Seleccionar página

Fuente: nataliya vatkevich/pexels

La conciencia del estrés y el manejo del estrés son fundamentales en las relaciones a largo plazo. Según una nueva investigación, aprender a apoyarse unos a otros e identificar cuándo el otro está experimentando estrés es importante para la satisfacción del matrimonio y el bienestar general. Aquí hay tres formas específicas en que el manejo del estrés ayuda a un matrimonio a mejorar la comunicación, aumentar la intimidad y mejorar la salud física.

1.Comunicación

El estrés puede afectar negativamente la forma en que los cónyuges interactúan entre sí. Bajo estrés, las personas generalmente se vuelven más irritables, ansiosas o emocionalmente agotadas. Esto, a su vez, puede afectar la comunicación y el comportamiento de los cónyuges. Las parejas románticas también pueden tener menos paciencia y ser más propensas a los conflictos.

El estrés también puede provocar cambios en el estado emocional de uno, lo que puede afectar su capacidad para comunicar los deseos y preferencias que es importante que su pareja escuche con claridad. Cuando las parejas luchan contra el estrés crónico, es posible que se alejen emocionalmente y se vuelvan menos efectivos para enviar las señales correctas a sus parejas.

2. Privacidad

El estrés puede conducir a una disminución de la intimidad entre los socios. Cuando las personas están bajo presión psicológica, pueden tener menos tiempo y energía para actividades y afecto compartidos, y pueden estar más concentrados en su propio estrés y preocupaciones que en su relación. El estrés también puede conducir a cambios en el estado emocional de uno, lo que puede afectar su deseo de intimidad.

El punto crítico es que las parejas deben encontrar formas de manejar el estrés y apoyarse mutuamente durante los momentos de ansiedad para mantener interacciones saludables y positivas entre ellos. Esto puede ayudar a mejorar la comunicación y la intimidad, protegiendo así la salud general de la relación.

3.Salud Física

El estrés crónico puede tener un impacto negativo en la salud física. Puede debilitar el sistema inmunológico, haciéndolo más susceptible a enfermedades como el resfriado común y la gripe. También puede conducir a problemas de salud física, tales como:

  • Dolores de cabeza: El estrés puede causar dolores de cabeza por tensión o migrañas.
  • Problemas digestivos: el estrés puede causar o exacerbar problemas digestivos como el reflujo ácido, las úlceras estomacales y la enfermedad inflamatoria intestinal.
  • Problemas cardíacos: el estrés crónico se ha relacionado con un mayor riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular.
  • Problemas de sueño: el estrés puede alterar sus patrones de sueño y provocar insomnio u otros trastornos del sueño.
  • Aumento o pérdida de peso: el estrés puede causar cambios en el apetito y el metabolismo, lo que lleva al aumento o la pérdida de peso.
  • Además, el estrés puede provocar problemas de salud física, como problemas para dormir, lo que puede disminuir aún más la comunicación y la intimidad entre las parejas. Muchos de nosotros necesitamos hacer un mejor trabajo para cuidarnos físicamente. Esto puede incluir actividades como el ejercicio, la atención plena y la búsqueda de apoyo de amigos y seres queridos.

    Conclusión

    Es importante que las parejas encuentren formas de manejar el estrés no deseado y de apoyarse mutuamente en los aspectos críticos del matrimonio. Tres áreas clave son mejorar la comunicación, aumentar la intimidad y proteger la salud física en general.

    ©2023 Kevin Bennett, Ph. D. Todos los derechos reservados.

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

    ACEPTAR
    Aviso de cookies