Seleccionar página

Está bien documentado que las preocupaciones sobre la salud del comportamiento van en aumento entre los adolescentes. Los CDC publicaron un estudio este año que mostró que más de un tercio de los estudiantes de secundaria reportaron tener problemas de salud mental. No hay duda de que la pandemia afectó drásticamente la salud mental de la nación, independientemente de la edad de las personas. Pero aunque los bloqueos de COVID se han levantado y los adolescentes están viviendo más o menos «normalmente» nuevamente, eso no significa que sus problemas de salud mental también hayan desaparecido repentinamente. Un informe de septiembre del Instituto de Investigación de Beneficios para Empleados mostró un gran aumento en el uso de servicios de salud mental y uso de sustancias y el gasto entre los menores de 18 años en los últimos años, y la Asociación Estadounidense de Pediatría ha declarado la crisis de salud mental entre niños como una emergencia nacional.

Como padres y cuidadores, profesionales, amigos y familiares, nos tomamos muy en serio el tema de la salud mental de los adolescentes. Y aunque todos sabemos que se deben tomar medidas continuas para prevenir y reducir el impacto que varios factores estresantes tienen en nuestros hijos, particularmente durante los tumultuosos años de la adolescencia, es fácil sentirse impotente cuando se trata de conectar con un adolescente sobre cualquier tema, deje solo salud mental. Sin embargo, si podemos comenzar simplemente tratando de comprender el problema y ofreciendo nuestro apoyo de manera proactiva, podemos realmente marcar la diferencia en esta crisis.

Hablando con los adolescentes sobre salud mental

¿Cómo se conecta con un adolescente acerca de la salud mental? De ninguna manera es una tarea fácil para los padres y cuidadores, pero nunca ha sido más crucial. La buena noticia es que obtener ayuda se ha vuelto menos tabú en la cultura actual. Es más aceptable que los adolescentes hablen sobre sus sentimientos y reciban atención de salud mental, por lo que pueden resistirse menos a una conversación inicial contigo de lo que crees. Es posible que tengan amigos en terapia y probablemente hayan visto a algunas de sus celebridades favoritas hablar abiertamente sobre sus problemas de salud mental y cómo han obtenido ayuda.

Después de más de dos décadas trabajando con adolescentes, he adquirido algunos consejos que me gusta compartir con los padres, cuidadores y otros seres queridos para ayudarlos a relacionarse con los adolescentes y guiarlos en una dirección positiva:

Sea abierto y genuino. Ayude a su adolescente a sentirse menos solo siendo abierto y honesto acerca de sus propias luchas e inseguridades de salud mental. Además de crear espacio para un diálogo abierto y honesto sobre la salud mental, modele hábitos saludables para que ellos los emulen. Es posible que los adolescentes no te escuchen todo el tiempo, pero observarán cómo actúas y reaccionas a tus experiencias. Si está luchando con sus propios desafíos y no está haciendo nada al respecto, ¿cómo puede esperar que ellos quieran obtener ayuda? Hable con ellos sobre cómo fue su cita de terapia o el efecto que tuvo su meditación matutina en su día. Modelar hábitos positivos de bienestar mental puede alentar a su hijo a adoptar sus propios buenos hábitos.

Escucha y siéntete cómodo con el silencio. Sentarse en silencio es difícil para la mayoría de nosotros, pero puede ser increíblemente importante cuando intentas conectarte con tu hijo adolescente y entender por lo que está pasando. Es posible que ellos mismos no sepan cómo expresar sus sentimientos y pueden tomar tiempo para abrirse, por lo que cuanto más pueda escuchar, en lugar de hablar por ellos o saltar a suposiciones, mejor.

Reconoce sus sentimientos. Suena simple y, afortunadamente, lo es. No trate de silenciar sus sentimientos, hacer conjeturas u ofrecer excusas. Solo escucha y reconoce que lo que sea que te digan que sienten es real. Es posible que sus sentimientos no siempre te parezcan lógicos o precisos, pero trata de escucharlos realmente y escucharlos. Es posible que estén sucediendo más cosas en sus vidas de las que usted sabe, y simplemente reconocer sus sentimientos es un paso importante en el proceso de conexión.

Encuentre una buena ubicación o actividad. No necesita sentar a su adolescente en el sofá, sacar un bloc de notas y tener una conversación muy seria sobre cómo se siente. Es importante que se sientan relajados, cómodos y que no se sientan amenazados cuando aborde el tema. Llévalos a dar un paseo, sal a tomar un café, incluso llévalos de compras. Asegúrese de que cada vez que decida mencionar el tema, esté en un lugar cómodo para su adolescente o haciendo algo discreto y relajante para él.

Utilice los recursos existentes. Existen recursos valiosos que pueden servirle bien en una conversación con su hijo adolescente, como este de NAMI. Para encontrar un buen terapeuta para su hijo, visite el Directorio de terapias de BlogDePsicología o pregúntele al médico de atención primaria de su hijo si tiene alguna recomendación. Cuantas más personas puedan cuidar a su hijo, escucharlo y tratar de ayudarlo, mejor será su salud mental a largo plazo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies