Seleccionar página

Mijaíl Nilov/Pexels

Tienes muchas relaciones diferentes, desde las que tienes con tus amigos y familiares hasta tu pareja romántica, tus amigos y colegas de trabajo.

Todos importan.

Las relaciones son responsables de gran parte del estrés o la satisfacción que experimentas. La mayoría de las empresas son inteligentes y reconocen el valor de las relaciones de alto funcionamiento. Dedican sabiamente mucho tiempo (y dinero) a asegurarse de que las relaciones funcionen de manera óptima porque impactan directamente en el éxito de la empresa (es decir, en el resultado final). Las mejores empresas no dejan las cosas al azar y recurren a consultores expertos para optimizar la salud de las relaciones entre compañeros de trabajo.

Su relación romántica puede beneficiarse de la misma experiencia.

Aunque las relaciones comerciales y románticas tienen diferencias obvias, comparten muchos puntos en común. Ambos tipos de relaciones implican la resolución de problemas, pasar mucho tiempo juntos, depender el uno del otro y tener un futuro indefinido. Dada la superposición, ¿aprender más sobre cómo mejorar las relaciones laborales puede ayudar a sus relaciones románticas? En pantalones cortos, sí.

Para ayudar con este tema, contacté a Deb Mashek, Ph.D., autora de Collabor(h)ate: Cómo construir increíbles relaciones de colaboración en el trabajo para compartir su sabiduría. Deb es una asesora empresarial experimentada, profesora, administradora de educación superior, ejecutiva nacional sin fines de lucro y fundadora de Myco Consulting LLC, donde «ayuda a los líderes empresariales a navegar los vientos en contra de las relaciones que afectan los plazos, los resultados y el bienestar».

Su nuevo libro se centra en la colaboración. Como científica de relaciones, naturalmente me preguntaba cómo su experiencia y conocimiento de la colaboración en el lugar de trabajo podrían ser útiles en las relaciones románticas.

Tu relación romántica es una colaboración

Puede parecer extraño pensar en su relación y pareja de esta manera, pero las colaboraciones se basan en trabajar juntos. En tu vida diaria, la persona con la que más trabajas, en la mayor variedad de contextos, es tu pareja sentimental. Colabora en las tareas del hogar, administra un presupuesto, paga las cuentas, planifica las vacaciones, completa los proyectos del hogar, cría a los niños y planifica su futuro. Incluso colaboras sexualmente.

Cuando estás en una relación, ya no eres completamente independiente. Ahora eres interdependiente y debes considerar las opiniones, sentimientos, motivaciones y planes de tu pareja. Hacer eso bien requiere una cuidadosa colaboración.

«El hecho de que no seas consciente de un problema no significa que no tengas un problema». —Deb Mashek, Ph.D.

Hacia mejores colaboraciones

Las colaboraciones son complicadas y propicias para las experiencias negativas porque requieren que confiemos en los demás. El resultado es que cuando se les pide que describan la colaboración en el lugar de trabajo, los participantes de la investigación usan palabras negativas como «aterrador», «arriesgado», «aprensión» y «doloroso». Para ser justos, también usan palabras positivas como «potencial» y «oportunidad». (Mashek, 2023). Claramente, las colaboraciones en el trabajo y en el amor son imperfectas. Es por eso que la gente ve el valor de hacerlo bien.

Cualquiera que haya hecho una gran compra juntos, movido o ensamblado un mueble de IKEA con su socio comprende la importancia de la colaboración y el valor de hacerlo bien. Sin embargo, la mayoría de nosotros nunca hemos sido capacitados para colaborar adecuadamente. Hasta ahora.

Collabor(h)ate está repleto de consejos prácticos, actividades y preguntas orientadoras sobre cómo mejorar la colaboración, pero esta es una de las más importantes: no puede improvisar. Las mejores colaboraciones tienen un propósito y están enfocadas. Como explica Deb, las colaboraciones requieren que «… las personas que trabajan para lograr el objetivo compartido deben coordinar u orquestar ese trabajo de alguna manera».

La buena cooperación es intencional. Las excelentes relaciones en el trabajo y el hogar merecen su atención, conocimientos y habilidades. No es sorprendente que las cosas puedan salir mal. Ser capaz de ver los problemas que se avecinan es la mejor manera de evitarlos.

Las 5 formas principales en que las colaboraciones salen mal

Hay muchas formas en que las colaboraciones pueden inundarse. En Collabor(h)ate, el Dr. Mashek identifica dos docenas de formas en que las colaboraciones pueden fallar. Eso es mucho, lo que enfatiza el desafío de ser un buen colaborador. Aunque las 24 razones que da se aplican a las relaciones románticas, estas son mis cinco principales.

  • Carga de trabajo desigual: sucede en el trabajo todo el tiempo. Las personas que son buenas en su trabajo, capaces de hacer malabarismos con las responsabilidades y de cumplir con los plazos, tienen más que hacer. Acumular responsabilidades sobre ellos es inteligente porque hacen las cosas. Pero no es justo. Lo mismo puede suceder en su relación, donde uno de los socios lleva una carga injusta por hacer que la relación sea exitosa. Eso es difícil de mantener felizmente a lo largo del tiempo, ya sea a largo plazo en el trabajo o en tu relación.
  • Contribuciones inconsistentes: las colaboraciones y las relaciones prosperan gracias a la coherencia y la previsibilidad. Cuando las contribuciones de una persona son erráticas, a veces son enérgicas e innovadoras. Otras veces están malhumorados y aburridos, lo que hace que la colaboración sea estresante. La inconsistencia aparecerá de forma natural con el tiempo a medida que las personas se sientan más cómodas. La necesidad de su «juego A» consistente se siente menos apremiante. Debido a que estás tan familiarizado con tu pareja romántica, es incluso más probable. Tu equipo de trabajo y pareja sentimental merecen un esfuerzo sólido predecible y consistente.
  • «Mi manera o la carretera.» – A todos nos gusta tener algo que decir, pero a veces una persona se vuelve demasiado exigente. En el trabajo, es la persona que se adelanta sin molestarse en ver si hay otros a bordo. En su relación, es la pareja quien toma las decisiones y espera que la otra persona siga la corriente sin consultar cómo se siente la otra persona o qué podría querer. El poder asimétrico socava las relaciones.
  • Desconexión: a veces las personas están físicamente allí, pero no están realmente presentes psicológica o emocionalmente. En el trabajo, es el colega soñando despierto con una reunión. Cuando has estado en un trabajo durante mucho tiempo, es fácil volverse complaciente y, francamente, un poco perezoso. En casa, es la pareja la que hace los movimientos, pone la relación en piloto automático y no hace un esfuerzo sincero. Pero es importante no dar por sentado su colaboración y hacer continuamente el trabajo necesario para nutrir la relación y ayudarla a crecer.
  • Bolas caídas: debe cumplir sus promesas y cumplir su parte del trato. En el trabajo, esto podría ser olvidarse de enviar un informe antes de una fecha límite clave o descuidar algunas de sus responsabilidades. En su relación, no es pagar una factura u olvidarse de recoger un ingrediente clave para la cena en la tienda. Peor aún, puede perder la pelota en su relación romántica al descuidar la relación en sí. Cada socio debe contribuir con su parte justa y esforzarse. Aunque a todos les encantaría una relación libre de mantenimiento, no es realista.
  • Relaciones Lecturas esenciales

    Hay muchas otras maneras de ser un mal colaborador en el trabajo o en el hogar, como: esquivar conversaciones difíciles, tratar de ser demasiado perfecto, esconderse o socavar. En cada caso, es útil aprender cómo pueden fallar las colaboraciones, para que pueda evitar esos problemas y disfrutar de una relación romántica más armoniosa y productiva.

    Conclusión

    Las colaboraciones y relaciones involucran a individuos que trabajan juntos cuidadosamente para lograr una meta común. Esas relaciones son importantes. Las empresas lo saben. Pero hacen algo que muchos de nosotros no hacemos. Toman medidas para optimizar las relaciones laborales buscando información, llamando a expertos y modificando su enfoque. ¿No es hora de que hagas lo mismo por tu relación?

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

    ACEPTAR
    Aviso de cookies