Seleccionar página

Fuente: Andrea Egger/Pixabay, usada con permiso

Uno de los mayores problemas de comer en exceso durante las festividades, o incluso en una gran fiesta festiva, es que puede desencadenar aún más comer en exceso (y beber en exceso) en los días venideros. La verdad es que no es probable que ganes peso de forma permanente si te entregas a uno o dos eventos cargados de comida.

Pero durante las vacaciones de invierno, cuando la comida es siempre abundante y las emociones se disparan, es fácil comer en exceso durante toda la temporada. Esto es lo que puede hacer para ayudar a evitar que se exceda en las vacaciones y, en última instancia, se sienta aún peor.

1. Estabiliza tus emociones. La alimentación emocional suele estar en el centro de la sobrealimentación navideña. Tu relación psicológica y tu lucha con la comida pueden llevarte a comer en exceso si te sientes enojado, deprimido, ansioso, solo contigo mismo o en una multitud, estresado o simplemente aburrido. La comida te ayuda a distraerte de tus emociones. Comes en exceso porque te sientes incómodo o infeliz o tal vez incluso muy feliz y emocionado (porque los comedores emocionales a menudo comen en exceso mientras experimentan una emoción fuerte).

Pero entonces, ¿qué sucede? ¡Te sientes incómodo e infeliz por lo mucho que comiste y bebiste! No permita que sus sentimientos hacia las personas y las situaciones le impidan cuidar de sí mismo.

Una forma segura de ayudar a equilibrar sus emociones es hacer ejercicio más temprano el día en que asistirá a un evento festivo. El ejercicio ayuda porque aumenta las endorfinas, las sustancias químicas del cerebro que ayudan a mejorar el estado de ánimo. También ayuda a minimizar la ansiedad y mejorar su enfoque y concentración, para que pueda mantenerse fijo en sus objetivos personales en lugar de distraerse por circunstancias que lo distraigan. Por supuesto, el ejercicio también aumenta su tasa metabólica, lo que mejora la capacidad de su cuerpo para quemar calorías. Estos efectos pueden durar muchas horas o incluso días si hace ejercicio la mayoría de los días de la semana de manera regular.

2. Tenga un plan. Eres el único que sabe lo que es correcto para ti y, a veces, tienes que tomar decisiones difíciles para mantener el rumbo. Si sabe que una situación en la que está a punto de entrar está plagada de problemas que causan estrés en su vida, encuentre una manera de solucionarlo o al menos disminuir sus efectos sobre usted. Eso podría significar planear pasar una cantidad limitada de tiempo con ciertas personas en ciertas situaciones. O haga un plan para hablar o pasar tiempo con un buen amigo más tarde en el día para tener algo que esperar después de pasar tiempo en una situación incómoda pero inevitable.

Recuerda que qué y cómo comes es tu decisión y de nadie más. Su familia y amigos son responsables de sus propios hábitos alimenticios, no de los suyos. No puede culparlos por preparar los tipos de alimentos súper deliciosos y (súper calóricos) que les gusta comer durante las fiestas. Al mismo tiempo, están empujando los límites si intentan atraerlo para que coma más alimentos de los que se siente cómodo. Tenga un plan listo para resistir tanto la tentación de comer en exceso como las personas que le ofrecen la oportunidad. Puede ser tan simple como recordar decirse a sí mismo o a alguien más: «No, es muy tentador, pero he comido lo suficiente». No solo te estás resistiendo, sino que estás siendo honesto contigo mismo y con los demás.

3. Coma normalmente durante el día antes de una gran comida o fiesta festiva. Resista la tentación de saltarse el desayuno o el almuerzo, con la esperanza de “ahorrar” calorías para el gran festín. Solo tendrá más y más hambre a lo largo del día, lo que puede deprimir aún más su estado de ánimo y hacer que coma en exceso cuando finalmente se sirva la comida festiva. En su lugar, tome el ritmo de un desayuno ligero y un almuerzo ligero o simplemente un refrigerio temprano en la tarde si la cena está planeada para mediados o finales de la tarde. Desea comer algo cada tres a cinco horas para evitar tener demasiada hambre antes de que se presente la próxima comida o refrigerio.

Cuando llegue el momento, date permiso para disfrutar de un plato equilibrado de tus comidas festivas favoritas. Es un día festivo; puedes divertirte un poco, ¡y negarte a ti mismo puede desencadenar aún más problemas! Por lo general, no hay ningún beneficio por no comer alimentos específicos (a menos que desencadenen un problema médico); los beneficios provienen de no comerlos en exceso.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies