Seleccionar página

Tratar con personas tóxicas en tu vida es muy diferente dependiendo de tu relación con la persona. Por ejemplo, si tienes un amigo tóxico o estás saliendo con una persona tóxica, es posible restringir, limitar o detener tus interacciones con esa persona para evitar el impacto negativo que tiene en tu vida.

Sin embargo, cuando las personas tóxicas son sus padres o los padres de su cónyuge o pareja, las opciones para simplemente eliminar la relación a menudo no son realistas o posibles. En este tipo de situaciones, y especialmente con padres tóxicos, encontrar formas efectivas de manejar la relación es fundamental para mantener su salud emocional.

Algunos de los signos comunes de un padre o padres tóxicos incluyen:

  • Muy negativamente reactivo. Los padres tóxicos están emocionalmente fuera de control. Tienden a dramatizar incluso los problemas menores y ven cualquier posible afrenta como una razón para volverse hostiles, enojados, verbalmente abusivos o destructivos.
  • Falta de empatía. La persona o el padre tóxico no pueden simpatizar con los demás. En cambio, todo gira en torno a ellos y sus necesidades, y no ven cómo los demás pueden ver cualquier cosa que hagan como perjudicial, perjudicial o perjudicial.
  • Extremadamente controlador. Cuanto más tóxico es el individuo, más quiere controlar todo y a todos en su vecindario. Esto significa ser padres en exceso y hacer exigencias irracionales incluso a los hijos adultos.
  • Muy crítica. El padre tóxico no puede o no verá los logros de sus hijos, sin importar qué tan adulto sea o se convierta el niño. Constantemente menosprecian a las personas que los rodean mientras se hacen pasar por excepcionales, dotados o talentosos.
  • Culpa a todos. La falta de armonía, los desacuerdos, la hostilidad y la ruptura familiar causada por el padre tóxico siempre es culpa de otra persona. Estos padres no pueden asumir la responsabilidad de ningún problema, pero culpan al resto de la familia y distorsionan o manipulan la forma en que ven estos eventos.

Cómo lidiar con padres tóxicos

El primer y más importante factor que deben considerar los hijos adultos de padres tóxicos es que solo pueden controlar sus comportamientos, no tienen la capacidad de cambiar o controlar los comportamientos que sus padres eligen usar.

Reconocer y aceptar que el padre es tóxico y no quiere cambiar le da la libertad de considerar sus propias necesidades. Tiene la capacidad de definir la relación para satisfacer sus necesidades emocionales y evitar someterse negativamente, la hostilidad y la toxicidad en un intento de «resolver» el problema.

  • Límites. Establecer límites o límites y definir claramente lo que aceptará y lo que no aceptará es crucial. Sea claro al definir estos límites y limite el contacto con sus padres para que el tiempo que pasen juntos sea positivo y saludable.
  • Verifique la ubicación. Definir la ubicación de sus interacciones con el padre tóxico también es una forma de limitar el comportamiento problemático. Reunirse en un espacio público le permite irse si no respetan sus límites, y también crea un lugar neutral donde es menos probable que vuelva a caer en comportamientos antiguos, un problema común si se reúnen en la familia. casa.
  • Autocuidado. Ser amable con usted mismo. No es necesario que pases todas las vacaciones o eventos especiales con tus padres. En cambio, pasa tiempo con personas positivas que te hagan sentir bien contigo mismo y que te animen a seguir siendo la persona maravillosa que eres.

Hablar con un terapeuta o consejero también puede ayudar a comprender el impacto que los padres tóxicos han tenido en su vida y desarrollar estrategias de manejo efectivas para el futuro de la relación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies