Seleccionar página

Fuente: Commons wikimedia

Jamie Dunaev es coautor (a) de este artículo

1. «Locura: haz lo mismo una y otra vez y espera resultados diferentes». -Albert Einstein

Si eres como la mayoría de las personas, has estado a dieta. Y, si eres como la mayoría de las personas, esta dieta ha fallado. En pocas palabras, las dietas generalmente no funcionan. Sin embargo, en lugar de interpretar estos fracasos como inherentes al proceso de la dieta en sí, negamos la inevitabilidad del fracaso en la Dieta 1 y nos acercamos a la Dieta 2 (o 200) con renovado vigor y dinamismo. Este ciclo de fracasos, malas interpretaciones y repetidos intentos constituye lo que Polivy y Herman han llamado «síndrome de la falsa esperanza». Si bien este ciclo puede parecer trivial, cuando se hace dieta, puede llevar a comer en exceso, aumentar de peso y una serie de consecuencias psicológicas negativas. El auto-cambio exitoso requiere escapar de este ciclo y avanzar hacia un camino más realista y sostenible.

2. «La comida es una parte importante de una dieta equilibrada». —Fran Lebowitz

¿Crees que algunos alimentos son «buenos» y otros como «malos»? ¿Te imaginas simplemente ver la comida como comida: deliciosa, agradable y sostenible? ¿Puede imaginarse una vida sin evitar los alimentos «malos», sin hacer dieta? Hacer dieta puede sacar lo peor de nosotros. La investigación sugiere que las dietas bajas en calorías y restrictivas pueden hacernos ansiosos, irritables, frustrados y deprimidos (Markey, 2015). De hecho, el solo hecho de tratar de evitar ciertos alimentos nos hace querer más (Polivy y Herman, 2002). La clave para mejorar su salud con éxito es encontrar una manera de tomar decisiones más saludables sin pasar hambre o sin eliminar los alimentos que ama.

3. “El éxito es la suma de pequeños esfuerzos, repetidos día tras día. «—Robert Collier

Para estar sano y en forma, es necesario adoptar buenos hábitos en el día a día. No caiga en las trampas de la moda; simplemente haga un buen esfuerzo para comer bien y mantenerse activo. Los productos dietéticos tienen tanto éxito porque a menudo prometen una pérdida de peso rápida y fácil, lo que nos lleva a establecer objetivos poco realistas. Si bien es tentador querer “perder 5 libras en una semana” o “bajar 2 tallas de vestido en un mes”, estas metas a menudo están condenadas al fracaso. Cuando inevitablemente fallamos en lograr estos objetivos poco realistas, a menudo terminamos con el odio hacia nosotros mismos y la culpa. Al pensar en la pérdida de peso como algo que debe suceder gradualmente, haciendo pequeños cambios y metas para toda la vida, podemos mejorar nuestra salud física y mental sin ninguna restricción o arrepentimiento.

4. «Al elegir saludable sobre flaco, está eligiendo el amor propio sobre el juicio propio». —Steve Maraboli

Muchos de nosotros operamos bajo la falsa suposición de que si solo perdiéramos 10 libras, tuviéramos un estómago más plano o una cintura más pequeña, seríamos más felices con nosotros mismos. Si bien puede parecer contradictorio, lograr un cierto nivel de satisfacción corporal antes de embarcarse en un programa de control de peso es en realidad una opción más inteligente. La investigación sugiere que las personas con niveles más altos de problemas de peso tienen más probabilidades de participar en conductas de pérdida de peso potencialmente dañinas y tienen menos éxito en perder peso (Markey, 2015). En lugar de depender de la pérdida de peso para amarse a sí mismo, abrace el cuerpo que se le ha dado y concéntrese en mejorar sus cualidades funcionales en lugar de estéticas.

5. «Lo simple es duradero».

A veces, la respuesta obvia es la respuesta correcta. Cuando se trata de comer bien y estar activo, no se necesitan algoritmos complicados: coma menos, tome decisiones saludables y muévase más. La investigación (Markey, 2015) sugiere que es más probable que funcione mantener un plan de control de peso simple y manejable que pueda cumplir a largo plazo. Eso no significa que siempre será fácil, pero puede intentar hacerlo manejable agregando un poco de planificación. Haga una lista de compras semanal y mantenga opciones nutritivas y sabrosas en su hogar. No cuente con tener la energía después de un largo día de trabajo para cocinar una comida elaborada; también llene el congelador con opciones saludables y fáciles.

6. “Cuida tu cuerpo. Es el único lugar donde tienes que vivir. —Jim Rohn

Es fácil olvidar que nuestro cuerpo es el «hogar» en el que viviremos mientras vivamos. Algunas tejas pueden caerse del techo y la base puede incluso moverse, pero tenemos que hacer que funcione. Puede parchear los agujeros y pintar las paredes, mantener las cosas limpias y hacer que se vean bien, pero descuidar la estructura de la casa conducirá a problemas a largo plazo. Al igual que en el mantenimiento de nuestros hogares, una parte importante del mantenimiento de nuestro cuerpo es aprender a concentrarse en la estructura, no solo en la estética. Comer alimentos saludables y hacer suficiente ejercicio y dormir lo mantendrá sobre una base sólida y lo mantendrá en funcionamiento a largo plazo. Ainsi, lorsque vous avez l’impression que vous n’avez pas le temps de faire de l’exercice, de préparer un repas sain ou de répondre aux demandes de vos enfants ou de vos proches, n’oubliez pas de prendre du temps pour cuidar de sí mismo. Usted no es el único que finalmente sufre si su salud se deteriora prematuramente, también lo hacen sus seres queridos.

7. «Puede que tengas que pelear una batalla más de una vez para ganarla». -Margaret Thatcher

Cambiar sus hábitos alimenticios y de actividad no siempre es fácil. De hecho, para cambiar con éxito un hábito relacionado con la salud, las personas deben realizar un promedio de 5 a 6 intentos (Polivy y Herman, 2002). Si bien esto puede ser abrumador, es importante darse cuenta de que si su último intento de cambiar sus hábitos alimenticios y de actividad física no funcionó, eso no significa que deba darse por vencido para siempre. Pelea otra batalla siguiendo un plan de batalla basado en evidencia (Markey, 2015). En otras palabras, libérese de las modas y enfoques típicos para la pérdida de peso y el fitness que es poco probable que funcionen y no se desespere.

8. «¡Tú también puedes comer tu pastel y perder peso!» «

La gente a menudo se sorprende cuando prescribo dulces como parte de una «dieta equilibrada». No estoy diciendo que el pastel sea más nutritivo que la col rizada, solo un pequeño pastel no te matará. Y, se ha comprobado que permitirse algunos de los llamados alimentos «malos» evita que la mayoría de las personas ingieran en exceso esos alimentos. ¿Cuál es la receta más rápida para atiborrarse cuando se rueda el postre? Comprométete a no volver a comer postre nunca más. Entonces realmente le apetecerá el postre y comerá demasiado postre. No hornee un pastel prohibido (o el gusto que prefiera), solo observe el tamaño de las porciones y la frecuencia de consumo. Puedes comer algo dulce (o salado o frito) todos los días si solo tienes un poco. Disfrute de los alimentos que ama con un énfasis en la moderación, y el estrés de comer disminuirá drásticamente.

9. “Incluso si te caes boca abajo, sigues avanzando. «—Victor Kiam

En algún momento, todos “nos caemos del carro” cuando se trata de tomar decisiones saludables. Nos deleitamos con un poco de pastel de calabaza en Acción de Gracias, ponemos un poco de dulces de Halloween en las bolsas de golosinas de nuestros hijos o nos relajamos más de lo necesario en nuestras vacaciones de verano. Como resultado de estos errores percibidos, muchos de nosotros simplemente declaramos ‘qué diablos’ y comemos en exceso y nos entregamos más, lo que lleva a la culpa y sentimientos de fracaso (Markey, 2015). En lugar de entender estos «fracasos» como fracasos, es más útil entenderlos como signos de una vida normal. Lo más importante es reiniciar inteligentemente, volviendo a comportamientos y metas saludables. No hay ningún beneficio en golpearnos cuando nos caemos boca abajo, pero hay una ventaja en reconocer que, en última instancia, todo puede ser una experiencia de aprendizaje: parte de nuestra progresión hacia la salud.

10. «Un viaje de mil millas comienza con un paso». —Lao Tseu

Cualquiera que haya perdido peso o se haya puesto en forma empezó en un día. Ese día se convirtió en un segundo día, una semana, un mes y finalmente un año. No sucedió de la noche a la mañana y no siempre (o tal vez nunca) fue fácil. Pero la perseverancia rinde frutos en salud. Y, comenzar con un solo paso hoy, una caminata corta, una fruta de postre o un vaso de agua adicional (no un refresco), puede dar sus frutos y acercarte al cuerpo saludable y en forma que siempre has esperado.

Derechos de autor Charlotte Markey 2015

  • Smart People Don’t Diet (Da Capo Lifelong Books y Nero) de la Dra. Charlotte Markey ya está disponible, disponible ahora.
  • Sígueme en Twitter (@char_markey), Facebook o mi sitio web

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies