Conducta animal – Psicología comparativa

Conducta animal – Psicología comparativa

La conducta animal es una respuesta a los datos que se obtienen del mundo que rodea a cada especie, existiendo diferentes sensaciones en función de la misma que ejercen como estímulos que hacen que se lleve a cabo una conducta similar en todos los individuos de la misma especie. De esta forma la conducta alimenticia, sexual o agresiva se activa ante determinada situaciones que vienen originadas por aspectos biológicos, determinados por la genética.

De esta forma tanto las personas como el resto de seres reaccionan en torno a un estímulo-respuesta de una determinada manera, de forma innata y automática, a la que se le denomina instinto.
El fin de todo animal es lograr alimentarse y además reproducirse, unos objetivos que ya están en el animal por instinto. La función del conocimiento animal es tratar de lograrlos de la mejor forma posible, sin alterarlos. Sin embargo, en el ser humano el conocimiento se autoprograma por parte de la propia persona, estableciendo así la finalidad que elija o decida. Gracias a esta capacidad del ser humano, el hombre es el único animal que puede elige la medida de las cosas, puede hacer promesas, busca fines para sí mismo, etcétera.

La conducta animal está sometida al estímulo, teniendo claro cada ser que si realizan una determinada acción es para encontrar un fin concreto, algo que cambia en el caso de los seres humanos, que tienen una libertad inteligente para tomar sus propias decisiones y tener un punto de vista más subjetivo, además de tener la capacidad de poder realizar algún tipo de acción a pesar de no tener ganas de ello y no hacer otras aunque sí se tengan. La conducta está enfocada para la supervivencia, en el caso del animal determinado por sus estados orgánicos y en el caso de los seres humanos de una manera autónoma frente a todo aquello que le rodea.

Teniendo en cuenta las condiciones del ser humano, se deduce claramente que gracias a la inteligencia y la libertad, los humanos son capaces de tomar sus propias decisiones para dirigir su futuro, teniendo total libertad para poder realizar una acción, sabiendo que esta puede tener unas consecuencias de diferentes tipos. No obstante la capacidad de decisión y conducta de cada ser humano puede llegar a ser tanto agradable como desagradable.

La conducta animal se estudia para conocer su forma de aprender y su conducta derivada de su instinto, además del aprendizaje que llegan a desarrollar y ejecutar. Conocer la conducta animal ayuda a conocer mejor el aprendizaje del ser humano, su conducta por instinto y el modo en el que se ha desarrollado.
La razón para estudiar la psicología animal en lugar de directamente al hombre se debe a que la primera proporciona un mejor ejemplo de la dificultad que existe al intentar recoger estos datos partiendo de los propios seres humanos. Por tanto, la observación de la conducta animal ayuda a los psicólogos a entender mejor los patrones de comportamiento de los humanos.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR