Seleccionar página

Fuente: Sjale / Shutterstock

Muchas personas se encuentran repitiendo los mismos patrones de relación poco saludables, a pesar de sus mejores intenciones.

Considere la codependencia, cuando dos personas con rasgos de personalidad disfuncionales empeoran juntas. El enredo ocurre cuando los límites claros sobre dónde comienza y dónde termina su pareja no están claramente definidos.

Piense en la pareja más infeliz que haya conocido. (Espero que no seas parte de este dúo). Quizás te preguntes por qué estas personas todavía están juntas. Los adultos son participantes voluntarios en asociaciones. Y por muy poco saludables que puedan ser las relaciones, ambas partes pueden obtener beneficios. Las razones comunes para permanecer juntos incluyen los hijos, las finanzas, el tiempo invertido y el miedo a la vergüenza que puede venir con la separación. Pero el mayor problema es la creencia de que una persona o ambos creen que merecen ser abusados. (Para obtener un artículo detallado sobre esta dinámica disfuncional, haga clic aquí).

Signos de codependencia

La definición tradicional de codependencia se ha centrado en controlar, educar y mantener relaciones con personas que son químicamente dependientes o que tienen comportamientos no deseados, como el narcisismo. Un patrón clásico de codependencia es el esposo alcohólico y su esposa empoderadora.

Dupont y McGovern (1991) argumentan que los individuos codependientes “comparten la responsabilidad de la conducta no saludable, principalmente al centrar sus vidas en la enfermedad o la mala conducta y haciendo que su propia autoestima y bienestar dependan de la conducta del paciente. individual. miembro de la familia «(p. 316).

Le Poire (1992) asumió que la pareja funcional (o sana) alimenta a la pareja angustiada cuando se involucra en un comportamiento indeseable. Este comportamiento es, en última instancia, placentero para la pareja angustiada, lo que sirve para reforzarlo. Se supone que el socio que controla la mayoría de las recompensas (que construye su base de poder) es el más poderoso, mientras que el otro está en deuda con ellos (Beattie, 1987). Tomando prestada una frase de mi mentor clínico, Reevah Simon, «Siempre que hay un conflicto, hay un acuerdo subyacente». En otras palabras, se necesitan dos para bailar, y la pareja dependiente o sumisa puede no ser tan débil, pasiva o inocente como parece.

Las siguientes preguntas se pueden utilizar como guía para determinar si su relación implica codependencia:

  • ¿Su sentido de propósito implica hacer sacrificios extremos para satisfacer las necesidades de su pareja?
  • ¿Es difícil decir que no cuando tu pareja te pide tu tiempo y energía?
  • ¿Cubre los problemas de su pareja relacionados con las drogas, el alcohol o la ley?
  • ¿Te preocupas constantemente por lo que otros piensan de ti?
  • ¿Te sientes atrapado en tu relación?
  • ¿Guardas silencio para evitar discusiones?
  • El desarrollo de la codependencia

    Al nacer, somos inherentemente vulnerables y totalmente dependientes de nuestros cuidadores para la alimentación, la seguridad y la regulación. El apego y el vínculo de un bebé con uno o más cuidadores es esencial para su supervivencia física y emocional. Este apego fundamental hace que el bebé dependa de las necesidades y vulnerabilidades del cuidador.

    Crecer con un padre poco confiable o no disponible significa asumir el papel de cuidador y / o facilitador. Un niño en esta situación antepone las necesidades de sus padres. Las familias disfuncionales no reconocen que existen problemas. Como resultado, sus miembros reprimen sus emociones e ignoran sus propias necesidades para concentrarse en las necesidades de los padres no disponibles. Cuando el niño «parentificado» se convierte en adulto, repite la misma dinámica en sus relaciones adultas.

    El resentimiento se desarrolla cuando no reconoces tus propias necesidades y deseos. Una tendencia de comportamiento común es reaccionar de forma exagerada o arremeter cuando su pareja lo decepciona. La falta de un locus de control interno significa buscar fuentes externas de validación y control. Puede intentar controlar el comportamiento de su pareja para sentirse bien. Puede actuar con justicia propia y mandona, y poner exigencias irrazonables a su pareja. Y cuando se da cuenta de que no puede controlar sus estados de ánimo o acciones, se decepciona y puede caer en un estado depresivo.

    Recuperación de la codependencia

    El tratamiento de la codependencia a menudo implica explorar los problemas de la primera infancia y cómo se relacionan con los comportamientos disfuncionales actuales. Entrar en contacto con sentimientos profundamente arraigados de dolor, pérdida e ira le permitirá reconstruir la dinámica de relación adecuada.

    La psicoterapia es muy recomendable porque estas características de la personalidad están arraigadas y son difíciles de cambiar por su cuenta. Elegir al terapeuta adecuado puede marcar la diferencia en su recuperación. Sabrá que está en el camino correcto cuando los siguientes rasgos se conviertan en parte de su personalidad:

    • Cultivas tus propios deseos y anhelos y desarrollas una conexión con tu mundo interior. Te ves a ti mismo como empoderado, inteligente y capaz.
    • Dile adiós al comportamiento abusivo. La conciencia, el cambio y el crecimiento son necesarios para que usted y su pareja superen los hábitos de relación poco saludables. El comportamiento de vigilancia y autorización se reconoce y se detiene.
    • Respondes en lugar de reaccionar a tu pareja y a los demás. Establecer límites claros y firmes significa que no reacciona automáticamente a los pensamientos y sentimientos de todos. Tolera las opiniones de los demás y no se pone a la defensiva cuando no está de acuerdo. Reconoces que tu reacción es tu responsabilidad. Adoptas un escepticismo saludable sobre lo que otros dicen de ti (bueno o malo) y tu autoestima no sube ni baja como resultado. Dices que no y aceptas escuchar que no.

    Cuando se haya recuperado de la codependencia, ya no se sentirá presionado a permanecer en una relación dolorosa y enfermiza. Sabes que no eres responsable de la felicidad de nadie más que de la tuya y puedes sentirte cómodo con la decisión de marcharte.

    Derechos de autor 2016 Linda Esposito, LCSW

    Para encontrar un terapeuta, visite el Directorio de terapias de Psychology Today.

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

    ACEPTAR
    Aviso de cookies