Seleccionar página

Por Nicole Cain, ND, MA

La carga de la enfermedad de Alzheimer

Fuente: Pill Burrows/Dreamstime

Se estima que la enfermedad de Alzheimer (EA), una afección neurodegenerativa caracterizada por deterioro cognitivo y conductual, es la causa de hasta el 80 % de los casos de demencia.1 Las proyecciones indican que más de 140 millones de personas en todo el mundo sufrirán la condición para 2050.2 Solo en los Estados Unidos, las muertes reportadas por la enfermedad de Alzheimer aumentaron casi un 150 % entre 2000 y 2018, para un total anual de más de 120 000.3

Aunque la investigación está en curso, la causa y los factores que contribuyen al desarrollo y la progresión de la EA aún no están claros. Una de las hipótesis más comunes cita la acumulación excesiva de placas de beta amiloide (Aβ) en el cerebro.4 Las placas causan daño a las células cerebrales (neuronas) y, en última instancia, la muerte. El pensamiento actual se centra en la eliminación inadecuada de Aβ, en lugar de la sobreproducción, como factor causal.5 Trabajos adicionales indican que el daño neuronal y los cambios cognitivos relacionados pueden detectarse antes de la acumulación excesiva de beta amiloide.6

Otra hipótesis postula que la enfermedad está estrechamente relacionada con anomalías en la estructura y función de la proteína tau del cerebro, una sustancia que ayuda a estabilizar el esqueleto interno de los microtúbulos que transportan nutrientes en las células nerviosas (neuronas) del cerebro.7,8 ,9 Cuando ocurren cambios químicos anormales, las proteínas tau se desprenden de los microtúbulos y se unen formando ovillos neurofibrilares.10

La investigación también sugiere que el eje intestino-cerebro desempeña un papel en el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas, incluido el Alzheimer.

El papel del microbioma intestinal en la EA

Los modelos animales y humanos han revelado que el microbioma intestinal desempeña un papel esencial en la actividad neurológica saludable. Por ejemplo, el intestino regula el metabolismo de los ácidos grasos de cadena corta (SCFA), el factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF) y la producción de otras moléculas neuroactivas y neurotransmisores.6

Los microbios en el intestino también influyen en el cerebro a través de la interacción del sistema neurológico, hormonal, metabólico e inmunológico. De hecho, una revisión de 2022 describe una «firma» microbiana distinta que puede diferenciar de manera confiable a los pacientes con enfermedad de Alzheimer Aβ de alto nivel de los controles normales. Los estudios preclínicos incluso han demostrado que los cambios en el microbioma pueden ofrecer un valor predictivo en la progresión de la enfermedad en pacientes con EA de alto riesgo antes de la acumulación de Aβ.6

A menudo, la disfunción fundamental en el eje intestino-cerebro está relacionada con la permeabilidad intestinal, comúnmente conocida como «intestino permeable». La condición ocurre, en parte, como resultado de la inflamación en el sistema gastrointestinal relacionada con un microbioma intestinal disbiótico. El daño a las células intestinales aumenta la probabilidad de que microbios y toxinas indeseables (por ejemplo, lipopolisacáridos o LPS) escapen de la luz intestinal y desencadenen una respuesta inflamatoria en todo el cuerpo.

La inflamación sistémica puede conducir a la erosión de la barrera hematoencefálica (BBB, por sus siglas en inglés) que normalmente protege al cerebro de las toxinas circulantes y otras sustancias indeseables, lo que da como resultado que los patógenos y las toxinas se «filtren» en el cerebro. Además, la investigación revela que el LPS en el cerebro contribuye al desarrollo de placas, al igual que los amiloides producidos por las bacterias intestinales, cuando la BBB está comprometida.6

Afortunadamente, existen intervenciones muy sencillas en el estilo de vida que pueden ayudar a prevenir la aparición y el avance de la enfermedad de Alzheimer y enfermedades similares.

3 simples trucos de estilo de vida para proteger el cerebro

1. Alimenta a los bichos buenos en el intestino

Una dieta saludable para el intestino de alimentos integrales con alto contenido de fibra ha demostrado ser un enfoque eficaz para apoyar el equilibrio del microbioma y la salud del cerebro; fomenta la producción de sustancias que apoyan la cognición.11 La dieta estadounidense estándar, rica en carnes rojas y alimentos altamente procesados, por lo general carece de tales capacidades. Comer muchos platos coloridos a base de plantas alimenta los buenos insectos del microbioma y proporciona los micronutrientes necesarios. Incluir un prebiótico de calidad para un apoyo adicional al microbioma es un gran enfoque. Si se sospecha disbiosis, se ha demostrado clínicamente que un régimen de suplementos nutricionales de calidad que incluye ácidos grasos omega-3, glutatión, zinc y colágeno ayuda a sellar y sanar el intestino.12

2. Equilibrar la población del microbioma intestinal

Muchos estudios han evaluado los beneficios de la suplementación con probióticos de calidad para apoyar la diversidad del microbioma intestinal y el eje intestino-cerebro. Un ensayo clínico de 2019 analizó la inflamación y la función cognitiva en dos grupos de pacientes con EA: el primer grupo recibió cepas probióticas de L. acidophilus, B. bifidum y B. longum junto con selenio durante un período de tres meses, con el grupo placebo sirviendo como control. Los que tomaron los probióticos y el selenio demostraron una reducción de la inflamación y un aumento de la función cognitiva.13 Otros estudios recientes14,15 agregan evidencia de que la suplementación con probióticos y prebióticos de calidad puede ofrecer una estrategia eficaz para apoyar el eje intestino-cerebro y prevenir los cambios patológicos asociados con enfermedades neurodegenerativas como ANUNCIO.

Skypixel/Dreamstime

Microbios intestinales de apoyo cerebral

Fuente: Skypixel/Dreamstime

«Los últimos resultados de la investigación… muestran claramente que la administración oral de bacterias probióticas como las bifidobacterias y las bacterias del ácido láctico en la enfermedad de Alzheimer reduce los déficits cognitivos al reducir la inflamación o la cantidad de Aβ acumulada en las estructuras cerebrales». Wiatrek, et al. 20229

Sin embargo, la selección de una formulación probiótica confiablemente efectiva puede ser un desafío. Los probióticos multicepa ofrecen el beneficio de las sinergias entre cepas y los efectos beneficiosos aditivos,16 que pueden brindar un apoyo integral. Pero no todas las cepas probióticas funcionan bien juntas. El mejor enfoque para seleccionar un producto optimizado para la salud del cerebro es garantizar que la formulación final esté respaldada por pruebas clínicas independientes de eficacia en humanos. Las compañías de probióticos con este nivel de evidencia de desempeño hacen que la investigación esté fácilmente disponible para su revisión.17

3. Mantente activo

Los innumerables beneficios del ejercicio físico regular son indiscutibles, incluida su influencia saludable tanto en la mente como en el microbioma. El movimiento regular y el ejercicio, como correr en una caminadora o caminar todos los días, pueden producir resultados positivos para las personas mayores, incluidas aquellas que padecen los síntomas cognitivos de la EA.20,21 Hacer de la actividad un estilo de vida vale la pena en fuerza física, energía y claridad cognitiva a largo plazo. .

Pensamientos finales

Aunque muchas enfermedades neurodegenerativas, incluida y especialmente la enfermedad de Alzheimer, están en aumento,3 pequeños cambios hacia una mejor salud del microbioma intestinal pueden desempeñar un papel preventivo importante.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies