Seleccionar página

Fuente: Kasia Bialasiewicz / Bigstockphoto

Las personas de todas las edades tienen problemas para encontrar palabras, esos molestos «blips cerebrales» que ocurren cuando no puedes encontrar la palabra que realmente quieres decir. Hay pocas cosas más frustrantes que tener que interrumpir una conversación o una reunión cuando te encuentras con un obstáculo. Las dificultades para encontrar palabras le ocurren a la persona promedio varias veces al día y aumentan con la edad. En situaciones raras, pueden ser un síntoma de un trastorno cerebral.

Hable con su profesional de la salud si la dificultad para encontrar palabras es grave y empeora gradualmente con el tiempo, o va acompañada de un empeoramiento de los problemas de memoria. Pero tenga la seguridad de que, para la mayoría de nosotros, la dificultad para encontrar las palabras es una experiencia compartida.

Afortunadamente, existen formas efectivas de controlar este fenómeno con la punta de la lengua:

1. ¡Sigue hablando! Es natural hacer una pausa o dejar de hablar cuando tiene problemas para encontrar una palabra; después de todo, sus pensamientos que fluyen se han detenido bruscamente. Sin embargo, tomarse un descanso por lo general no ayuda a recuperar esa palabra elusiva en el momento. En su lugar, piense en palabras alternativas para describir lo que quiere decir y siga hablando. No se preocupe si no es tan sucinto como le gustaría. Si continúa hablando, se da tiempo para agregar la palabra a la conversación más tarde si se le ocurre. Seguir hablando también le permite mantener la valiosa conexión social de su conversación. Entonces, ¿cómo eliges palabras alternativas sin comprometer el flujo de la conversación?

2. Reemplazar un sinónimo. Digamos que tú y yo estamos hablando de películas clásicas, y quieres decir «Creo que Cary Grant fue el actor más sublime de su tiempo». Sin embargo, cuando se llega a la palabra «sublime» se encuentra con un obstáculo. Es hora de sustituir un sinónimo.

Si conoce la letra o el sonido de la palabra que quiere decir, intente usar un sinónimo que comience con ese sonido; por ejemplo, podría decir «excelente» en lugar de «sublime». Al sustituir un sinónimo por la misma primera letra o sonido, activa vías neuronales en la misma vecindad geográfica del cerebro donde se esconde su palabra objetivo, lo que puede hacer que piense más rápido.

Si no puede pensar en la primera letra o el sonido de la palabra de destino, reemplácela con una palabra de uso más común que aún se entienda, como «asombroso»; «increíble»; o «maravilloso». De cualquier manera, usted dio su punto de vista y, como oyente, probablemente nunca noté su inteligente sustitución de sinónimos.

3. Deje que se filtre. La sensación de tensión interna cuando parece que no puedes entender una palabra a menudo lleva a tu cerebro a buscarla hasta que … ¡Voilá! – Esa palabra elusiva y perfecta a veces te viene a la mente en medio de una reunión, en tu viaje al trabajo o en algún otro momento aleatorio cuando menos lo esperas. El grupo de búsqueda de palabras del cerebro a menudo funciona mejor cuando no lo lideramos. Sin embargo, si el equipo de investigación no puede localizar la palabra después de un tiempo, no dude en darles un mapa mientras busca la palabra.

4. Vuelva a empaquetarlo. Una vez que comprenda esta palabra elusiva, es hora de volver a empaquetarla en su cerebro para que pueda acceder a ella más fácilmente la próxima vez. Este proceso de dos pasos puede ser útil: primero, diferenciarlo intencionalmente de palabras que suenan similares (por ejemplo, imagina cómo la palabra impresa «sublime» es más corta pero similar a «subliminal») y agrega imágenes. Para embellecerla (puedes imagina un submarino junto a una cal – ¡“sublime”!).

Luego, repite la palabra recién envuelta varias veces al día para fortalecer las conexiones en tu cerebro que te ayudarán a recuperarla más tarde. Utilice esta palabra a propósito con más frecuencia durante los próximos días (pruébela hoy y mañana; vea cuántas veces puede insertar la palabra ‘sublime’ en sus conversaciones) y observe que se vuelve más fácil de decir. Recuérdelo cada vez. La próxima vez que tenga problemas para encontrar una palabra, vuelva a empaquetar y repita esa palabra difícil de alcanzar.

¡Diviértete con este proceso y sé creativo, ya que el placer que sientes puede ayudarte a fortalecer tu memoria también!

5. Mejora la salud de tu cerebro. Hacer ejercicio, controlar el estrés, llevar una dieta saludable para el cerebro y mantenerse mentalmente activo ayudan a desarrollar un cerebro más saludable. Y un cerebro más sano a menudo resulta en una búsqueda de palabras más rápida, entre otras habilidades. En particular, dormir bien proporciona una ventaja para la búsqueda de palabras. Para la mayoría de los adultos, se necesitan al menos 7 horas de sueño para optimizar el rendimiento cerebral. Cuando estamos privados de sueño, especialmente de forma crónica, nuestros cerebros comienzan a funcionar como un operador perezoso de una centralita, haciendo conexiones lentas e incorrectas y poniendo nuestros pensamientos y palabras en espera cada vez más. Desarrollar la salud del cerebro es una inversión a largo plazo que vale la pena y nunca es demasiado tarde para empezar. ¡Estén atentos para más detalles en futuras publicaciones!

Estos consejos han funcionado para muchos de mis clientes a lo largo de los años, ¡y también funcionan para mí! ¡Comente a continuación para compartir su experiencia con estas o cualquier otra estrategia de búsqueda de palabras que haya encontrado útil!

Derechos de autor 2016 Michelle Braun

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies