Seleccionar página

La vergüenza nos envuelve con una poderosa sensación de inadecuación y dudas acerca de cada aspecto de nuestro ser. Evoluciona a partir de una autoevaluación negativa que lo abarca todo y que nos hace querer retirarnos, desaparecer u ocultarnos. Si bien es una emoción natural que todos experimentamos de vez en cuando, algunos de nosotros estamos excesivamente agobiados por ella.

La vergüenza cumple una función. Nos mueve a seguir los estándares de los demás y de nuestra cultura para ganar amor, aceptación e inclusión, y para evitar el rechazo y el temido aislamiento. Invariablemente sentimos vergüenza y disminución de la autoestima cuando concluimos que hemos violado nuestros propios estándares o los de la “tribu” a la que deseamos pertenecer. El psicólogo Chris Germer ofrece más información con su perspectiva de que la vergüenza y la necesidad de amor son dos caras de la misma moneda. Debajo de la vergüenza está el deseo de ser amado (Germer, 2021). Enfatiza que la vergüenza resulta de la autoevaluación negativa basada en mirarnos a nosotros mismos a través de los ojos del otro.

Según esta perspectiva, la vergüenza aumentada surge de no tener suficientemente satisfechas nuestras necesidades tempranas. Factores como el abuso físico o emocional o las interacciones de negligencia que animan a un niño a creer que “soy malo” en lugar de “hice algo malo” contribuyen a la vergüenza. (Aquí hay una descripción más detallada de la etiología de la vergüenza en Superando la parálisis de la vergüenza tóxica).

La tendencia a sentir vergüenza inhibe poderosamente la intimidad genuina en nuestras relaciones más amorosas. Es en estas relaciones donde más tememos la exposición de nuestras debilidades, aspectos de nosotros mismos por los que sentimos vergüenza. La gestión de esta vulnerabilidad se puede evidenciar en una variedad de formas.

Una pareja en conflicto

Fuente: 123rf Stock Photo/belchonock

La ira de la vergüenza como defensa contra la cercanía

El psicólogo Paul Gilbert enfatiza conmovedoramente que nuestras relaciones nos ayudan a regular nuestros sistemas fisiológicos y psicológicos (Gilbert, 2007). En consecuencia, en la medida en que tengamos problemas con la vergüenza, podemos volvernos más sensibles para percibir el rechazo, sea real o no. El miedo a la vergüenza y la vergüenza por nuestra vergüenza pueden conducir a la ira con una pareja como una forma de mantenerla a distancia. La “furia humillada” puede resultar cuando nuestra autoevaluación conduce a una autoestima intensamente reducida. (Lewis, 1971). Esto puede conducir a una agresión verbal o física en una relación, hacia una pareja o incluso hacia uno mismo. Tal ira sirve como reacción y distracción del intenso dolor de la vergüenza y también puede conducir al retraimiento y al aislamiento.

Si bien podemos desear una conexión emocional en una relación, la vergüenza aumenta el miedo al rechazo por parte de nuestra pareja. Para aquellos con un alto grado de vergüenza, la experiencia del rechazo es un desencadenante significativo de agresión verbal o física en la violencia doméstica (Robbins, et. al., 2019). También se ha descubierto que contribuye a una mayor incidencia de abuso psicológico durante las citas (Harper, et. al., 2005).

En mi trabajo clínico, he observado con frecuencia cómo los hombres con vergüenza utilizan la ira como cortina de humo para evitar ser auténticos consigo mismos y con sus parejas. O bien, avergonzaron a una pareja en un esfuerzo por hacer que la pareja retrocediera o incluso se sintiera responsable de los malos sentimientos y el conflicto en la relación.

La vergüenza crea una barrera para asimilar lo positivo

Desafortunadamente, la vergüenza es una barrera para sentirnos amados y para amarnos a nosotros mismos. Se interpone en el camino de confiar verdaderamente y saborear las expresiones genuinas de amor de una pareja. Esta incapacidad contribuye aún más a la frustración en la relación y una sensación de aislamiento, los cuales pueden solo reforzar la vergüenza. Además, esta dificultad puede llevar a la pareja a experimentar ira, frustración e incluso vergüenza por no haber aceptado verdaderamente su amor.

La vergüenza nos deja vulnerables a sentirnos criticados

La vergüenza intensa se asocia con la duda, la autocrítica e incluso tendencias depresivas. Por lo tanto, no sorprende que pueda fomentar una mayor sensibilidad a la crítica, incluso cuando se presenta en forma de comentarios constructivos y de apoyo. La necesidad continua de proteger defensivamente el valor propio disminuye la capacidad de aceptar apoyo y ser objetivo acerca de dicha retroalimentación.

Vergüenza Lecturas esenciales

A menudo escuché a clientes de parejas con vergüenza expresar la frustración de compartir asertivamente sentimientos como decepción, ansiedad o miedo con respecto a alguna acción de su pareja, solo para que la pareja se enoje con ellos. Y la respuesta de su pareja fue: “¡No importa lo que haga, no puedo hacer nada bien!” La vergüenza puede hacer que uno no esté completamente disponible para escuchar la preocupación de un compañero cuando se escucha constantemente como una crítica.

Vergüenza con respecto al sexo

La intimidad física para muchas personas puede ser un tema y una actividad muy cargados. Ya sea por moralidad religiosa u otras razones, muchos adultos nunca se sienten completamente cómodos con su cuerpo o su sexualidad. Entonces es comprensible que la vergüenza pueda conducir a un interés reducido en la intimidad física e incluso a la ira con respecto al deseo expresado por la pareja.

Vergüenza, perfeccionismo y competencia.

El perfeccionismo se considera un estilo de regulación de la vergüenza (Schalkwijk, et. al., 2019). Específicamente, un impulso compulsivo por la perfección a menudo tiene sus raíces en el deseo de evitar la vergüenza asociada con la humillación de no ser perfecto. Luchar por la perfección es una cosa. Sin embargo, ser humanos implica que tenemos defectos y debilidades y que cometemos errores.

El perfeccionismo demasiado intenso puede alimentar un impulso intensamente competitivo, lo que genera tensión y conflicto con una pareja cuando se involucra en actividades compartidas como deportes, juegos de mesa o incluso cuando se socializa. También puede generar conflictos sobre la toma de decisiones de cualquier tipo, ya que alguien propenso a la vergüenza puede sentirse disminuido incluso por una solicitud de compromiso o por turnarse con respecto a tales decisiones. Otra resolución de este desafío es negarse por completo incluso a participar en actividades competitivas, eliminando así el potencial de experimentar vergüenza.

El miedo de los hombres a las emociones.

Muchos hombres temen sus emociones. Pueden adoptar las actitudes del hombre tradicional, uno que internaliza la noción de que los hombres reales deben ser estoicos; son débiles o incluso femeninos si experimentan sentimientos negativos como ansiedad, dudas o tristeza. El simple hecho de sugerirles que estén en contacto con sus sentimientos puede parecer amenazante y, posteriormente, puede desencadenar la ira.

Esta situación puede ser extremadamente frustrante cuando uno de los miembros de la pareja busca la expresión emocional y el otro no. Es importante recordar que la negativa de una pareja a hablar sobre sus sentimientos puede reflejar su falta de autoconciencia debido a que minimiza, niega o suprime sus sentimientos. Esto contrasta con no compartir sentimientos por miedo al conflicto o como expresión de agresión pasiva.

Estrategias para abordar la vergüenza en una relación

Claramente, la vergüenza es un obstáculo para la intimidad, incluida la comunicación constructiva que es esencial para una relación sana y mutuamente gratificante. Como tal, hay algunas estrategias que puedes cultivar para ayudarte a lidiar con la vergüenza en tu relación.

  • Reconoce cualquier vergüenza que puedas tener y cuándo la desencadena la vergüenza de tu pareja. Recuerda que la vergüenza de tu pareja no se trata de ti.
  • Céntrate en tus sentimientos y compártelos. Puede que no siempre consigas lo que quieres, pero permanecerás conectado a tierra.
  • Exprese su aprecio por los cambios que ha hecho su pareja para mejorar la intimidad.
  • Tenga en cuenta que decirle a su pareja que tiene problemas de vergüenza solo puede exacerbar su vergüenza.
  • Tenga en cuenta que insistir en que su pareja comparta sus sentimientos solo puede resultar en una mayor actitud defensiva.
  • La compasión es el antídoto contra la vergüenza. Cuanto más pueda ayudar a su pareja a sentirse segura, puede aumentar la franqueza e incluso la autorreflexión.
  • Habla con alguien sobre tus sentimientos. Esto podría incluir la búsqueda de un profesional para una mayor consideración de su situación particular. Además, la terapia de pareja puede ser uno de los mejores recursos para enfrentar este desafío.
  • Vea las pautas sugeridas en Superando la parálisis de la vergüenza, para conocer las estrategias para lidiar con su vergüenza.
  • La vergüenza es un obstáculo para el crecimiento de la intimidad en una relación amorosa. Si bien es una emoción intensamente difícil de abordar, cuando no se reconoce por completo, puede generar tensión, conflicto y aislamiento. Interfiere con estar realmente presente con nuestra pareja y con nosotros mismos. Sin embargo, es una emoción que todos experimentamos y podemos reconocer. Cultivar la compasión, por nuestra propia vergüenza y la de una pareja, es clave para una relación más satisfactoria y gratificante.

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

    ACEPTAR
    Aviso de cookies