Seleccionar página

Imágenes de Monkey Business / Shutterstock

Fuente: Imágenes de Monkey Business / Shutterstock

Entonces, ¿dónde se encuentran las parejas atrapadas en sus relaciones? Durante mis largos años de terapia de pareja, he descubierto que hay cinco áreas clave en las que las parejas luchan. Si puede dominarlos, tendrá una base sólida para una relación exitosa.

Vea cómo le va en cada una de estas áreas.

1. Hablar.

Esto da lugar a varios problemas. Habla en lugar de morderte la lengua y caminar sobre cáscaras de huevo. Habla para hacerle saber a tu pareja lo que te molesta, lo que necesitas. Habla para difundir tus emociones, hazle saber a tu pareja sobre tu estado emocional: irritable, deprimido, ansioso, etc. – tanto para que tu pareja no te malinterprete como para que sepa cómo ayudarte. Hablar para que la otra persona sepa qué es lo que te excita: esta es la base de la intimidad.

Donde caen las parejas es cuando no hacen nada o solo algunas de las cosas anteriores. Se muerden la lengua, se abstienen de decirle a su pareja lo que necesitan, evitan que otros sepan sobre su estado emocional y en su lugar difunden sus emociones por la habitación, o se reprimen y simplemente no lo sueltan. mundo.

Obviamente, la clave para expresarse es sentirse seguro; la inseguridad puede provenir de sus relaciones pasadas o de su presente. Si eso es el pasado, el desafío es combatir su ansiedad a pesar de su cableado anterior (los pasos de bebé son geniales) para reemplazar el pasado con experiencias más saludables. Si su ansiedad tiene sus raíces en la relación actual, debe poner eso sobre la mesa. Si no puede decirlo, escríbalo. Si no puede escribirlo, vaya a terapia de pareja para tener un lugar seguro para relajarse. Y si hagas lo que hagas, nada cambia, la seguridad nunca llega, tal vez sea el momento de salir.

2. Sea compasivo y positivo.

Tu hablas. Se trata del otro chico. Aquí no eres un felpudo, no te dejas engañar emocionalmente, sino que eres capaz de empatizar, ponerte en el lugar del otro y no tomarlo todo por ti mismo. Esto es lo que cambia el clima, haciéndole a los demás. Y cuando empiezas a buscar lo positivo y a hablar de ello, la calidad de la relación puede aumentar aún más.

Donde las parejas se atascan es que no solo pasan por alto lo positivo, cada uno se mete en una mentalidad de guerra de trincheras o de búnker, donde hay muy poco que hacer, donde todos son para uno mismo, donde el otro es el enemigo, y él es quien tiene que dar el primer paso si algo necesita cambiar para mejor. La relación se convierte en una competencia de parpadeo perpetua, con rencores y resentimientos, y nadie se mueve.

3. Controle sus emociones.

No se trata de ser inexpresivo, de no dar una palmada a una positividad superficial para evitar conflictos, ciertamente de no caminar sobre cáscaras de huevo y morderse la lengua. Se trata de hablar de las emociones, de expresarlas, pero también de poder controlarlas cuando la temperatura en la habitación se pone demasiado alta, cuando estás a punto de decir cosas que pueden causar daño emocional. Esta no es solo una buena habilidad para relacionarse, sino una habilidad fundamental de la vida.

Donde las parejas caen sobre él, las conversaciones se descarrilan en nanosegundos y se convierten en una lucha a muerte, donde hay daño emocional e incluso físico, donde el clima es de caos o intimidación. No es bueno para ustedes como pareja, ciertamente no es bueno si hay niños alrededor.

4. Conozca su balance final.

Esto tiene dos significados: uno es conocer su resultado final en términos de lo que es importante para usted, su máxima prioridad, lo que es lo suficientemente importante para luchar en la vida cotidiana. Sin esta claridad, o todo se convierte en una prioridad, lo que conduce al acoso y la microgestión, o nada lo es, lo que conduce a la pasividad deprimida.

La otra importancia de los resultados es en términos generales: ¿qué comportamientos no tolerará en absoluto, cuáles son sus criterios para decidir que es hora de irse? Esto se vuelve especialmente importante para las relaciones que están en problemas. Sin un resultado final claro, existe el peligro de quedar atrapado en una relación abusiva; Estás tan enamorado de adaptarte y acomodarte casi inconscientemente que creces para aceptar una relación que no te da mucho, que se rompe lenta pero inevitablemente.

Y aquí es donde caen las parejas y los individuos. Cuando no hay prioridades, las batallas son constantes. Cuando no hay un resultado final, se pierden años en relaciones que milagrosamente esperan mejorar, pero nunca lo hacen.

5. Resuelve los problemas.

Debería estar en la parte superior de la lista, pero ya no me sorprende la cantidad de parejas que nunca lo han incluido en la lista. ¿Por qué? Porque tienen una gran discusión y se reconcilian, pero evitan volver a abordar el problema, porque tienen miedo de tener otra discusión. O no discuten pero ni siquiera hablan de nada negativo porque temen cualquier confrontación. De cualquier manera, los problemas se esconden bajo la alfombra, masas emocionales que son constantemente eludidas.

Los resultados son que, con el tiempo, el número de sujetos seguros y cuestionables disminuye cada vez más: el clima, los niños. La intimidad se pierde y la relación es superficial y aburrida en el mejor de los casos. En sus 40, con tan poco para mantenerlos atados, uno o ambos están listos para salir.

Los problemas nunca desaparecerán, son inevitablemente parte de la vida. Pero el único antídoto para los problemas es ponerlos a descansar activamente mediante conversaciones saludables y compromisos. Si no puede hacerlo por alguna razón, ahora es el momento de buscar ayuda para que pueda hacerlo.

Eso es todo, los cinco grandes. Entonces, ¿cómo lo hiciste? Si tiene dudas sobre uno o más de ellos, tal vez sea el momento de pensar y planificar sellar esas grietas en la base de la relación antes de que empeoren.

No sigas haciendo lo que no funciona; no se limite a aceptar lo que obtiene.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies