Seleccionar página

Ronnie Overgoor / Unsplash

Un nuevo estudio publicado en el Journal of Personality and Social Psychology revela que existe una fuerte asociación entre los tipos de objetivos que nos fijamos y lo satisfechos y felices que estamos en nuestras vidas.

Esta investigación se centró en cómo el bienestar se relaciona con dos tipos de objetivos: los que son intrínsecos y los que son extrínsecos.

Objetivos intrínsecos versus extrínsecos

«Los objetivos intrínsecos se sienten bien en el momento y a largo plazo», explica la autora principal, la Dra. Emma Bradshaw, investigadora de motivación y bienestar de la Universidad Católica de Australia, Sydney. «Se siente bien hacer un nuevo amigo, y se siente bien construir y mantener esa amistad con el tiempo».

Las aspiraciones extrínsecas, por otro lado, son más materialistas. Si bien pueden sentirse bien en el momento, es menos probable que respalden sentimientos de bienestar a largo plazo.

Para llegar a esta conclusión, Bradshaw y su equipo realizaron un metanálisis de 90 estudios previos que incluyeron a más de 70 000 participantes. Cada uno de los estudios exploró el vínculo entre las metas y el bienestar de alguna manera.

Se descubrió que las metas intrínsecas, que se enfocan en el crecimiento personal y las conexiones con los demás, están fuertemente y confiablemente vinculadas a los sentimientos de bienestar. Por el contrario, se encontró que la priorización de objetivos extrínsecos, como ganar dinero o ser popular, tiene un efecto negativo sobre el bienestar. Estos efectos negativos fueron consistentes en diferentes grupos y contextos.

Según Bradshaw, los hallazgos del estudio respaldan la idea de que las metas intrínsecas son importantes para el bienestar porque contribuyen a desarrollar un sentido de propiedad sobre la propia vida. Los objetivos intrínsecos nos ayudan a conectarnos con los demás y sentirnos más capaces y seguros de lograr nuestros objetivos.

Sin embargo, el mejor camino para impulsar nuestro bienestar puede residir en lograr un equilibrio entre objetivos intrínsecos y extrínsecos.

«Cuando las metas intrínsecas son el enfoque principal y las metas extrínsecas están en un segundo plano, uno tiene fuentes de bienestar y satisfacción de necesidades a corto y largo plazo», explica Bradshaw.

Consejos para establecer metas

Si siente que invierte demasiado tiempo y energía en lograr objetivos extrínsecos, Bradshaw ofrece cinco sugerencias:

  • Antes de establecer una meta, pregúntese si se alinea con sus valores personales.
  • Revisa tus metas en base a tus valores.
  • Comprende que los logros materiales rara vez encabezan la lista de cosas por las que estás más agradecido.
  • Extienda sus intereses para tener un enfoque más realista del proceso de establecimiento de metas.
  • Pida una opinión externa sobre sus objetivos a un amigo, mentor o consejero de confianza.
  • Hay un creciente cuerpo de evidencia que sugiere que las metas intrínsecas son cruciales para el bienestar, mientras que la priorización de las metas extrínsecas puede afectar negativamente el bienestar. Al centrarse en el crecimiento personal y las conexiones con los demás, las personas pueden llevar vidas más felices, satisfactorias y significativas.

    Bradshaw y su equipo esperan que los hallazgos de su estudio animen a las personas a considerar los tipos de objetivos que priorizan en sus vidas y pongan más énfasis en los objetivos intrínsecos.

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

    ACEPTAR
    Aviso de cookies