Seleccionar página

“No importa qué curso elijas, siempre hay alguien que te dirá que estás equivocado. Siempre hay dificultades que te llevan a creer que tus críticos tienen razón. Trazar un plan de acción y seguirlo hasta el final requiere coraje. – Ralph Waldo Emerson

A lo largo de la historia y las culturas, la gente ha considerado el coraje como una gran virtud. Ayuda a las personas a afrontar sus desafíos, con el objetivo final de ayudarles a cambiar su comportamiento (Miller, 2000; Sherman, 2005). El coraje es un aspecto importante de la psicología positiva que ayuda a superar las limitaciones personales y a llevar una vida plena (Diener, 2012). Ser una persona valiente es lo que maximiza las posibilidades de crecer y desarrollarse a lo largo de la vida (Seligman, 2011). El valor no se trata de no sentir miedo. El coraje es la fuerza para enfrentar los hábitos destructivos de uno: por ejemplo, el coraje de un drogadicto que supera su adicción o la persona maltratada en su infancia que supera un trauma psicológico profundo para convertirse en un adulto cariñoso y productivo.

Fuente: Paul Schlemmer / Shutterstock

Una acumulación de trabajos académicos define el coraje en términos de diez características. Juntos cumplen con la definición de coraje.

1. Logre una meta significativa.

El coraje es la capacidad de perseguir metas significativas a nivel personal frente al miedo (Pury & Lopez, 2010). Al definir la buena vida, Aristóteles escribió que el más alto de todos los bienes humanos es la realización de nuestro verdadero potencial. Perseguir un objetivo puede implicar estrés y dolor a corto plazo, pero a largo plazo tiene sentido, por ejemplo criar hijos, buscar el crecimiento personal, entrenar para un maratón. La búsqueda de un objetivo también se traduce en una mejor salud y una vida más larga. Las personas motivadas experimentan menos ansiedad y estrés (Hagerty, 2016).

2. Sea genuino.

La gente generalmente acepta la autenticidad como una sugerencia de autenticidad, originalidad, quizás singularidad y honestidad, y la contrasta con la imitación o la falsedad. Tomar decisiones genuinas sin excusas y trabajar con la ansiedad existencial es coraje psicológico en acción. Las personas valientes están listas para enfrentar verdades desagradables sobre sí mismas sin ponerse a la defensiva ni tratar de racionalizarlas. Rollo May vio la vida auténtica como una vida marcada por la ausencia de miedo. La disminución de la ansiedad y el miedo puede estar relacionada con la elección genuina de lo que es realmente importante para una persona.

3. Libre elección.

Un acto es valiente si el actor lo elige libremente (mayo de 1981). La elección es la capacidad de ejercer control sobre la propia vida. El valor es la virtud que permite a las personas expresar plenamente su libertad humana única. La libertad y la ansiedad son dos caras de la misma moneda (mayo de 1981). La libertad de elegir puede generar ansiedad, porque decidir es cambiar. Nos resistimos al cambio porque el cambio es una pérdida, incluso una pérdida que nos beneficia.

4. El riesgo es real y sustancial.

El individuo corre un riesgo sustancial al intentar o realizar el acto. Por ejemplo, los pacientes con trastorno de pánico muestran valor cuando se exponen a una condición temida. El tratamiento implica tomar medidas que aumenten la sensación subjetiva de riesgo (y la posibilidad objetiva de tener un ataque de pánico desagradable) con el objetivo de mejorar la salud mental.

5. Vale la pena correr el riesgo de la acción.

La persona considera que el riesgo es razonable. Se necesita valor para tomar riesgos calculados, anticipar las posibles consecuencias de las acciones de uno y seleccionar cursos de acción que se cree que producen los resultados deseados. Por ejemplo, la decisión de realizar un cambio de carrera en la mediana edad debe basarse en la realidad (por ejemplo, su principal fortaleza, experiencia, pasión y no ilusiones) (Hagerty, 2016).

6. Afectar la regulación.

Las personas valientes tienen la capacidad de autorregularse frente a desafíos intensos. Por ejemplo, el entrenamiento en emergencias o el servicio militar se trata de desarrollar un sentido de control psicológico que se convierte en una segunda naturaleza para un soldado o técnico médico de emergencia. Una de las ideas centrales en la regulación de las emociones es que su forma de pensar determina en gran medida cómo se siente.

7. Actúe a pesar del miedo.

La persona está dispuesta y es capaz de abordar una situación atemorizante a pesar de la presencia de miedo subjetivo y perturbaciones psicológicas (Putman, 2004). La persona que actúa sin miedo no sería considerada valiente. Los psicópatas no tienen miedo. Lidiar con el miedo cuando las probabilidades están a su favor requiere menos coraje que cuando las probabilidades están en su contra. Por ejemplo, se necesita una decisión valiente para que una persona tímida con pocas habilidades sociales supere su riesgo inmediato (miedo al rechazo) de invitar a alguien a una cita.

8. Apoyo social.

Las personas valientes encuentran su fuerza en su red social. También ofrecen apoyo social a otros. La disponibilidad de apoyo social reduce la ansiedad y el estrés. Después de todo, es más fácil sobrellevar la adversidad (por ejemplo, la pérdida de un ser querido) cuando tienes un amigo cercano con quien puedes contar. Cuando tiene un fuerte apoyo social, no necesita utilizar tanto de sus recursos personales para hacer frente a la adversidad. Como ocurre con el pánico, el coraje es contagioso. Por ejemplo, se ha demostrado que los grupos con líderes y compañeros valientes tienen un efecto de contagio en sus miembros (Walsh, 2014).

9. Autoconfianza.

La confianza en uno mismo (un sentimiento de actitud positiva) es un factor importante. La confianza en uno mismo es creer en uno mismo y saber que tiene la capacidad para hacer su trabajo independientemente de los obstáculos que pueda enfrentar. Existe un vínculo positivo entre la confianza y el coraje (Seligman, 2011). Las creencias y la confianza en las propias habilidades, o confianza, son una fuerza principal para lidiar con los miedos y los comportamientos sostenidos orientados a objetivos.

10. A la altura de la ocasión.

Como dice el refrán, “Cuando las cosas se ponen difíciles, los duros se ponen en marcha. La mayoría de las personas son más capaces de realizar acciones valientes de lo que creen. En nuestro instinto de supervivencia, cuando las cosas se ponen difíciles, tendemos a trabajar más duro para enfrentar el desafío. Por ejemplo, una persona de mediana edad después de la pérdida de su cónyuge decide cruzar el país en bicicleta y descubre su propia fuerza y ​​capacidad para prosperar. Un adicto después de tocar fondo obtiene un título de posgrado en tratamiento de drogas para ayudar a otros con problemas de drogas (Hagerty, 2016). La demanda situacional de valentía promueve un comportamiento valiente a pesar del miedo.

¿Puede la gente aprender a ser valiente?

Algunos ven el coraje como una virtud similar a un rasgo natural (Peterson y Seligman, 2004). Sin embargo, la práctica exitosa de un comportamiento valiente conduce al desarrollo de recursos personales como la confianza en uno mismo para superar los obstáculos. El acto de valentía debe practicarse hasta que se convierta en una tendencia más o menos natural (cambio de carácter). Al final, el coraje se convierte en valentía (Pury & Lopez, 2010).

Referencia

  • Biswas-Diener, R. (2012). El cociente de coraje. San Francisco, CA: Josey-Bass.
  • Kidder, RM (2003). Coraje moral. Nueva York, NY: William Morrow.
  • Hagerty BB (2016), La vie reinventado. libros de Riverhead
  • Mayo, R. (1981). Libertad y destino. Nueva York: Norton.
  • Miller, William Ian. (2000). El misterio del coraje. Cambridge, MA: Harvard University Press.
  • Peterson C y Seligman M (2004), Fortalezas y virtudes del carácter: Manual y clasificación 1ª edición. Asociación Americana de Psicología / Oxford University Press.
  • Pury C. Lopez, S (2010), The Psychology of Courage: Modern Research on an Ancient Virtue, Nueva York: Asociación Americana de Psicología
  • Putman, D. (2004). Coraje psicológico. Lanham, MD: University Press of America.
  • Seligman, Martin EP (2011). Prosperar: una nueva comprensión visionaria de la felicidad y el bienestar. Nueva York: prensa libre.
  • Sherman, Nancy (2005) Guerreros estoicos: La filosofía antigua detrás de la mente militar, Oxford: Oxford University Press
  • Walsh Chris (2014), La cobardía: una breve historia. Princeton, Nueva Jersey: Princeton University Press.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies