Seleccionar página

Fuente: Nathan Thomassin / Unsplash

Muchas personas acuden a terapia con una simple inquietud: “No soy feliz. ¿Cómo puedo ser feliz? Y los terapeutas les dirán: «Bueno, es bueno que estés en terapia, ¡eso es un comienzo!».

Por supuesto, se necesita tiempo, esfuerzo, consistencia y cambios graduales en el comportamiento para llegar desde donde está hoy hasta donde quiere estar. Pero nunca pienses que estás destinado a ser infeliz por el resto de tu vida. Esa es tu mente jugando una mala pasada contigo. Es el mismo sentimiento que tenemos cuando estamos enfermos y sentimos que nunca volveremos a estar sanos.

Nuestras mentes tienen una terrible tendencia a asumir que cómo nos sentimos en este mismo momento es cómo nos seguiremos sintiendo en el futuro. Pero la vida no es así. Están ocurriendo tantos cambios, tanto internos (en nuestro cuerpo) como externos, que casi nunca sucede que cómo nos sentimos ahora es lo mismo que nos sentiremos dentro de un día, una semana, un mes o un año.

Dicho esto, no es una buena idea sentarse a esperar a sentirse mejor. Tampoco es una buena idea tratar de ‘pensar’ para salir de nuestro problema de felicidad, ya que es probable que nuestro pensamiento nos haya puesto en la rutina en primer lugar.

De hecho, una nueva investigación respalda esto. Un equipo de psicólogos dirigido por Felicia Zerwas de la Universidad de California Berkeley descubrió que las personas que valoran la felicidad en un grado extremo en realidad tienen menos probabilidades de ser felices a corto y largo plazo. Piensan que la razón de esto es que estas personas se preocupan tanto por su búsqueda de la felicidad que conduce a la decepción, el arrepentimiento, FOMO y una serie de otras emociones negativas. Según los investigadores, está bien aspirar a ser feliz, pero cuando la gente se mete en problemas es cuando se preocupa por la felicidad.

Entonces, si no debes perseguir la felicidad, ¿qué debes hacer?

La mayoría de los psicólogos te dirán que el truco para sentirte feliz es ¡HACER! Hacer más de las actividades que te hacen reír y te traen alegría. Tome un café o té con sus amigos, vea eventos gratuitos con amigos o compañeros de trabajo, o salga a andar en bicicleta con alguien que conoce.

Ahora, usted podría decir: “Pero yo soy introvertido. No me gusta socializar ni estar cerca de otros», a lo que un terapeuta podría decir: «NO HAY EXCUSAS». Porque, claro, todos disfrutamos un poco de tiempo a solas y paz y tranquilidad, pero con énfasis en un poco.

Muchos estudios han demostrado que socializar con compañeros es una forma segura de mejorar tu estado de ánimo. Incluso beneficia a aquellos con alta ansiedad social o aquellos que son más introvertidos.

La segunda técnica predicada por los terapeutas es centrarse en las prácticas de atención plena, como la meditación, las técnicas de respiración o cualquier cosa que te ayude a separarte de tus pensamientos y emociones. Esto te ayudará a no reaccionar ante cada sensación física de incomodidad que sientas dentro de tu cuerpo. Con la práctica, las técnicas de atención plena pueden ayudarte a observar cómo tus emociones entran y salen como olas rompiendo contra la arena.

Y esto es importante, porque importa hasta qué punto nos sentimos mal con respecto a nuestras emociones. Sentirse mal por cómo nos sentimos en este momento perjudica nuestra meta de felicidad y hace que sea menos probable que nos sintamos más felices. Es un círculo vicioso.

Esto puede sonar extraño y confuso, pero es un patrón de pensamiento común (y contraproducente). Es como cuando nos criticamos por no ser [fill in the blank] suficiente. La forma en que nos dirigimos hacia nosotros mismos no se va a convertir mágicamente en la energía que necesitamos para hacer un cambio o mejorar nuestra situación. Lo que necesitamos es autocomprensión, no odio hacia uno mismo.

Así que, recuerda, cuando te sientas infeliz, no trates de ‘pensar’ que estás fuera del problema. En su lugar, participe en más actividades que le brinden alegría, incluso si tiene que obligarse a hacerlas, y desarrolle algunos ejercicios de atención plena para ayudarlo a poner espacio entre sus pensamientos y sus emociones.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies