Seleccionar página

“Cuida tus pensamientos; se convierten en palabras. Cuida tus palabras; se convierten en acciones. Observe sus acciones; se convierten en un hábito. Cuide sus hábitos; se convierten en personajes. Mira tu personaje; se convierte en tu destino. Lao Tse

Cada uno de nosotros tiene un conjunto de mensajes que siguen volviendo a nuestras mentes. Este diálogo interno, o comentario personal, influye en nuestras palabras, nuestras acciones, nuestros hábitos, nuestras relaciones y, en última instancia, en palabras de Lao Tse, el destino de nuestras vidas.

Con demasiada frecuencia, el modelo de monólogo interior que hemos desarrollado es negativo. Esta semilla interna de negatividad provoca una onda oscura que se extiende a todos los rincones de nuestra vida diaria. Caminamos con una nube oscura flotando cerca y vemos todos los vasos medio vacíos. Nuestras conversaciones siempre se reducen a lo que está mal en el mundo y constantemente esperamos lo peor.

Este enfoque negativo de la vida puede convertirse en una profecía autocumplida. Conceptos como la ley de la atracción, «cosechas lo que siembras» y «los pájaros del mismo plumaje se juntan», dan testimonio del poder magnético de nuestros pensamientos. Numerosos estudios confirman la correlación entre el pensamiento positivo y el éxito.

Entonces, ¿cómo podemos comenzar a aclarar nuestra cosmovisión e infundir más positividad en nuestros patrones de pensamiento? Si bien son bastante sencillos, estos seis pasos pueden tener un impacto profundo en su enfoque de la vida y, en última instancia, crear un resultado más positivo.

  • Practica la gratitud.

    Una de las formas más rápidas de distraer tu atención de la negatividad, el juicio y la decepción es hacer una lista de las cosas de tu vida por las que estás agradecido. Agradece un trabajo remunerado, dormir en una cama todas las noches, el sol que sale cada mañana, el camarero que te saluda con una sonrisa, las personas que te quieren y cuidan, y un cuerpo que te permite experimentar la vida todos los días. . Practicar la gratitud puede provocar un cambio casi inmediato en su perspectiva. Mantener un diario de gratitud diario, incluso uno digital, puede ayudarlo a recordar que debe mantener las bendiciones de la vida al frente de su mente. Otra estrategia es tener un compañero de gratitud, alguien que pueda apoyarte en tu viaje de pensamiento positivo. Todos los días, envíe un mensaje de texto, un correo electrónico o repítase tres cosas por las que está agradecido. Vea a esta persona como su socio responsable en su camino hacia el pensamiento saludable.

  • Dos pasos adelante.

    Al principio, puede resultar difícil detener el flujo negativo de pensamientos. Este cambio lleva tiempo. Sea paciente consigo mismo y trate de observar sus patrones de pensamiento primero. Vea si puede sorprenderse juzgando a los demás, enfocándose en los fracasos, quejándose del trabajo o criticando a sí mismo oa su cuerpo. Mientras observa estos pensamientos, tómese un momento para contrarrestar cada pensamiento negativo con dos observaciones positivas o gratitudes. Piense en ello como dar dos pasos hacia adelante después de un paso hacia atrás.

  • Postura positiva.

    La mente y el cuerpo tienen una conexión intrínseca: cada uno tiene un impacto profundo en el otro. Si tiene problemas para cambiar su mente a una perspectiva más positiva, intente mover su cuerpo allí primero. Trate de pararse derecho, hombros hacia atrás, barbilla levantada, estirando los brazos lo más que pueda. Siéntete poderoso. Siéntete positivo. Llevarse con una «postura positiva» animará a su mente a sentirse más positiva también.

  • La sonrisa.

    Otra forma de que su cuerpo «engañe» a su mente para que sea más positiva es sonreír. El simple hecho de sonreír, incluso si no necesariamente tiene algo por lo que sonreír, puede cambiar instantáneamente la forma en que se siente por dentro. Ya sea que esté sentado en su escritorio, conduciendo su automóvil o caminando por la calle, sonríe. Te sorprenderá la forma en que reacciona tu mente. Mejor aún, intente sonreírle a un compañero de trabajo o extraño con el que se cruce en el pasillo o en la acera. ¿Le devolvieron la sonrisa?

  • Deja los cangrejos.

    Si pones un cangrejo en un balde, saldrá fácilmente. Pero si pones un segundo cangrejo en el balde, ninguno escapará. Una vez que uno comienza a escapar, el otro lo traerá de regreso al cubo. En otras palabras, rodéate de personas positivas. Es difícil mantener una actitud positiva si está constantemente abrumado por la negatividad de sus amigos, familiares o compañeros de trabajo. Si está atrapado en una conversación negativa, intente cambiar el tema con gracia a algo más positivo. Sin embargo, si está rodeado por un cubo de cangrejos negativos, tal vez sea el momento de reevaluar su círculo de amigos con el objetivo de estar rodeado de personas inspiradoras.

  • Haz algo bueno.

    Es fácil quedar atrapado en nuestro propio mundo de infelicidad y olvidarse de las personas que nos rodean. Salir de tu rutina diaria para ayudar a otra persona puede ofrecerte una perspectiva increíble y llenarte de positividad. Esfuércese por hacer lo correcto por otra persona todos los días. Llame a un familiar o amigo que necesite una palabra amable, felicite a un extraño, haga todo lo posible para ayudar a un compañero de trabajo a completar una tarea o únase a las miles de personas con cafeína que son el ‘próximo pago’ en la fila. Starbucks.

  • La vida no siempre es fácil y, a veces, nos entregan una fanega de limones. Sin embargo, es nuestra propia perspectiva la que determina en última instancia si vamos a arrastrarnos por la vida frotando y agriando, o saltando con un vaso de limonada azucarada.

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

    ACEPTAR
    Aviso de cookies