Seleccionar página

Fuente: zana pq/Unsplash

¿Alguna vez ha tenido la sensación de que sus reacciones a eventos estresantes relativamente menores son más grandes que las de otras personas? ¿Ves a otras personas reaccionar con calma ante los desafíos, como reparaciones urgentes en el hogar, cambios inesperados en el trabajo o ser menospreciado por alguien, pero te sientes muy perturbado por estas circunstancias?

Si alguna vez ha tenido la sensación de que reacciona de forma exagerada al estrés y le gustaría tomar el estrés con más calma, aquí hay algunas sugerencias.

1. Autocompasión.

La autocompasión es una excelente estrategia práctica para aumentar su flexibilidad cognitiva y conductual. Lo hermoso de la autocompasión es que no importa la causa del estrés o de tus reacciones. Independientemente de las causas, la autocompasión te ayudará a sentirte menos asaltado por el estrés y te permitirá acceder a las partes más hábiles y creativas (como en la resolución creativa de problemas) de ti mismo.

He escrito muchas guías sobre la autocompasión, así que no reinventaré la rueda. Puede leerlos aquí, aquí y aquí para empezar.

2. Aborde el trauma pasado.

Cuando alguien tiene una reacción (aparentemente) muy grande al estrés, como volverse temeroso, congelado y evasivo, o enojado, a menudo tiene una base en el trauma.

La razón por la que usé la frase «reacción aparentemente exagerada» es que sus reacciones pueden no ser exageradas cuando tienen una base en un trauma pasado. Cuando se desencadena un trauma pasado, no solo está reaccionando al nuevo evento (que puede parecer que no debería ser un gran problema por sí solo), sino también en función de sus experiencias.

No siempre reconocemos los efectos del trauma en el momento en que experimentamos el trauma. A veces, solo nos damos cuenta más tarde cuando los nuevos eventos desencadenan recuerdos y reacciones relacionadas con eventos pasados.

Por ejemplo, estoy embarazada de mi segundo hijo y recientemente me di cuenta de que tengo más traumas de nacimiento por mi experiencia en el hospital con mi primer hijo de lo que había reconocido anteriormente.

Las reacciones al trauma a menudo tienen mucho sentido cuando se ven a través de la lente de sus experiencias de aprendizaje (es decir, de la vida). Estos influyen en lo que esperas de otras personas, figuras de autoridad, instituciones, etc.

3. Identifique cuándo las malas experiencias anteriores están coloreando sus reacciones.

Algunas experiencias no son traumáticas, pero aun así influyen en nuestras reacciones futuras. Por ejemplo, recientemente tuve una mala experiencia con algunos contratistas de plomería y gas. Esencialmente, hicieron muchas «explicaciones» engañosas y ventas adicionales, de lo que yo era muy consciente. Las cotizaciones de dos compañías fueron el doble por el mismo trabajo que he hecho en propiedades de alquiler en el pasado reciente y equivalen a más de $ 500 por hora por mano de obra. Cuando tuve que llamar a los contratistas de aire acondicionado esta semana, esa experiencia reciente me puso nervioso y me hizo sospechar más.

4. Abordar los errores cognitivos.

Su estilo de procesamiento cognitivo influye en cómo interpreta los eventos.

A menudo escribo sobre cómo a veces reacciono de forma exagerada a los correos electrónicos relacionados con el trabajo. Debido a que soy propenso a la ansiedad, en ausencia de una positividad efusiva, a menudo leo un tono hostil, desdeñoso o irritado en los correos electrónicos que en realidad no están ahí. Sé que esto sucede más cuando estoy trabajando con alguien nuevo, en lugar de con personas que conozco bien y con las que tengo confianza mutua.

Debido a que conozco este patrón, tengo el hábito de volver a leer cualquier correo electrónico que desencadene esta reacción después de 24 horas. Invariablemente, cuando hago esto, reacciono de manera muy diferente.

Abordar sus errores cognitivos sobre una base ad hoc no es muy efectivo. Extrañarás muchos de ellos. Sin embargo, la mayoría de nosotros tenemos patrones repetidos que podemos identificar. Luego puede crear ropa para que equilibre su pensamiento, como en mi ejemplo.

Una estrategia simple es que, siempre que pienses en lo peor que podría pasar, también pienses en lo mejor que podría pasar. Esto generalmente lo llevará a pensar en escenarios entre los dos extremos de lo peor y lo mejor también.

5. Reconoce los factores externos a ti.

Cuando ocurre el estrés, a menudo pensamos en nuestras reacciones en términos personales. Sin embargo, habrá muchos factores fuera de ti que también influirán en tus reacciones. Por ejemplo, el estrés de tener un recién nacido es mucho menor si tiene acceso a una generosa licencia prenatal. Ser una mujer que trata con contratistas sería más fácil si hubiera menos sexismo en el mundo, y si tantas empresas no tuvieran la actitud de exprimir al máximo el dinero de sus clientes y presionar a sus empleados para que lo hicieran.

Reconocer los factores relacionados contigo mismo y con el resto del mundo, y cómo estos interactúan, puede ayudarte a reaccionar con mayor compasión y habilidad.

6. Conozca sus fortalezas.

Cuando ocurre el estrés, manejarlo implicará aprovechar sus fortalezas o exponer sus debilidades. Cuanto más sepa cuáles son sus fortalezas, más fácilmente podrá conectar una o dos de esas fortalezas con el problema en cuestión (por ejemplo, resolución creativa de problemas, ingeniería social, paciencia, escrupulosidad o lo que sea).

7. Desarrollar nuevas fortalezas.

Tus habilidades para manejar desafíos no son fijas. Adquirirás habilidades y perfeccionarás tus puntos fuertes a través de la experiencia en la resolución de problemas. Sin embargo, también puedes aprender deliberadamente nuevas habilidades. Por ejemplo, mi último libro, Stress-Free Productivity, enseña la resolución creativa de problemas, la identificación de sus fortalezas y la comprensión de cuándo en su día/semana tiene la mayor capacidad para manejar los desafíos.

¿Cuál de estas siete ideas te parece útil? Cada vez que menciono el trauma en un artículo, me gusta señalar que los lectores deben elegir las estrategias que les atraigan. Si alguna sugerencia te hace sentir peor, deja esa idea para otra persona.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies