Seleccionar página

La envidia es una de las emociones humanas más comunes pero menos comprendidas. Es un sentimiento tan común que es posible que ni siquiera sepas cuándo te atormenta. Quizás tengas un buen amigo que recientemente anunció que su hijo acaba de ingresar a una de las mejores universidades del país. Su propio hijo, que también está tratando de ingresar a la universidad, todavía está esperando ser aceptado por una escuela de «seguridad». Cuando escuchas a tu amiga describir lo felices que son ella y su familia, te resulta difícil escucharlo por encima del sonido de tus propias emociones furiosas.

¿Por qué no puedes alegrarte por tu amigo? ¿Por qué el éxito de su hijo te hace sentir tan inadecuado? ¿El fracaso de su hijo en la escuela le hace cuestionar su valía como padre? Mientras reflexiona sobre estas preguntas, tal vez el impulso se convierta en una emoción aún más desagradable, la de ‘schadenfreude’. Recuerda que su hijo contó una historia en la que el hijo que iba a la universidad rompió las reglas de un equipo deportivo en la escuela. ¡Decir ah! Al menos su propio hijo se las arregla para no meterse en problemas.

No es muy agradable experimentar estas emociones desagradables. De hecho, sin control, la envidia y el estado de schadenfreude resultante pueden representar una amenaza significativa incluso para sus relaciones cercanas. Su pareja puede estar harta de escuchar su constante desprecio por las buenas noticias de su amigo, y su amigo, no hace falta decirlo, puede estar igual de harto de su hostilidad apenas disimulada hacia su hijo por él, su hijo.

En su artículo sobre Terapia cognitivo-conductual para la envidia (2020), Robert Leahy, del Instituto Americano de Terapia Cognitiva con sede en Nueva York, hace la pregunta de esta manera: «¿Cómo puedes ser alguien que tuvo éxito? La respuesta puede ser: «Porque somos humanos» (p. 1).

Leahy señala que para empezar es importante distinguir entre la envidia y los celos. En la envidia te sientes amenazado por el estado de alguien, mientras que en los celos percibes una amenaza a tu relación por parte de otra persona. Por lo tanto, para descomprimir la envidia, primero debe descomprimir el estado.

Considere el significado del concepto de estatus. No hay nada inherente a que la Persona A tenga más estatus que usted (por ejemplo, como el «mejor» padre) que no sea la forma en que usted interpreta el estatus. Como explica Leahy, “el estatus es siempre ‘local’, ‘arbitrario’ y depende de la perspectiva de los demás” (p. 4). Una forma de superar la envidia del estatus de otra persona es reconocer su naturaleza arbitraria. El segundo paso clave para superar el impulso es rechazar la idea de que lograr este estado en particular es esencial para su bienestar.

En el «Modelo de patrón emocional de la envidia» de Leahy, después de tratar de descartar la importancia del estatus, usted observa su rango de lo que él llama «acción valorada». Esta parte del proceso implica mirar las opciones disponibles para usted una vez que se encuentre con la creencia de que debe tener un estatus más bajo. La opción más fácil es concentrarse en sus otras fortalezas o examinar las áreas de su vida en las que brilla. Usted y su hijo pueden tener una gran relación que no tiene nada que ver con lo académico, por ejemplo. ¿Por qué no obtener un estatus diferente de este aspecto de su paternidad?

El tratamiento basado en el modelo de esquema emocional, denominado ‘modelo de terapia de esquema emocional’ o ‘EST’, sigue líneas similares a la terapia cognitivo-conductual en general, en la que se hace hincapié en cambiar las creencias para cambiar las emociones. En EST, sus creencias sobre la envidia primero deben abordarse antes de que pueda dejarlas atrás.

Entonces, en lugar de pensar que porque sientes envidia eres una mala persona, puedes llegar a reconocer que la envidia es una emoción universal. Además, puedes sentir la necesidad sin perder tu autoestima; es decir, “no eres tu emoción” (p. 8). La envidia, vista de esta manera, no tiene por qué ser parte de lo que eres para siempre.

Con estos antecedentes, y basado en el modelo terapéutico de Leahy, ahora es el momento de preguntarse cómo maneja el impulso respondiendo cada pregunta de la manera más honesta posible:

  • ¿Te quejas de las personas a las que envidias?
  • ¿Dices cosas desagradables sobre las personas a las que envidias?
  • ¿Evitas a los que envidias?
  • ¿Dejas de intentar hacerlo tan bien como aquellos a quienes envidias?
  • ¿Piensas a menudo en lo envidioso que te sientes?
  • ¿Te menosprecias por ser tan envidioso?
  • Como puede ver en estas preguntas, cuando la emoción de la envidia se filtra en su comportamiento, sus relaciones con aquellos a quienes envidia, así como con otras personas en su vida, pueden sufrir. En EST, aprenderá a convertir estas estrategias de desajuste en enfoques más productivos, uno por uno, a medida que ambos vean lo que está mal y luego tomen los pasos necesarios para cambiarlos:

  • Quejarse solo aleja a los demás y te hace quedar mal, así que trata de dejar de quejarte.
  • Denigrar a los demás puede hacer que parezca injusto y desagradable, así que guárdese sus críticas para sí mismo.
  • Evitar los objetivos de tu envidia puede evitar que aprendas de ellos para obtener un estatus más alto, así que no temas acercarte a ellos.
  • Darse por vencido significa que perderá cualquier beneficio de participar en actividades que podrían serle beneficiosas, así que apéguese a ello.
  • Rumiar solo te deprime; En cambio, acepta tus sentimientos y aprovéchalos al máximo.
  • Criticarte a ti mismo también te hace sentir peor, así que trata de aceptar más de las fortalezas que tienes.
  • Al identificar y luego desafiar sus creencias sobre la envidia, así como al adoptar estrategias más adaptativas, Leahy cree que incluso es posible «convertir la envidia en admiración e incluso emulación» (p. 10).

    Para lograr esta hazaña final, da el paso pragmático de ver si puede obtener algunos consejos de los que deseaba. Si puede replantear su impulso como un deseo natural de querer mejorarse, entonces debería poder neutralizar estas emociones negativas mientras trata de mejorar su propio estado.

    De hecho, como señala Leahy, la envidia no tiene por qué adoptar la forma hostil de desear mala suerte a los demás y estar contenta cuando sucede (es decir, schadenfreude). Tampoco tienes que sufrir de envidia depresiva, en la que te culpas por no tener lo que quieres, o incluso por sentir envidia en primer lugar. La envidia puede funcionar a su favor en una forma más suave en la que se convierte en un punto de partida para su propia mejora.

    En resumen, si bien la envidia puede ser una emoción universal, no tiene por qué ser una barrera para tu propio crecimiento. Pruebe estos 6 remedios la próxima vez que surja su propio impulso, y se encontrará cada vez más cerca de ese logro.

    Imagen de Facebook: Prostock-studio / Shutterstock

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

    ACEPTAR
    Aviso de cookies