Seleccionar página

Fuente: Toa Heftiba/Unsplash

Nuestras emociones proporcionan datos valiosos, pero hay algunas formas en que prácticamente todo el mundo malinterpreta sus emociones. Esto puede conducir a un mal manejo de sus emociones o de la situación en la que ocurren. Cuando te das cuenta de esto, puedes adaptarte para estar más tranquilo y ser más eficaz.

Aquí hay cinco errores comunes:

1. Creemos que nuestras emociones se relacionan con la situación actual cuando se relacionan con el pasado. Los humanos somos máquinas de aprendizaje. No reaccionamos a situaciones nuevas como si nunca antes hubiéramos experimentado el mundo. Reaccionamos en base a todas nuestras experiencias de aprendizaje anteriores.

Cuando a menudo experimentamos una reacción emocional instintiva, esa reacción no se trata solo de la circunstancia actual a la que nos enfrentamos. Reaccionamos a las formas en que ahora mismo nos recuerda nuestras experiencias pasadas.

Cuando sentimos grandes emociones, pueden representar nuestro cuerpo tratando de protegernos de eventos que ya concluyeron hace mucho tiempo. Por ejemplo, cuando te sientes enojado o menospreciado, tu cuerpo podría estar tratando de protegerte de una época en la que no fuiste respetado o comprendido en el pasado, incluso si ahora te respetan y comprenden.

A veces sentimos vergüenza en situaciones nuevas debido a los recuerdos de cómo actuamos torpemente en el pasado, incluso si actuamos hábilmente ahora.

2. Asumimos que las emociones de otras personas se relacionan con nosotros y la situación actual. Este es un punto similar. Cuando alguien reacciona emocionalmente, tendemos a suponer que está reaccionando a nuestro comportamiento y a la circunstancia actual. Pero esa persona también está reaccionando a todo lo demás. Por ejemplo, en el contexto laboral, la reacción que obtiene de un compañero humano puede estar influenciada por todo, desde sus experiencias de la infancia hasta la interacción difícil que tuvo con su último cliente y el correo electrónico que su jefe envió ayer sobre las prioridades actuales de su organización al micro. -agresión que sufrieron en el metro esa mañana. Todos esos disparadores se mezclan para determinar la reacción de la otra persona hacia ti.

Este problema surge mucho en el trabajo y también en las relaciones románticas. En las parejas, las personas a menudo reaccionan de maneras que se relacionan con protegerse del dolor pasado, ya sea de la infancia o de relaciones anteriores.

3. Creemos que las emociones son una señal para comenzar a tratar de reducir esas emociones. Nuestra cultura tiende a estar obsesionada con la comodidad. Por ejemplo, si sentimos calor, esperamos poder encender nuestro aire acondicionado para remediarlo. Si el colchón que compramos no está perfecto, lo devolvemos. Esta obsesión por la comodidad también involucra nuestras emociones. Automáticamente vemos las emociones difíciles como una señal para comenzar a tratar de reducir esas emociones.

El problema es este: mucho de lo que hacemos instintivamente para reducir nuestra angustia hace que nuestras emociones difíciles sean más grandes. Incluso cuando podemos sofocar «con éxito» nuestros grandes sentimientos, el costo es que esas emociones, y los tipos de situaciones que las desencadenan, cobran cada vez más importancia en nuestras vidas. Terminamos dedicando mucha energía a evitar ciertas emociones, lo que puede impedir que tengamos energía para dedicarla a nuestros otros valores. (Si eres propenso a la ansiedad y controlar la ansiedad ocupa demasiado de tu vida, consulta estas soluciones).

4. Por lo general, nos fijamos en una sola emoción (y restamos importancia a lo que estamos sintiendo y haciendo). Muchos de nosotros tenemos una emoción dominante (lea más aquí). Por ejemplo, algunas personas rara vez se dan cuenta de que se sienten enojadas, pero constantemente notan que se sienten ansiosas, o al revés.

Trata de usar la palabra «y» más cuando hables o pienses en tus emociones. Por ejemplo, rara vez reconocemos cuando las emociones felices ocurren junto con las negativas. Por ejemplo, estoy embarazada, me siento nerviosa por el trabajo de parto y me siento emocionada por mi bebé.

También puede ser útil notar cuando varias emociones difíciles ocurren juntas, como «Me siento ansioso y me siento enojado». Reconocer múltiples emociones puede ayudarlo a ver una gama más amplia de reacciones entre las que puede elegir. Es posible que sentirse ansioso no lo impulse a hacer frente a la injusticia, pero notar su ira podría hacerlo.

En tercer lugar, puede reconocer sus emociones y comportamiento juntos, por ejemplo, «Me siento ansioso y estoy teniendo un comportamiento competente y hábil».

5. Vemos las emociones como razonables o irrazonables, justificadas o injustificadas. Las personas pueden sufrir cuando perciben que están experimentando una emoción que la situación no justifica. Por ejemplo, si te sientes temeroso o enojado en una situación que no hace que todos se sientan así, podrías pensar: «No debería tener tanto miedo de esto». O, «No debería preocuparme tanto por esto. ¿Qué me pasa?». Cuando esto sucede, puede concluir que no es una persona mentalmente fuerte o hábil, lo que no lo ayuda a elegir con confianza un camino a seguir.

Por lo general, es más saludable aceptar lo que tú o alguien más sienta sin juzgar si está justificado. Esto puede ayudarlo a ser más curioso acerca de su propio mundo emocional y el de los demás y, al mismo tiempo, menos crítico.

******

¿Cuál de estos errores al interpretar las emociones cometes? ¿De qué manera corregir estos errores podría ayudarte a sentirte más tranquilo y más hábil en el manejo de tu vida y tus relaciones? ¿Cómo cambiar el enfoque de tus emociones podría ayudarte a caminar por tus valores? (Más información sobre por qué esta es una respuesta óptima al estrés aquí).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies