Seleccionar página

Los riesgos de las conversaciones de «autocompletar»

¿Por qué los niños dicen con tanta frecuencia que no los escuchan ni los entienden, incluso después de que hacemos todo lo posible por escuchar y responder? ¿Existe una forma más efectiva de escucharlos realmente y ayudarlos a que realmente nos escuchen?

Recientemente, como madre de dos hijos y profesora de educación, estaba escribiendo un correo electrónico utilizando un nuevo sistema de correo electrónico. El sistema tenía una configuración de «autocompletar», o software de predicción, por lo que cada vez que comenzaba una oración, el sistema la terminaba. A veces, la predicción era correcta, especialmente si estaba escribiendo algo típico, como «Que tengas un buen día». Pero muchas otras veces, el software de correo electrónico creó una oración que realmente no tenía la intención de escribir.

Pronto, mientras seguía escribiendo, noté un patrón interesante. A veces, me tomaba el tiempo para cambiar el texto de autocompletar a lo que había previsto originalmente, especialmente si mi significado era muy diferente de lo que se completó. Pero otras veces, especialmente si tenía prisa, me encogía de hombros y dejaba la oración como estaba.

¿Qué importaban realmente esos cambios? Tal vez no mucho. Pero tal vez algunos de ellos cambiaron el significado de lo que planeaba escribir. O tal vez la nueva versión simplemente no se parecía tanto a «yo». Con tanto en qué pensar, simplemente terminé mis correos electrónicos y seguí adelante.

Piense en las conversaciones cotidianas

Observe sus respuestas desde las edades más tempranas para ayudar a los niños a sentirse escuchados

Fuente: Pexels, Kampus Productions

Si esto fuera solo sobre correos electrónicos, no parece tan importante. Pero piensa en este hábito y estos patrones, aplicados a las conversaciones en nuestra vida cotidiana. ¿Cuántas veces, con la mejor de las intenciones, asumimos que sabemos lo que quiere decir la otra persona? ¿O con qué frecuencia nos cortamos a nosotros mismos o a nuestras opiniones en aras del tiempo, en lugar de tomarnos el tiempo para explicar?

¿Cómo sería la vida si estuviéramos en «autocompletar» en nuestras conversaciones con las personas en nuestras vidas, especialmente los niños que criamos, enseñamos o cuidamos?

Muy a menudo, nosotros y los niños en nuestras vidas llegamos a conversaciones con dos agendas separadas. Dada la presión académica para ayudar a los niños a tener éxito desde el principio, y el impulso de ser padres “intensivamente”, es posible que tengamos preguntas sobre la tarea, las calificaciones o, en general, cuál es la respuesta “correcta”. Sin embargo, con un enfoque en actividades estructuradas, podemos encontrarnos con todas las cuestiones logísticas involucradas en la enseñanza o la crianza de los hijos. Todo esto no significa que no estemos escuchando a los niños en nuestras vidas. Pero definitivamente puede hacer que sea más difícil escuchar bien.

Esto es especialmente cierto cuando estamos agotados por el cuidado, o simplemente estamos apurados, estresados ​​o agotados.

Busque significados más profundos

Tomemos el ejemplo de un niño que dice: “No quiero ir al fútbol”.

Cuando ya estamos apurados o molestos, es más fácil ignorar su comentario y decir: «Bueno, tienes que hacerlo», y tomarlos de la mano. Es más difícil tomarse ese momento extra para ver cuál es el problema. No se trata solo de preguntar «Por qué». Se trata tanto de no asumir cuál es su respuesta.

Tal vez el niño esté cansado hoy. Tal vez están siendo intimidados en el fútbol. Tal vez no les guste la ropa que tienen ese día. Su problema puede ser relativamente menor y reparable, o relativamente grande. Pero en cualquier caso, es fundamental saber si queremos poder ayudar de manera efectiva.

Para ser claros, no estoy sugiriendo que no ayudemos a los niños con sus tareas, o que no tratemos de llevarlos a la escuela, oa tiempo para sus partidos de fútbol. Pero estoy sugiriendo que nos demos cuenta cuando asumimos lo que el otro piensa, siente o quiere, y cuánta frustración o malestar puede resultar.

Los niños se dan cuenta cuando no se escuchan sus pensamientos e ideas. Pueden retroceder o actuar en respuesta. Por supuesto, no es posible escucharlos todo el tiempo. Pero hay maneras de prestar atención de manera diferente.

Pexels, Kindel Medios

Escuchar los sentimientos detrás de las palabras ayuda a comprender las emociones de los niños.

Fuente: Pexels, Kindel Media

¿Cómo podemos usar esta idea de autocompletar para ayudar a que todos se sientan vistos y escuchados?

Verifique su estilo de escucha

Prueba esta idea:

Averigüe su estilo de escucha y luego vea si puede coincidir con lo que necesita un niño.

La investigación realizada por médicos en cuidados críticos de la salud encuentra cuatro tipos diferentes de estilos de escucha: 1) analítico, que intenta resolver problemas desde un punto de partida neutral; 2) relacionales, que tratan de construir relaciones a través de la escucha; 3) crítico, que juzga cuán confiables son el hablante y la información; y 4) centrados en la tarea, que tratan de avanzar hacia una solución eficiente.[1]

Por ejemplo, un oyente “centrado en la tarea” podría escuchar el comentario de un niño sobre el fútbol y tratar de encontrar una solución al problema. Un oyente relacional podría preguntar sobre el sentimiento detrás del problema; ¿Qué está experimentando el niño?

En la práctica, intente observar cómo responde a los comentarios de un niño y si interviene para proponer una solución, prestar atención o reflexionar sobre los sentimientos del niño. Luego, pruebe este proceso de tres partes:

Las tres E para escuchar

1) Amplíe: vea si puede comenzar brindando silencio y una oportunidad para que un niño amplíe sus comentarios. Haz preguntas como: “Cuéntame más sobre eso”. Concéntrese en prestar atención a lo que el niño realmente dice, no a lo que supone que quiere decir.

2) Explorar: Explore los sentimientos detrás de lo que dice un niño. Observe y verifique el tipo de escucha que un niño quiere o necesita. ¿Quieren que se resuelva un problema, o la oportunidad de conectarse con usted, o ambas cosas?

3) Evalúe: Después de haber hablado, observe junto con su hijo cómo se siente. ¿Se resolvió el problema o necesita tener otra conversación más tarde? Concéntrese en enfatizar la necesidad de múltiples conversaciones. Es posible que no tenga tiempo para resolver el problema ahora.

Este proceso no tiene que ser largo. Incluso cinco minutos o menos pueden permitirle ampliar, explorar y evaluar. Es probable que descubra que estas conexiones breves, cuando un niño llega a explicar completamente, lo une y construye

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies