Seleccionar página

Hace unos años, encontré a mi hija de nueve años sentada en el suelo frente a su armario abierto y llorando. Había estado esperando a que bajara y se pusiera los abrigos y los zapatos para que pudiéramos asistir a su clase de baile semanal durante lo que pareció una eternidad. Frustrado, salí a cazar por la casa; Estaba pensando que otra vez había perdido su leotardo favorito o había encontrado una carrera en sus mallas. Esos habrían sido problemas de crianza fáciles de resolver. Lo que encontré fue mucho peor: entre lágrimas, dijo «Me siento gorda». Mientras que mi instinto materno me decía que me apresurara y respondiera con «¡No, no lo harás!» mi yo profesional se contuvo, sabiendo que eso no era útil ni una respuesta justa.

Desde esa conversación, he trabajado sutil y abiertamente para enseñarles a mis dos hijas a no temer a la gordura, así como a desarrollar más respeto y aprecio por su físico. He usado (y sigo usando) muchas de las mismas herramientas y estrategias que comparto con los padres de mis clientes. Todos los niños pueden beneficiarse del mensaje de que no nos valoramos a nosotros mismos ni a los demás según el tamaño y la forma de nuestro cuerpo o nuestra apariencia.

Los padres, en particular, pueden desempeñar un papel fundamental cuando se trata de ayudar a sus hijos a desarrollar el tipo de autoestima que los acompañará a través de todo tipo de cambios corporales, desde el aumento y la pérdida de peso hasta las lesiones y el envejecimiento.

Si se pregunta por dónde empezar, tome algunas pistas de un estudio que aisló comportamientos específicos de madres de hijas con imágenes corporales positivas. (Si bien el estudio se realizó en parejas de madre e hija, puede aplicar estas estrategias a todos los géneros e identidades de género).

Estrategias de fortalecimiento de la imagen corporal para padres

1. Sea amoroso con su cuerpo y el de los demás

Aunque 48 millones de estadounidenses comienzan una dieta cada año, incluidos muchos de los amigos y familiares de su hijo, es esencial evitar que esos valores y hábitos afecten la vida de su hijo. Una forma de hacer esto es evitar menospreciar su propio cuerpo, hablar sobre el peso o la pérdida de peso y hablar sobre el cuerpo y el peso de otras personas. Los investigadores llaman a esta técnica «filtrado», y usted puede pensar que está filtrando los mensajes de la cultura dietética y una actitud de «cuanto más delgado es mejor» desde su propia casa. Al hacerlo, ayuda a proteger a su hijo de la noción popular de que necesita verse diferente para gustar a sí mismo o agradar a los demás.

2. Ten claro que hacer dieta no es saludable

Enfatizar el hecho de que hacer dieta es peligroso puede ayudar a proteger a su hijo de que nunca la haga en primer lugar. Y evitar que los niños comiencen una dieta es extremadamente importante, ya que hacer dieta aumenta cinco veces el riesgo de que un niño desarrolle un trastorno alimentario. Los padres de niños con una imagen corporal positiva les comunican activamente a sus hijos que no toleran ni aprueban que intenten manipular la apariencia de sus cuerpos restringiendo los alimentos o invirtiendo una cantidad significativa de tiempo en hacer ejercicio para quemar o ganarse la comida. (Y volviendo a la estrategia número uno, tampoco se ponen a dieta).

3. Aceptación de la oferta

No hay duda de que su hijo recibirá un sinfín de mensajes de los medios de comunicación, compañeros y posiblemente incluso familiares, entrenadores o maestros de que su cuerpo necesita estar delgado para ser aceptable o «saludable». Con esto en mente, es importante contrarrestar esa idea para su hijo siempre que sea posible.

Cuanto más a menudo pueda reforzar activamente un mensaje positivo sobre las habilidades del cuerpo de su hijo, mejor podrá internalizarlo y desarrollar la autoestima por sí mismo. Puede hacer esto enfocándose en las cosas positivas que hace el cuerpo de su hijo (es decir, camina, corre, salta, baila, ríe, piensa, siente). También puede normalizar los cambios corporales señalando, por ejemplo, que el aumento de grasa es una parte normal de la pubertad para las niñas. Puede ofrecerle a su hijo afecto físico en forma de abrazos y tomarlo de la mano con la frecuencia que le permitan.

4. Hable sobre imágenes y mensajes populares

Los padres de niños con imágenes corporales positivas dedican tiempo a hablar abiertamente sobre los valores sociales que sienten que están fuera de lugar. Contrarrestan o desafían las imágenes en los medios y enseñan a sus hijos a ser consumidores conscientes de ellas.

Por ejemplo, ayudar a su hijo a comprender que los cuerpos exagerados de sus personajes de dibujos animados favoritos no son realistas, e incluso no son saludables, en la vida real. Para los adolescentes que usan las redes sociales, puede ser útil hablar sobre cómo se manipulan las imágenes y las razones por las que otros podrían hacerlo (con fines de lucro o influencia social). También explicas que el hecho de que vivamos en una cultura que valora la belleza, la delgadez o la musculatura y teme o condena la gordura no significa que sea lo correcto. Puede ser verbal sobre el hecho de que los cuerpos vienen en todas las formas y tamaños (grandes y pequeños, gordos y delgados, altos y bajos, oscuros y claros) y luego reforzar que el cuerpo de su hijo no es un reflejo de sus habilidades, valor o valor. .

5. Reformule los mensajes sobre la alimentación y la actividad

Los padres que evitan transmitir reglas y conocimientos sobre alimentación y ejercicio tienen hijos que se sienten mejor con su cuerpo. Por ejemplo, advertir a los niños que ciertos alimentos no son saludables, causarán un aumento de peso o podrían conducir a una enfermedad, crea miedo en torno a comer. También crea un sentimiento de culpa cuando un niño decide comer alimentos que un ser querido considera poco saludables. Los padres que evitan las pautas estrictas con la comida y el ejercicio equipan mejor a sus hijos para encontrar el equilibrio y una sensación de calma al comer, así como las habilidades para manejar los mensajes ubicuos y dañinos de la cultura de la dieta cuando surgen.

Por ejemplo, la noción de que todos los carbohidratos deben eliminarse de la dieta porque causan de todo, desde inflamación hasta diabetes y aumento de peso, parecerá mucho menos plausible para un niño que no ha sido educado para temer o limitar los alimentos. Para ayudar a su hijo, puede comenzar a reformular las conversaciones que tenga en su propio hogar sobre nutrición, salud y actividad evitando vincular esas cosas con el tamaño o el peso corporal y, en cambio, hablando sobre cómo mejoran el bienestar. Por ejemplo, decir que debemos estar activos porque mejora nuestro estado de ánimo y el sueño en lugar de porque nos ayuda a evitar el aumento de peso ayudará mucho más a que su hijo desarrolle una imagen corporal positiva.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies