Seleccionar página

¿Has probado de todo para dormir mejor, pero nada funciona? El esfuerzo en sí mismo puede volverse opresivo. Es probable que nada ayude todo el tiempo, pero puede haber algunas prácticas que podemos tomar prestadas de los monjes de nuestro vecindario que mejoran el sueño. Puede notar que algunas de las prácticas se superponen con las recomendaciones de la terapia cognitivo-conductual para el insomnio (CBT-I) y ofrecen un poco más.1

Fuente: fizkes/Shutterstock

1.Simplificar

Cree un santuario de sueño reparador quitando cosas de su dormitorio. Limpia conscientemente este espacio donde pasas un tercio de tu vida. Aunque estés inconsciente (o esperes estarlo) la mayor parte del tiempo, estás ahí dentro. Las cosas que te rodean importan. No es necesario dormir en un catre con solo una bata doblada como una almohada, pero nuestros cerebros pueden relajarse mejor rodeados solo de lo básico.

Retire cualquier cosa de su dormitorio que lo distraiga de dormir y minimice la carga cognitiva antes de acostarse. Imagina que tu dormitorio es la cabina. ¿Con cuántas cosas no esenciales le gustaría que su piloto estuviera rodeado mientras volaba un avión? Si es posible, mantenga cada habitación o rincón de una habitación para un solo uso. Come en la cocina, despiértate en la sala y duerme, por regla general, en tu dormitorio.

2. Calidad sobre cantidad

Muchas personas no necesitan que las convenzan de que dormir es importante. Están dispuestos a dedicar el tiempo, a menudo pasando nueve horas o más en la cama, si tan solo pudieran dormir. Su compromiso es fuerte, pero pasar demasiado tiempo despierto en la cama y dormir demasiado en una sola noche puede conducir a un sueño de mala calidad en las noches futuras.

No es necesario despertarse a las 4:00 a. m. o solo dormir cinco horas (como siguen algunas rutinas de monje), pero un sueño de calidad en lugar de dar vueltas lo ayudará a sentirse más descansado. Menos horas de sueño de calidad, incluido el sueño de la etapa 4 (profundo), son más reparadores que ocho horas de sueño superficial (etapas 1 y 2). Por lo tanto, si generalmente duerme bien siete horas pero no ocho, no intente dormir ocho horas. (Si puede dormir ocho constantemente, ¡obtenga ocho!) Pero, si solo está agregando un sueño superficial a su noche en general (por la somnolencia), puede hacer que se sienta más aturdido y fuera de sí.

3. Reflexiona sobre tu bondad

La ciencia y la sabiduría antigua nos enseñan repetidamente que el castigo y la degradación no cambian los corazones y no favorecen el sueño. En lugar de reflexionar sobre errores, resentimientos o metas perdidas, revise lo que hizo hoy por su bondad natural. Humildemente reflexiona sobre tu mérito. ¿Qué hiciste hoy para ayudar a otra persona o mostrar bondad amorosa?

Revisa estas cosas y decide ahora que tu único trabajo es relajarte y dormir. Cuando su mente cambie a trabajar, resolver, planificar, revisar, arrepentirse, vencer o preocuparse, recuérdese que ahora es el momento de reflexionar positivamente antes de terminar el día.

4. Confía en la noche

El término quedarse dormido representa dejarse llevar y confiar en que es lo suficientemente seguro como para quedarse inconsciente durante bastantes horas consecutivas. Ahora que ha revisado su bondad y reflexionado sobre su valor inherente, es hora de confiar en que todo lo que queda sin hacer está bien.

Tus arrepentimientos son reparables, el daño que te han hecho es reparable, y cualquier cosa que desees que sea diferente simplemente es así, por el momento, aunque no se resuelva. Tu único trabajo ahora es dormir. Deja claro a tu cerebro que ese es su único propósito en este momento. Ahora, exhala lentamente y relájate profundamente.

  Phetkit Charoen/Shutterstock

Fuente: Phetkit Charoen/Shutterstock

5. Levantarse humildemente

Cuando permanezcas despierto contra tu voluntad, levántate humildemente y siéntate contigo mismo. Use este tiempo para respirar bondad amorosa hacia usted mismo y hacia los demás, hacia su almohada, manta y el cielo, y simplemente despiértese con la suave calma de la aceptación.

Reconoce tu preferencia por el sueño sagrado y que la realidad actual es la vigilia. Confía en que por qué estás despierto también es una experiencia sagrada.

6. Despierta

Cuando te despiertes por el día, permítete despertar lentamente. Tómate unos minutos para levantarte, pero no te duermas. Simplemente haga una pausa antes de saltar a su próximo pensamiento. Espera 60 segundos más antes de lanzarte a la lista de cosas por hacer. ¿Qué pretendes para todos los seres este día?

Si te sientes víctima de un horrible despertar nocturno, déjalo a un lado por un momento. Regrese a una sola respiración y decida que disfrutará este momento incluso si se siente cansado. Esta mentalidad puede ayudarlo a aceptar la fatiga y la confusión en lugar de combatirla, dejando espacio para cualquier claridad inesperada que pueda estar disponible.

7. Perdona al mundo

Finalmente, perdona al mundo (ya tu sueño) por ser tan imperfecto. Perdona a la noche por no permitirte un sueño reparador. Perdónalo todo. Luego, perdone preventivamente el día por cualquier sufrimiento que aún tenga que traer. Libere sus expectativas para el día y avance una tarea a la vez. Ahora levántate. Despacio.

Estas siete prácticas, cuando se usan con el tiempo, pueden crear nuevos hábitos que ayuden a su cerebro-cuerpo a permitir un sueño reparador. Una combinación de estas prácticas puede mejorar su sueño, pero siéntase libre de comenzar con solo una.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies