Seleccionar página

Fuente: Matus Laslofi / Flickr / CC by 2.0

Vivir es llorar. La muerte, un desencadenante común del duelo, nos afecta a todos en algún momento de nuestras vidas. La forma en que lloramos está determinada por una serie de factores, como nuestra relación con el difunto, nuestras creencias religiosas y nuestras experiencias previas con la muerte. Nuestro estilo de duelo, ya sea intuitivo (emocional) o instrumental (cognitivo), también es un factor contribuyente. Como sabemos, no hay una sola forma de llorar a un ser querido. El dolor y el sufrimiento que atravesamos pueden ser abrumadores en ocasiones. Experimentar la pérdida y recuperarse del dolor son algunas de las cosas más difíciles que podemos hacer en la vida. Para la mayoría de las personas, el dolor puede seguir su curso de una manera sencilla; sin embargo, algunos de nosotros necesitaremos apoyo adicional. Hay varios tipos de duelo que pueden requerir la intervención profesional, como duelo complicado, duelo traumático o duelo prolongado. Estos tipos de duelo están asociados con muertes que son eventos repentinos, violentos o traumáticos en los que ocurren múltiples muertes. La terapia puede ser útil para hacernos avanzar a través de todo tipo de duelo.

Es posible que necesite ver a un terapeuta si tiene …

  • Pensamientos suicidas
  • Depresión implacable
  • llanto incontrolable
  • Pérdida de apetito
  • Problemas para dormir
  • Ataques de pánico
  • Sentimientos de que tu vida no tiene sentido
  • Dificultad para realizar las tareas diarias.
  • Mayor irritabilidad e ira.
  • Sentimientos de desesperanza e impotencia.
  • Deseo intensificado por su ser querido
  • Fue a lugares familiares con la esperanza de ver a su ser querido.
  • Personas o lugares evitados que te recuerdan a los desaparecidos
  • Comportamientos adictivos, beber más o jugar
  • Falta de cuidado personal
  • Dificultad para creer que su ser querido está muerto.
  • Pérdida de identidad
  • Se preocupa por ti mismo
  • Otras personas que expresan preocupación por ti.
  • Me he retirado de las interacciones sociales
  • Varias pérdidas en poco tiempo
  • Sentimientos de inutilidad
  • Duelo persistente
  • Pesadillas frecuentes
  • Pensamientos intrusivos
  • Falta de un sistema de apoyo
  • Un constante revivir de la muerte
  • Enfermedades inexplicables como dolor de cabeza o de estómago.
  • Escuché voces que te asustan
  • Me sentí triste y desmotivado
  • Muchos de estos signos pueden ser normales en las primeras etapas del duelo, pero con el tiempo se vuelven más problemáticos. Puede volverse más discapacitado, tener dificultades para funcionar y estar consumido por el dolor. Nuestro sistema de apoyo puede cansarnos de hablar de nuestra pérdida y comenzamos a sentirnos más aislados. El apoyo social es un factor importante para afrontar la pérdida. Cuando estamos solos, un terapeuta puede brindar este apoyo. Es posible que también desee hablar sobre cosas que no le gustaría que los demás supieran o que temiera ser juzgado. Un terapeuta es la respuesta. Si bien las actividades personales pueden ser beneficiosas, como llevar un diario o leer, también es importante tener a alguien que cuente nuestra historia y valide nuestros sentimientos. Cuanto más apoyo y comprensión podamos obtener, más fácil será sobrellevar la situación.

    Si cree que ha experimentado muchos de los signos anteriores, es posible que desee ver a un terapeuta. Hay ayuda en todas partes para aquellos que están en duelo. Además de ver a consejeros individuales, hay grupos de duelo, organizaciones religiosas, servicios familiares o hospicios que ofrecen estos servicios. Leer blogs sobre duelo, investigar en Internet o leer algunos de los muchos libros disponibles sobre duelo puede guiarlo y ayudarlo. Recuerde, hay ayuda y no tiene que llorar solo.

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

    ACEPTAR
    Aviso de cookies