Seleccionar página

por Patricia Harteneck, Ph.D.

Fuente: Viktor Gladkov / Shutterstock

Los pensamientos acelerados (patrones de pensamiento rápidos y repetitivos sobre un tema en particular) son una característica común de la ansiedad y otros trastornos de salud mental. Pero pueden ocurrir en cualquier momento en que se encuentre en un estado de ansiedad o estrés, incluso si no tiene otros síntomas.

Los pensamientos acelerados pueden ser repeticiones de eventos pasados ​​que te generaron ansiedad o tristeza. También pueden estar preocupados por cosas que puedan suceder en el futuro. Se trata de una serie de pensamientos que son desproporcionados, tienen un patrón, consumen tiempo y, a menudo, no tienen una conclusión racional.

Pueden verse así:

«Siempre olvido qué hacer. Soy tan estúpido. Si no recuerdo todo, me despedirán. No sé qué haré si esto sucede. Debería haber aceptado este trabajo. me propuso hace seis meses. Si pierdo mi trabajo, no tendré dinero. Tengo que trabajar más horas para mantener este trabajo. Me deprime aún más. Me siento tan miserable. ¿hazlo? «

Cuando pensamientos como este inundan tu mente, agotan tu energía, te impiden vivir en el momento presente y pueden crear un bucle en tu cerebro del que es difícil escapar. También pueden dificultar la concentración y la realización de las tareas diarias y afectar la memoria y el sueño.

Tener pensamientos acelerados a menudo es perturbador y aterrador, ya que crea una sensación de pérdida de control. Pero los pensamientos acelerados no significa que estés fuera de control o que estés loco. Esto significa que está ansioso y su nivel de estrés es más alto de lo habitual.

Aquí hay algunas formas de trabajar para calmar su mente y dejar de quedar atrapado en sus pensamientos:

1. Utilice el distanciamiento cognitivo.

Nuestras mentes generalmente se preocupan por cosas que creen que son ciertas, pero la mayoría de las veces no lo son. Puede equilibrar la tendencia de su mente a predecir el peor resultado ideando escenarios alternativos positivos. Por ejemplo, su cónyuge parece distante y envía muchos correos electrónicos. Decides que debe estar teniendo una aventura. Un escenario alternativo: está trabajando muy duro en un proyecto. Analice lo que es más probable que suceda. La mayoría de las veces, el peor de los casos que se le ocurre a su cerebro no es el más probable.

2. Utilice un mantra.

Un mantra es solo una simple frase o palabra que repites para calmar tu mente. La investigación ha demostrado que la repetición de un mantra reduce la actividad en la parte de su cerebro que es responsable del juicio y el pensamiento propio. Es la parte del cerebro que pasa tanto tiempo cavilando sobre el pasado y preocupándose por el futuro. Puedes usar cualquier palabra, sonido o decir que quieras. Puedes probar algo como «Om», «La vida es hermosa» o «Todo está bien». Repite tu frase una y otra vez, enfocando tus pensamientos solo en tu mantra. Si su mente está divagando, vuelva a su mantra. Puede hacer esto casi en cualquier momento, incluso cuando vaya al supermercado o regrese a casa del trabajo.

3. Concéntrese en el presente.

Volver tu enfoque al presente te ayudará a aceptar y dejar ir lo que no puedes controlar. También te ayudará a darte cuenta de que no puedes cambiar el pasado y que el futuro aún no ha sucedido, por lo que es una pérdida de tiempo seguir pensando en ello. (Esto no significa que no esté consciente de lo que sucedió en el pasado o de lo que está a punto de suceder en el futuro.) Intente respirar profundamente y pregúntese cómo se siente ahora mismo.

4. Escriba las cosas.

Poner sus inquietudes en un papel le permite volver a ellas más tarde. No tiene que rechazarlos por completo y puede sentirse cómodo sabiendo que volverá al problema. Además, el acto de escribir compromete tu mente y reduce el poder de los pensamientos acelerados. Cuando los pensamientos están en tu mente, parecen caóticos. Ponerlos en papel los organiza. Utilice un cuaderno o un documento de computadora designado. Después de que te hayas tomado unos minutos para organizar tus pensamientos en papel o en la pantalla, tu mente debería estar más tranquila. Si lo desea, dése tiempo para pensarlo antes de tomar un descanso y vuelva a hacerlo más tarde.

5. Respire.

Esto cambia la respuesta de lucha o huida de su sistema nervioso simpático a la respuesta relajada del sistema nervioso parasimpático. Intente contar hasta 3 cuando inhale y hasta 5 cuando exhale. Solo preste atención a su respiración cuando intente ralentizarla. Tu mente divagará, pero tráela de vuelta a tu respiración. (Vea más consejos sobre ejercicios de respiración aquí).

Se necesita tiempo para desarrollar nuevos hábitos. Independientemente de las herramientas que utilice, será necesario practicar con regularidad durante un largo período de tiempo para ver los resultados. Desafortunadamente, muchas personas esperan que los efectos sean inmediatos y abandonan la práctica demasiado pronto. En cambio, sea constante y paciente. Y si descubre que tiene problemas para controlar sus pensamientos fuera de control, considere la posibilidad de consultar a un proveedor de atención de salud mental. Los pensamientos ansiosos pueden ser parte de un trastorno de salud mental que los profesionales pueden tratar eficazmente con psicoterapia, medicación o una combinación de ambos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies