Seleccionar página

Fuente: Foto de Thiago Cerqueira en Unsplash

Muchos padres se sienten atrapados en relaciones negativas con sus hijos. Repasan los mismos argumentos semana tras semana, dejando a todos exhaustos y cansados ​​en la batalla.

Cuando se enfrentan a comportamientos difíciles o problemáticos en los niños, todos los padres están destinados a cometer errores. Los cinco más comunes son:

  • Culparse unos a otros por el comportamiento de sus hijos.
  • Avergonzar, criticar y sermonear a sus hijos.
  • Depender demasiado del castigo.
  • Para dictar reglas sin discusión.
  • Modele comportamientos impulsivos o irrespetuosos.
  • Tales elecciones exacerban el conflicto y dejan a las familias maltratadas y desanimadas. Peor aún, mientras los padres sigan cometiendo estos cinco errores, su relación con su hijo se deteriorará gradualmente.

    Reinicia tu estilo de comunicación familiar

    La habilidad más poderosa para fortalecer y mejorar las relaciones familiares es la comunicación saludable. La calidad de la comunicación de los padres determina en última instancia el éxito de su paternidad y la felicidad de sus hijos. Los tres elementos esenciales para una comunicación familiar saludable:

    Comportamiento. Modelar un comportamiento positivo es una parte esencial del éxito de la crianza de los hijos. Por ejemplo, cuando los padres se faltan al respeto entre sí oa sus hijos, hacen que sus hijos se falten al respeto a sí mismos, a sus hermanos, a sus compañeros oa sus maestros. Los padres deben modelar los comportamientos positivos que quieren ver en sus hijos.

    Lengua. La elección del idioma de los padres tiene un efecto poderoso en los niños. Nunca está permitido que los miembros de la familia se insulten verbalmente. Evite los comentarios degradantes o desmoralizantes. El lenguaje malo o hiriente daña el frágil ego de los niños y socava su autoestima.

    Escucha. Los padres que escuchan mal tienen más probabilidades de tener hijos provocativos, deprimidos o ansiosos. Escuchar es sanar; es la base de casi todas las terapias de conversación. Los niños que sienten que sus padres son oyentes comprometidos desarrollan una imagen positiva de sí mismos y confían más en sus padres.

    Lanzar una nueva cultura de comunicación

    Comprometerse a cambiar la cultura de comunicación de su familia lleva tiempo y no es fácil, pero le traerá resultados duraderos. Aquí hay cuatro áreas en las que enfocarse:

    1. Unidad de padres. Mejorar la comunicación entre usted y su pareja es fundamental. Discuta las decisiones de los padres antes de incluir a sus hijos. Resuelve tus conflictos en privado. Deja tu ego a un lado. Evite tomar decisiones ejecutivas, trabaje en equipo.

    2. Reuniones familiares. Con demasiada frecuencia, las familias discuten comportamientos en condiciones estresantes. Organice reuniones familiares cuando todos estén descansados ​​y relajados. Utilice estas reuniones para establecer reglas y rutinas familiares. Dele a todos una parte igual del tiempo de uso de la palabra. Asegúrese de lidiar con los conflictos, reconocer el progreso y establecer metas comunes. Siempre comience cada reunión con una serie de gratitud antes de sumergirse en situaciones más difíciles.

    3. Refuerzo positivo. Los padres tienden a ser demasiado críticos e ignoran las mejoras en el comportamiento. Elogie las decisiones positivas de sus hijos. Preste especial atención a las mejoras en su estilo de comunicación. Agradecimientos simples como «Me gusta la forma en que dijiste esto» o «Te agradezco que me digas eso» refuerzan las recompensas.

    4. Actividades familiares saludables

    Deje su teléfono celular, desconéctese de la tecnología (vea la mejor oferta de tecnología para el hogar), aléjese de las preocupaciones académicas o las tareas domésticas. Toda familia necesita actividades saludables que disfruten juntos. Considere los siguientes cinco tipos de actividades familiares saludables:

    • Actividades físicas, como montar en bicicleta o ir al gimnasio.
    • Actividades creativas, como hacer arte o ir a una galería o un concierto.
    • Actividades intelectuales, como asistir a una conferencia, actuar o leer una novela juntos.
    • Actividades espirituales, como asistir a reuniones religiosas o practicar la meditación.
    • Actividades desinteresadas, como ser voluntario en organizaciones vecinales o participar en la recaudación de fondos.

    Para liberarse de los patrones de comunicación negativos, tendrá que lidiar con sus propias inmadurez emocional. Deberá ser más paciente, atento y reflexivo. Será un desafío, pero cuando esté a la altura del desafío, sus hijos lo seguirán.

    Para obtener más información, visite SeanGrover.com

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

    ACEPTAR
    Aviso de cookies