Seleccionar página

Fuente: Amir Bajrich / Shutterstock

Ya sea que esté tentado a ceder a su antojo de cupcakes o esté a punto de renunciar a sus objetivos, la perseverancia no es fácil. Pero antes de culpar a su falta de fuerza de voluntad o de encontrar una excusa para su desempeño menos que estelar, considere esto: solo se necesitan unos minutos al día para desarrollar el músculo mental que necesita para alcanzar su mayor potencial.

El desarrollo de la fuerza mental es similar al desarrollo de la fuerza física. Hacer 50 lagartijas al día solo tomaría unos minutos de tu tiempo, pero hacerlo con regularidad te ayudaría a desarrollar una fuerza tremenda en la parte superior de tu cuerpo.

Lo mismo puede decirse de su músculo mental. En solo unos minutos cada día, puede entrenar a su cerebro para que piense de manera diferente, maneje sus emociones y se comporte de manera productiva. Con ejercicio constante, desarrollará su fuerza mental.

Si bien hay muchos ejercicios que pueden ayudarlo a fortalecerse, aquí hay tres que lo ayudarán a desarrollar los músculos mentales en cinco minutos o menos:

1. Identifica tres cosas por las que estás agradecido.

Contar sus bendiciones, en contraposición a sus cargas, tiene un gran impacto en su salud psicológica. Los estudios demuestran constantemente que la gratitud aumenta la felicidad y reduce la depresión.

Haga de la gratitud un hábito diario identificando intencionalmente tres cosas en su vida por las que está agradecido. Puede ser tan fácil como sentirse agradecido por el agua limpia que sale de su grifo o disfrutar de la brisa fresca en un día caluroso.

Los estudios demuestran que puedes cambiar físicamente tu cerebro si conviertes la gratitud en un hábito. Escriba en un diario de gratitud, haga una lista de las cosas por las que se siente agradecido durante la cena o adopte el hábito de identificar aquello por lo que está agradecido antes de irse a la cama. Con el tiempo, estar agradecido se convierte en una segunda naturaleza y experimentará beneficios que van desde un mejor sueño hasta una mayor inmunidad.

2. Practica la atención plena.

Es imposible mantenerse fuerte cuando repite algo que sucedió la semana pasada o predice que sucederán cosas horribles mañana. La atención plena se trata de permanecer presente en el momento. Y dado que el único momento en que puede cambiar su comportamiento es ahora, es importante poder concentrarse en el aquí y ahora.

La ciencia muestra que la atención plena tiene una serie de beneficios físicos y psicológicos, incluida la reducción del estrés y un diálogo interno más compasivo.

Así que tómate un minuto para concentrarte en lo que sucede a tu alrededor. Escuche para ver qué sonidos puede escuchar. Mire a su alrededor y vea lo que nota. Haga un escaneo rápido de su cuerpo y preste atención a cómo se siente.

Con la práctica regular, aumentará su capacidad de concentración, lo que es difícil de hacer en el mundo acelerado de hoy. También podrá disfrutar de cada momento porque estará menos distraído por los problemas de ayer y las preocupaciones del mañana.

3. Actuar «como si».

Puede ser tentador esperar hasta sentirse diferente antes de cambiar. Pero esperar hasta que se sienta bien consigo mismo antes de solicitar un ascenso, o esperar hasta que esté feliz de invitar a sus amigos a pasar una noche en la ciudad, podría ser contraproducente. En cambio, los estudios muestran que debes comportarte como la persona que quieres ser. Cuando cambie su comportamiento, seguirán sus pensamientos y emociones.

Cuando estás triste, puedes encorvar los hombros y mirar al suelo, pero eso te mantiene deprimido. Sin embargo, echa los hombros hacia atrás y sonríe y sentirás un impulso instantáneo en tu estado de ánimo.

No espere que los sentimientos de confianza surjan de la nada. En cambio, pregúntese, ¿cómo puedo actuar con confianza? Actuar como una persona segura de sí misma, incluso cuando dudes de ti mismo, te ayuda a sentirte más seguro. Las investigaciones muestran que actuar con confianza incluso aumenta la confianza de los demás en usted.

Trate de preguntarse: ¿qué haría una persona mentalmente fuerte? Entonces actúa como si ya te sintieras fuerte. Y te volverás un poco más fuerte.

Haz tus flexiones mentales

Cada día es una oportunidad para desarrollar músculo mental. Los ejercicios breves y sencillos que se realizan con regularidad a lo largo del tiempo le ayudarán a desarrollar la fortaleza mental.

Además, tenga cuidado con los malos hábitos que le roban la fuerza mental. La autocompasión, darse por vencido después de su primer fracaso y soltar su poder son solo algunos de los hábitos que pueden causar estragos en su rutina mental de levantamiento de pesas. Renunciar a estos hábitos poco saludables lo ayudará a trabajar de manera más inteligente, no más difícil.

¿Quiere dejar los malos hábitos que le roban la fuerza mental? Obtenga una copia de 13 cosas que las personas mentalmente fuertes no hacen.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies