Seleccionar página

Fuente: Tim Samuel/Pexels

Cuando los resultados no están a la altura de nuestras expectativas, cuando se rechazan nuestras esperanzas, nos sentimos decepcionados, una combinación distintiva de frustración, tristeza, pérdida e ira que puede tener ramificaciones en el comportamiento futuro.

Podemos sentir decepción por una variedad de resultados: grandes, pequeños e intermedios. Cuanto mayor sea la disparidad entre los resultados y las expectativas, mayor será la decepción. Manejar nuestras decepciones nos ayuda en el corto plazo al atenuar el aguijón inicial de un resultado desagradable. Y ayuda a largo plazo al mostrar que evitar la decepción no debería disuadirnos de buscar el cambio y la oportunidad.

Aquí hay seis estrategias para manejar la decepción.

1. Recordar por qué nos arriesgamos en primer lugar

Después de una decepción, es útil dejar de lado el resultado por un momento y recordar las razones y motivaciones de nuestros esfuerzos. La mayoría de nosotros nos concentramos en superar el presente, por lo que después, se requiere un esfuerzo para recordar lo que llevó a nuestras acciones. Los resultados a menudo oscurecen las influencias primarias.

Al retroceder en el tiempo y recrear el contexto original, podemos comprender mejor nuestras elecciones iniciales. De esa manera, podemos evaluar con precisión nuestras razones y motivaciones sin la influencia del sesgo retrospectivo.

2. Reconocer nuestros sentimientos

Realmente queríamos el trabajo y el rechazo fue desagradable. No debemos detenernos en el resultado, pero tampoco debemos involucrarnos en una positividad prematura. Aceptar la emoción de la decepción, por dolorosa que sea, nos permite comprender nuestra decepción más plenamente.

Esta comprensión luego elimina el poder de la decepción y disminuye su influencia futura, abriéndonos a un espectro más amplio de oportunidades más adelante. Si sabemos cómo se siente la decepción, no es tan inquietante al decidir sobre futuros esfuerzos. Además, reconocer nuestra decepción nos hace más conscientes de nosotros mismos en general.

3. Evaluar nuestras expectativas

¿Eran realistas nuestras expectativas? Dependiendo de nuestra respuesta, podemos cambiar nuestro enfoque o nuestras expectativas. En Worstward Ho, Samuel Beckett escribió: “Inténtalo de nuevo. Fallar nuevamente. Fracasa mejor.» Aunque Beckett no tuvo la intención de inspirar, sus palabras pueden interpretarse de esa manera. Y también se pueden aumentar. Intentar otra vez. Fallar nuevamente. Fracasa mejor. Vuelva a intentarlo de forma diferente, posiblemente tenga éxito.

También podemos considerar hacer el mismo esfuerzo y reducir nuestras expectativas de éxito, reduciendo así la decepción si el resultado es el mismo. No debemos repetir esta estrategia con demasiada frecuencia, pero a veces es útil asumir la actitud de que no puede hacer daño, por lo que vale la pena volver a intentarlo.

Si la gente dice: «Estoy tan decepcionado de ti», esa decepción también es una interacción entre las expectativas y los resultados de los esfuerzos. ¿Eran razonables sus expectativas?

Yon Kukov/Pexels

Fuente: Yon Kukov/Pexels

4. Limitación de la extrapolación

Que se rechace una propuesta no significa que se rechace la siguiente. Ser rechazado de un programa de posgrado, o cinco, no significa que debamos dejar de postularnos. Incluso después de una ronda completa de rechazos, podemos hablar con profesores y otros estudiantes para obtener comentarios. Y con este nuevo conocimiento, podemos aplicar a diferentes programas o cambiar nuestro enfoque al año siguiente. Del mismo modo, no interpolar. Un resultado decepcionante no convierte a una persona en una decepción.

5. Reencuadre de los eventos

Después de un resultado decepcionante, podemos centrarnos en encontrar un beneficio. Este reencuadre no es ni negación ni positivismo anodino. («Estaba destinado a ser».) Es una reinterpretación sólida y específica. Si se rechaza una propuesta ambiciosa, podemos apreciar el tiempo adicional disponible para otras actividades deseables.

En términos más generales, la decepción nos enseña que podemos superar la decepción, aumentando la resiliencia.

Replantear decepciones más grandes puede permitirnos dedicar energía a nuevas oportunidades. Replantear pequeñas decepciones en nuestra vida diaria puede conducir a mejoras inmediatas con beneficios a largo plazo. Es cierto que este es un evento menor, pero fui a jugar bolos con un amigo cuyo atletismo superior era tangible, asombroso e imbatible. En lugar de tratar de ganar, aproveché la oportunidad para practicar diferentes métodos para hacer girar la pelota. Perdí espectacularmente, pero mejoré mi juego.

Ver pérdidas tan pequeñas como decepciones diluye el poder de etiquetar un resultado como decepcionante, para eventos más grandes.

6. Teniendo en cuenta las probabilidades

Aplique las leyes de la probabilidad, las leyes más confiables de la Tierra. El sol saldrá mañana por la mañana, pero lo más probable es que no veamos un arcoíris. Si nos involucramos en un comportamiento donde el éxito es poco probable (como enviar manuscritos no solicitados a The New Yorker para su publicación), lo más probable es que seamos rechazados. Podemos optar por continuar con la oportunidad difícil y reducir nuestras expectativas de éxito, disminuyendo así la decepción. O podemos mantener nuestras expectativas e intentar un esfuerzo más probable, como enviarlo a una publicación local o una plataforma en línea que aliente a los nuevos escritores.

Por otro lado, si realmente esperábamos un resultado favorable y pensábamos que lo teníamos, las leyes de la probabilidad también nos dicen que los eventos poco probables ocurren de vez en cuando. El pavo que ve al granjero todos los días y obtiene comida no espera lo que sucederá el día antes de Acción de Gracias cuando el granjero se acerque sin comida.

Nuestras decepciones no son tan terribles, tal vez una pérdida inesperada de fondos para un nuevo puesto o la reaparición repentina de una antigua pareja romántica de la persona con la que estamos saliendo. Pero en estos casos improbables, siempre debemos mirar hacia atrás y reconocer que puede ocurrir lo inusual e improbable.

Podemos manejar las decepciones y no permitir que empañen la vivacidad de nuestras vidas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies