que dure más de dos semanas.

Esto es especialmente cierto cuando no tiene una explicación para el cambio de humor.

3. Tus hábitos de sueño han cambiado

Desde noches de insomnio que lo dejan exhausto para dormir durante más horas de las que debería, sus patrones de sueño dicen mucho sobre su cordura.

Es una calle de doble sentido. Su bienestar psicológico puede afectar su capacidad para dormir (y despertarse sintiéndose bien). Por otro lado, su horario de sueño también afectará su salud mental.

Hablar con alguien puede abordar problemas de salud mental subyacentes que contribuyen a los problemas del sueño o pueden ayudarlo a evitar el insomnio. Los estudios demuestran que la terapia cognitivo-conductual es particularmente eficaz para superar el insomnio.

4. Tu salud psicológica afecta tu salud física

Muchos dolores y molestias físicas, como dolores de cabeza y de estómago, pueden deberse a problemas de salud mental.

Por supuesto, es importante consultar a su médico si tiene algún problema de salud física para descartar primero cualquier problema médico. Si su médico determina que no hay causas médicas conocidas, es posible que lo deriven a un terapeuta.

La ansiedad, la depresión y la angustia emocional pueden causar una serie de síntomas físicos. El tratamiento puede ayudarlo a sentirse mejor, tanto física como emocionalmente.

5. Está experimentando cambios de peso inexplicables

El estrés y la angustia emocional hacen que algunas personas coman en exceso. Otros pierden completamente el apetito. Incluso si está esperando una cintura un poco más delgada, no ignore los cambios en el apetito o el peso.

Podría ser una señal de un problema de salud mental, como depresión. El tratamiento puede ayudarlo a sentirse mejor.

6. Utiliza habilidades de afrontamiento poco saludables

Los pensamientos negativos, las emociones incómodas y las conductas autolesivas pueden llevarlo a adoptar habilidades de afrontamiento poco saludables, como comer en exceso o beber.

Tenga en cuenta que casi cualquier habilidad de afrontamiento puede resultar poco saludable. Dormir para escapar de sus problemas o leer durante horas interminables para no tener que lidiar con sus emociones también podría introducir nuevos problemas en su vida (o empeorar los existentes).

7. Tus relaciones se ven afectadas por tu estado emocional.

Sus relaciones personales o profesionales pueden sufrir cuando no se siente lo mejor posible. Es posible que se enoje con su pareja, se aísle de sus amigos o repita los mismos problemas una y otra vez con su familia.

Es difícil mantener relaciones saludables cuando no te sientes bien por dentro. Si te sientes desconectado de la gente, o si otras personas te señalan que simplemente no te pareces, es posible que desees hablar con un terapeuta.

Como hablar con alguien

Es posible que sienta la tentación de esperar y ver si comienza a sentirse mejor por su cuenta para no tener que llamar a un terapeuta. Pero si su angustia no mejora en dos semanas, comuníquese con un profesional de salud mental.

Recuerde, hablar con un profesional de la salud mental no es un signo de debilidad. Se necesita mucha más fortaleza mental para admitir que no tienes todas las respuestas que para fingir que lo tienes todo junto cuando no las tienes.

Tenga en cuenta que no es necesario que vea a alguien en persona. Puede conectarse con un terapeuta en línea si prefiere hablar con alguien a través de mensajes, teléfono o chat de video.

Para encontrar un terapeuta, visite el Directorio de terapias de BlogDePsicología.

Imagen de LinkedIn: Prostock-studio / Shutterstock. Imagen de Facebook: fizkes / Shutterstock.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies