Seleccionar página

Andrea Piacquadio/Pexels + Pixabay/Pexels

Cuando se trata de bienestar, dormir mejor se encuentra entre las intervenciones más rentables, agradables y útiles para mejorar la salud de nuestro cerebro y nuestro cuerpo. Se cree que dormir mal es un factor de riesgo para el desarrollo de demencia, trastornos del estado de ánimo y mucho más. Pero a pesar de pasar un tercio de nuestra vida dormidos, tendemos a ignorar el tremendo valor de esta actividad. Aquí hay cuatro poderosas razones por las que vale la pena hacer del sueño una prioridad de salud, a partir de esta noche.

1. Dormir lo suficiente está relacionado con un mejor estado de ánimo

Uno de los hallazgos más impresionantes en la investigación del sueño es la conexión entre la calidad del sueño y el riesgo de enfermedades mentales. Por ejemplo, en un metanálisis de investigaciones sobre adolescentes de 2020, menos sueño se relacionó con un mayor riesgo de ira, depresión, afecto negativo y ansiedad. En adultos, un estudio histórico de 1989 fue uno de los primeros en señalar que tanto los que dormían poco como los que dormían mucho tenían tasas más altas de trastornos psiquiátricos y que las personas con insomnio tenían un alto riesgo de desarrollar depresión. Es importante destacar que se cree que el sueño y el estado de ánimo tienen influencias bidireccionales, lo que significa que los problemas de estado de ánimo también pueden influir en la calidad del sueño.

2. Dormir bien favorece una mejor memoria

Una serie de experimentos en las últimas décadas han revelado que el sueño juega un papel clave en la creación de nuevos recuerdos. Específicamente, perder el sueño puede dificultarnos convertir nuevos aprendizajes en memoria. Tanto saltarse el sueño antes como después de aprender algo nuevo se han relacionado con problemas para convertir esos aprendizajes en memoria.

3. La calidad del sueño puede promover una mejor salud inmunológica

A través de una variedad de experimentos, los investigadores han demostrado que los cambios en el sueño predicen alteraciones significativas en nuestras células inmunitarias y resultados relacionados con la inmunidad. Por ejemplo, dormir bien (frente a la privación del sueño) está relacionado con un menor riesgo de contraer ciertas infecciones, así como con un menor riesgo de experimentar peores resultados relacionados con infecciones. En algunos estudios, los problemas del sueño están relacionados con niveles más altos de inflamación, especialmente en personas con el trastorno del sueño apnea obstructiva del sueño (AOS). Dado que la inflamación no saludable está relacionada con una amplia variedad de problemas para nuestro cerebro y nuestro cuerpo, estos son datos importantes.

4. Dormir mejor puede significar una mejor salud metabólica

Trabajos científicos recientes indican que la mayoría de nosotros experimentamos una salud metabólica inferior a la óptima. Esta señal merece nuestra atención, porque la mala salud metabólica está relacionada con un mayor riesgo de una variedad de resultados negativos para la salud, que incluyen enfermedades cardíacas, muerte prematura y enfermedades cerebrales como el Alzheimer y la demencia.

La falta de sueño puede afectar la salud metabólica de varias maneras. Por ejemplo, podría aumentar las posibilidades de que comamos más alimentos y alimentos poco saludables, posiblemente a través de los efectos sobre las hormonas que influyen en nuestras preferencias alimentarias (como la grelina y la leptina). Los problemas de sueño también pueden dificultar que nuestros cuerpos eliminen la glucosa de nuestro torrente sanguíneo.

Cómo ayudar a mejorar su sueño esta noche

Hay una serie de razones por las que las personas de hoy en día experimentan un sueño deficiente o insuficiente, y las mejores intervenciones para dormir mejor siempre serán específicas para las circunstancias de vida únicas de una persona. Dicho esto, la mayoría de las personas pueden beneficiarse de seguir un horario regular de sueño y vigilia, reducir la luz artificial antes de acostarse (y obtener luz natural a primera hora de la mañana), reducir el consumo de cafeína por la tarde y dormir con una temperatura ambiente más fresca. Para aquellos que aún luchan o tienen problemas significativos para dormir, la evaluación por parte de un profesional de la salud calificado es una consideración que vale la pena.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies