Seleccionar página

La forma en que procesa y expresa sus emociones puede reducir o aumentar la ansiedad, según investigadores de la Universidad de Illinois. Su estudio encontró que aquellos que reprimieron sus sentimientos o evitaron expresar sus sentimientos tenían más ansiedad social y más ansiedad en general que aquellos que reevaluaron las situaciones y se enfocaron en lo positivo. Otro estudio similar descubrió que la supresión de las emociones aumentaba el estrés y provocaba otras enfermedades físicas, como hipertensión arterial y enfermedades cardiovasculares.

La supresión de las emociones puede provocar enfermedades.

Fuente: Cortesía de Alex Green a través de Pexels

A muchas personas les resulta difícil expresar sus emociones de manera positiva. Algunas personas piensan que solo tienen dos opciones: expresar sus sentimientos y confrontar a alguien que creen que les ha molestado, o reprimir los sentimientos. Pero hay muchas formas de expresar tus emociones. Los tres siguientes están respaldados por investigaciones:

1. Registro

Llevar un diario es el acto de escribir sus pensamientos y sentimientos para comprenderlos con mayor claridad, según el Centro Médico de la Universidad de Rochester. Puede reducir el estrés y ayudarlo a controlar su ansiedad.

Su diario le brinda una forma privada de expresar sus emociones. Puede escribir cómo se siente y qué puede haber desencadenado su ansiedad para ayudarlo a comprender mejor los factores estresantes y desarrollar un plan para resolver o enfrentar la situación de una manera más positiva. Llevar un diario le permitirá realizar un seguimiento de los síntomas de ansiedad para controlarlos mejor.

No existe una forma correcta o incorrecta de escribir en un diario. Sin embargo, el Centro Médico de la Universidad de Rochester sugiere:

  • Escribe en tu diario todos los días.
  • Escribe lo que creas que es correcto. No se preocupe por la ortografía o lo que puedan pensar otras personas.
  • Tenga papel y un bolígrafo a mano para poder escribir con frecuencia.

Manténgalo en privado si lo desea; comparte habitaciones si quieres. Recuerde, usted toma las decisiones; es tu espacio personal y seguro para expresar cómo te sientes.

2. Practica la gratitud

Estar agradecido ayuda a reducir el estrés y las enfermedades físicas, según un estudio realizado en 2015. Paul J. Mills, autor principal, descubrió que «más gratitud se asoció con un mejor estado de ánimo, mejor sueño, menos fatiga y niveles más bajos de biomarcadores inflamatorios relacionados con la salud del corazón.

Hay muchas formas en las que puede trabajar para incluir la gratitud en su vida diaria, por ejemplo:

  • Escribe tres razones por las que estás agradecido todos los días para ayudarte a concentrarte en lo positivo de tu vida. Algunas personas prefieren reservar unos minutos cada día para reflexionar sobre lo que valoran en su vida.
  • Encuentra un amigo agradecido. Ella es alguien con quien puedes compartir algo positivo todos los días para ayudarte a mantenerte motivado; por ejemplo, tu amigo podría enviar un mensaje de texto y preguntar por qué estás agradecido hoy.
  • Usa rituales de gratitud. Podrías decir (y decir) gracias antes de las comidas o decir una oración de acción de gracias cada mañana cuando te despiertes o por la noche antes de acostarte.
  • Dígale a alguien por quien está agradecido por su amistad, apoyo, aliento o por algo específico. Tómese el tiempo para agradecer a alguien en persona o escriba una carta expresando su agradecimiento.

Muchas personas que comienzan a practicar la gratitud descubren que hace una gran diferencia en sus vidas casi de inmediato. Se encuentran más felices, más satisfechos y menos ansiosos.

3. Habla con alguien

Ya sea que hable con un amigo, un familiar o un terapeuta, hablar abiertamente de sus sentimientos puede ayudar a ponerlos en perspectiva. Cuando experimentas emociones fuertes o negativas, hablar de ellas a menudo las desinfla. Dejarlo salir puede disipar la negatividad y permitirle lidiar con la situación desde un punto de vista más tranquilo.

Hablar también te ayuda a identificar tu emoción. Cuando está estresado, a veces puede ser difícil saber si está enojado o preocupado, irritable o ansioso. A veces te preguntas si estás justificado para sentirte de cierta manera o si la intensidad de tu emoción coincide con la situación. Hablar de un problema puede ayudarlo a aclarar sus sentimientos. Hablar te ayuda a comprender mejor tu vida y a aprender más sobre ti mismo.

Si no tiene una relación en la que se sienta seguro al hablar sobre sus emociones, considere hablar con un terapeuta o consejero. Puede encontrar un profesional cerca de usted utilizando el Directorio de terapias de BlogDePsicología.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies