Seleccionar página

“En muchas relaciones entre hermanos, la tasa de conflicto puede ser alta, pero los momentos de diversión en el patio trasero y el sótano lo compensan con creces. Este positivo neto es lo que predice una buena relación más adelante en la vida. Por el contrario, los hermanos que simplemente se ignoraban discutían menos, pero su relación se mantuvo fría y distante a largo plazo. —Po Bronson y Ashley Merryman

Fuente: iStock / Usado con permiso.

Si sus hijos tienen dificultades entre ellos, es natural que se concentre en ayudarlos a aprender a resolver sus diferencias de manera pacífica. Pero es importante recordar que su incentivo para arreglar las cosas felizmente entre ellos depende del saldo positivo que han acumulado en su «cuenta bancaria de relación».

¿Cómo acumulan los hermanos una reserva de buenos sentimientos a los que recurrir? Especialmente pasar un buen rato juntos. John Gottman del Seattle Love Lab descubrió que las parejas necesitan de cinco a siete interacciones positivas para contrarrestar una interacción negativa. Esta relación se ha repetido en varios estudios, desde parejas hasta lugares de trabajo. Hasta donde yo sé, no se han realizado investigaciones paralelas con hermanos. Pero esa no es una mala proporción a la que aspirar.

Puede hacerte desesperar. Después de todo, si pelean seis veces al día, ¿cómo puedes ayudarlos a crear 36 interacciones positivas? Recuerde que una sonrisa cuenta como un elemento positivo; no todas tienen que ser interacciones importantes para tener un efecto beneficioso. ¿Por qué no simplemente abrazar el objetivo de ayudar a sus hijos a tener tantas interacciones positivas como sea posible?

1. Observe y promueva actividades que permitan que sus hijos jueguen juntos. La investigación sobre cómo mejorar las relaciones entre hermanos muestra que los niños tienen mejores relaciones cuando comparten actividades que ambos disfrutan. Puede ser difícil identificar estas actividades, especialmente si hay una brecha de edad o interés. Pero si tiene cuidado, generalmente puede sugerir algo que les interese a ambos niños. Por ejemplo, si ella quiere jugar a la tienda y él quiere jugar al astronauta, ¿por qué no tener una tienda en la luna? O tal vez a los dos les gusta jugar a cocinar, o hacer arte juntos, o hacer fuertes. Trate de fomentar al menos una actividad compartida cada día.

2. No interrumpas el juego feliz. Probablemente recuerde el viejo dicho: «Nunca despiertes a un bebé dormido». Mi corolario es: «No interrumpas a un niño que está jugando feliz». Entonces, cuando los hermanos están jugando bien juntos, no lo des por sentado. Apóyalos en lo que necesiten para seguir jugando y no interrumpas a menos que sea inevitable.

3. Use oxitocina para crear vínculos con sus hijos. Risa. Estar fuera. Baile. Cantando. Vivienda cruda. Incluya tantas actividades inductoras de oxitocina como sea posible en su rutina diaria.

4. Inicie un “momento especial” entre sus hijos. Designe un bloque de 10 minutos por día que dos niños pasen juntos. Esto es especialmente útil si sus hijos tienen una gran diferencia de edad o si uno está menos interesado en jugar juntos que el otro, ya que estructura el tiempo que pasan juntos en la rutina habitual y mantiene la conexión.

5. Cuando tengan un mal día, saque algo que les guste a ambos, como hornear o bailar, para cambiar el estado de ánimo.

6. Incluya en su rutina a la hora de acostarse la oportunidad de que sus hijos siempre se digan «buenas noches» y «te amo». Algunas familias también le piden al niño mayor que le lea al menor antes de acostarse, lo cual es una gran oportunidad para crear vínculos afectivos.

7. Ayude a los hermanos a alimentarse entre sí. Cuando un niño se lesiona, haga que todos los miembros de la familia dejen de jugar y cuiden al niño lesionado. Espere un momento para ver si los hermanos intervienen para alimentarse entre sí. Envíe a un niño por la bolsa de hielo o los vendajes, o incluso déjelo que sea su asistente médico y cuide de su hermano. Invite a todos los niños a participar, incluido cualquier niño que haya estado involucrado en el dolor del otro, para que puedan comenzar a sentirse como un ayudante en lugar de ser un herido.

Lecturas esenciales de la dinámica familiar

8. En lugar de enfrentar a sus hijos entre sí, busque formas continuas de unirlos en la misma misión. «¿Pueden trabajar juntos para estar listos para salir de casa a las 8 am?» Esto nos dará tiempo para ir a la escuela y volver a ver las excavadoras en el lugar. ¿Sí? ¡Qué equipo!»

9. Promueva la idea del equipo de confraternidad creando actividades familiares en las que sus hijos trabajen juntos. Por ejemplo, déles una hoja grande de papel en la que puedan dibujar juntos. Pídales que le escriban una carta a la abuela juntos. Diseñe una búsqueda del tesoro en la que los niños se ayuden entre sí en lugar de enfrentarse entre sí. Cuando haga su mejor esfuerzo, siempre enfrente a los niños contra los adultos.

10. Ponga a sus hijos a cargo de un proyecto juntos. Por ejemplo, tal vez lavarán el auto juntos para ganar el dinero que habrías gastado en el lavado de autos. O tal vez estén cuidando las decoraciones para el Día del Padre o teniendo una divertida salida familiar. Deje que los niños trabajen juntos para hacer la planificación, con usted solo de manera periférica para garantizar la seguridad y la máxima diversión.

11. Empiece un diario de bondad familiar. Ate hojas de papel con cinta o simplemente agregue hojas de papel a una carpeta. Titúlelo “Nuestro diario de bondad familiar” y deje que los niños lo decoren. Podría comenzar con una cita sobre la bondad, como la del Dalai Lama: “Sea amable siempre que sea posible. Siempre es posible. Luego, anote los actos de bondad entre sus hijos y escríbalos en el diario, con la fecha.

«Brody ayudó a Katelyn con su fuerte cuando seguía cayendo».

«Carlos compartió la galleta que trajo a casa de la escuela con Michael».

“Natalya ayudó a Yuri a alcanzar el interruptor. Yuri estaba tan feliz.

«Hoy en el supermercado, Evie sugirió que compráramos naranjas para Damian».

Hablando del incidente, celebre cómo la bondad calienta los corazones de ambas personas, el que da y el que recibe. Pronto tus hijos notarán las pequeñas sutilezas entre ellos y te pedirán que los guardes. Antes de que te des cuenta, se sentirán inspirados a realizar más actos de bondad entre ellos.

12. Ayude a los niños a resolver sus problemas sin dañar a nadie. El conflicto es parte de todas las relaciones humanas y los niños todavía están aprendiendo a lidiar con emociones fuertes. Así que puede esperar que sus hijos se peleen entre ellos. Nuestro trabajo como padres es resistirnos a tomar partido, lo que aumenta la rivalidad entre hermanos. En su lugar, enséñele a los niños habilidades saludables para la resolución de conflictos, como escuchar, expresar sus propias necesidades sin atacar a la otra persona y buscar soluciones en las que todos ganen. (¿Quieres más ideas sobre cómo enseñar estas habilidades a los niños? Ese es el corazón de mi libro, Padre pacífico, hermanos felices: cómo dejar de pelear y criar amigos para toda la vida).

Y, por supuesto, el factor más importante para ayudar a sus hijos a llevarse bien es forjar una relación sólida con cada uno de ellos. Cuando cada niño sabe en sus huesos que no importa lo que su hermano obtenga, hay más que suficiente para ellos, el amor fraternal tiene la oportunidad de florecer. Siempre hay más amor.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies